Existen grabaciones que demostrarían las afirmaciones de la fiscal Angélica Monsalve, trasladada al Putumayo después de llamar a imputación a tres miembros de la poderosa familia Ríos Velilla.

La fiscal delegada ante los jueces del circuito de Bogotá, Angélica Monsalve, citó a imputación de cargos a tres miembros de la poderosa familia Ríos porque, en su criterio, incurrieron en un delito.

Según la fiscal Monsalve, Carlos Mario y Francisco Ríos Velilla son los reales propietarios de la empresa que se quedó con la multimillonaria concesión del recaudo de TransMilenio. La licitación se adelantó mientras el sobrino de los Ríos Velilla, Felipe Ríos, era concejal de Bogotá. Lo cual, presuntamente, es una conducta delictiva tipificada en el Código Penal.

Felipe Ríos es hijo de Alberto Ríos Velilla, conocido como el ‘zar de la basura y las empresas de energía eléctrica’ en varias regiones de Colombia. Un personaje muy cercano a Germán Vargas Lleras e influyente, no solo por su cuantiosa fortuna, sino porque comparte su vida con la reconocida periodista Darcy Quinn y tiene innegable cercanía con otros poderosos comunicadores.

Funcionarios de Duque están dispuestos a acabar hasta con el “nido de la perra”

Funcionarios de Duque están dispuestos a acabar hasta con el “nido de la perra”

Pareciera que los altos funcionarios del presidente Iván Duque se hubieran puesto de […]

Publicidad

Si seguimos usando energías no renovables

Este es el tiempo que nos queda.

Ante la imputación a su hijo, Alberto Ríos contactó a Néstor Humberto Martínez y este, a Rodrigo Noguera, rector de la Universidad Sergio Arboleda, quien es allegado a la fiscal Angélica Monsalve.

El propósito de esta cumbre de influyentes era lograr que la fiscal no imputara a Felipe Ríos.

Ella contestó que, en derecho, no tenía camino distinto a continuar con la imputación de cargos. Una semana después de su respuesta, recibió una resolución trasladándola al Putumayo.

Hasta ahora, solo habíamos conocido documentos y la versión de la fiscal Angélica Monsalve, pero hoy, en El Reporte Coronell, empezaremos a revelar las grabaciones que sustentan la existencia de ese presunto tráfico de influencias.

Las grabaciones de la fiscal Monsalve

En la primera grabación hablan la fiscal Monsalve y el rector de la Universidad Sergio Arboleda, con quien tiene amistad. Ella inicialmente piensa que Rodrigo Noguera encuentra reprochable que estén tratando de presionarla y de actuar por fuera del proceso.

Rector Rodrigo Noguera

Cuando la fiscal le dice a su interlocutor que no puede ceder ante un tráfico de influencias, el rector Noguera le dice que lo que está haciendo Néstor Humberto es legítimo, que él haría lo mismo y que no sea “ri-dí-cu-la”. Así, separadito por sílabas.

Cuando la fiscal Monsalve pregunta por qué los Ríos no se defienden más bien con abogados dentro del proceso, Noguera le replica que ella no conoce cómo funciona la sociedad.

En algún momento, el rector, notablemente molesto por la firmeza de la fiscal Monsalve, usa la expresión “güevón”.

Les pido que escuchen con cuidado la conversación. La última frase la pronuncia la fiscal y es suficientemente elocuente: “¡Qué asco!”, dice ella.

  • Angélica Monsalve: Ellos creen que es que tú me influencias para que yo decida. Están locos. Entonces vienen para acá para ver que si tú qué.
  • Rodrigo Noguera: No, pero yo si te cuento, yo haría lo mismo. El caso de Néstor Humberto. Oiga, Néstor Humberto es amigo de fulano de tal que es fiscal. Y le dice al tipo: es fulano de tal porque no me ayuda en eso… yo lo haría también, yo me imagino que tú también. Yo soy el fiscal y usted necesita: “Oiga ayúdeme a ese tipo” ¿O no?
  • AM: No, eso es tráfico de influencias.
  • RN: No, eso no es tráfico de influencias.
  • AM: ¿Por qué? Tiene que ir con el fiscal para que el fiscal del caso resuelva. Yo soy la fiscal titular, ¿por qué no fueron a hablar conmigo? O sea por las vías procesales.
  • RN: No seas ri-dí-cu-la.
  • AM: Ah.
  • RN: Ponte. Haz la reconstrucción de las cosas. Yo soy un tercero que no conozco, el fiscal es Pedro Pataquiva. Yo tengo un amigo. Yo no conozco a Pedro Pataquiva, pero sé que tú eres amiga de Pedro Pataquiva. “Oiga Angélica, mire, este es Pedro Pataquiva pa’ que no lo joda ese amigo tuyo, mira a ver qué puedes hacer”. ¿O no?
  • AM: ¿O sea que tú hubieses hecho lo mismo que Néstor Humberto Martínez, para que ayudaran a un amigo?
  • RN: Pues si yo soy amigo de la persona, ¿cómo hago? ¿Cómo más hago? O simplemente: “yo no le puedo ayudar”.
  • AM: Pues, ¿cómo más hace? Tiene que defenderse en el tribunal en los juzgados, con un abogado, decentemente, ¿o no?
  • RN: No, estás equivocada. Entonces tú no conoces la sociedad y el mundo. Cuando una persona va a tomar una decisión, tiene varias alternativas. Una, dos y tres ¿Sí?
  • AM: Sí.
  • RN: Entonces resulta que el tipo no conoce muy bien el caso, entonces coge y lo estudia. El tipo dice que 2 y 2 son 5, yo sí creo que me voy por acá. Pero si yo tengo la oportunidad de decirle “oiga, 2 y 2 no son 5, no sea güevón, son 4″. Mire a ver cuál escoge.
  • AM: Que eso…
  • RN: Esa es la vida. Esa es la vida, todos los días se presenta eso. “No, no, es que me están intrigando pa’ que no haga”. No.
  • AM: Qué asco.

Después de esa conversación, el lunes 14 de marzo, al otro día de las elecciones, la fiscal Monsalve recibió la orden de traslado al Putumayo. Ella lo percibe como un castigo por haber imputado a los poderosos señores Ríos, y en especial a Felipe Ríos, el hijo de Alberto.

La conversación que ustedes van a oír sucede el viernes 18 de marzo y en ella participan la fiscal Angélica Monsalve, el rector Rodrigo Noguera, quien convenientemente ha empezado a olvidar lo que con tanta energía sostenía en el diálogo anterior.

Hay una tercera persona en la conversación. Se trata de la hija del rector, Catalina Noguera, quien fuera hasta hace un tiempo directora de Extinción de Dominio de la Fiscalía de Francisco Barbosa. Noguera salió del cargo en medio de un escándalo que pasa por la captura de unos primos suyos acusados de narcotráfico.

En esta conversación sale a flote el nombre de Darcy Quinn quien, según le dijo el rector Noguera a la fiscal Monsalve, fue supuestamente quien escribió un documento a favor de Felipe Ríos, el hijo de Alberto Ríos.

El rector Noguera recibió ese papel de Alberto Ríos y Néstor Humberto Martínez, y lo entregó el mismo día a la fiscal Angélica Monsalve, con quien habla aquí después de su orden de traslado.

  • Angélica Monsalve: Que horrible. Rodrigo como ya tú te vas, te dejo. Que tengas buen fin de semana, buen puente.
  • Rodrigo Noguera: ¿Entonces de lo tuyo qué?
  • AM: Pues ahí estoy. Esperar que ellos hagan lo que les de la gana. ¿Qué te puedo decir?
  • RN: Hoy es 18 ¿no?
  • AM: Hoy es 18…Sí, hoy es 18.
  • Catalina Noguera: Entonces tiene una vaina la semana entrante, entonces tengo que hablar con él. Y el cliente te acuerdas que yo te conté el pleito que le saqué adelante. Es amigo de él y justo lo había invitado este fin de semana a Villa de Leyva
  • Angélica Monsalve: ¿Para dónde te vas? Para Villa de Leyva.
  • CN: Sí, pero entonces Antonio tiene una fiesta. Es que tengo atravesado a Antonio, Antonio tiene dos fiestas.
  • AM: En cambio, yo voy a dedicarme a hacer esto porque tu papá me estaba ayudando con, ¿con quién? Rodrigo, ¿cómo es que se llama el abogado? El…
  • Rodrigo Noguera: José María.
  • AM: José María para el recurso.
  • CN: Ah sí, José María es muy bueno para eso.
  • AM: No, si ya me dio el teléfono. Y estaba, tu papá ni se acuerda cuando fue que desayunó.
  • CN: Papi, el lunes hace ocho días.
  • RN: ¿Con quién?
  • CN: Con Néstor Humberto. Tú lo tenías anotado en la agenda. Mira agenda de la semana pasada
  • RN: La semana pasada es que ¿7?
  • CN: Sí, eso fue como 7.
  • AM: Sí, el 7
  • CN: La semana pasada o antepasada pero fue el lunes
  • AM: Y que vino con otro que era Alberto…
  • RN: (Inaudible)
  • CN: Alcanzó a venir porque él te dejó unas hojas. Humm
  • RN: Bueno porque es que…
  • AM: Y que vino con Alberto Ríos Velilla y ni se acuerda.
  • CN: El del martes nos quedó mal, pero el del lunes
  • RN: Lunes 7
  • CN: Sí fue el desayuno, te dejó unas hojas ahí que fue lo que hizo Darcy Quinn para entregarle a Angélica.
  • AM: Exacto. Y no se acuerda que vino también Alberto Ríos Velilla, que ahí lo tiene anotado en la agenda.
  • CN: Pero fue ese mismo día, sí. Antes de que tú llegaras, sí
  • AM: Yo no vine ese día
  • CN: No, pero claro, por la tarde ustedes estuvieron que fue cuando tú le dijiste que no, que no sé qué. Eso fue el mismo día
  • AM: Sí, que no, que eso…
  • CN: Y entonces
  • AM: Que yo le dije que ahí no había posibilidad de nada
  • CN: Se habló con Néstor Humberto para que tú en la tarde vinieras, pero tú no podías. Entonces se aplazó la del martes. Por eso es que mi papá también lo tenía anotado martes. Y luego Néstor Humberto quedó de venir antier por la mañana que yo te dije que él venía, pero finalmente Néstor Humberto no vino.
  • AM: Ah, exacto
  • CN: Sí, claro. Yo tengo aquí todo en el casete, tranquila
  • AM: Y yo no quise reunirme con él, tampoco.
  • CN: Sí, pero ven esta mañana…

El documento que le atribuyen a Darcy Quinn es un folio pobremente razonado en materia jurídica.

Lo más grave del asunto no es la presunta participación de la periodista en la elaboración del papel, que por lo demás ella niega. En el contexto del caso, la autoría de esa hoja eso es lo de menos.

Lo verdaderamente grave es el presunto tráfico de influencias en el que participaron Alberto Ríos Velilla, Néstor Humberto Martínez y Rodrigo Noguera Calderón. Tráfico de influencias que, además, tiene como meta obstruir la aplicación de justicia.

Esa posible conducta delictiva se reafirma en boca de la hija del rector, Catalina Noguera, quien recapitula los hechos hablando con su padre Rodrigo Noguera y con la fiscal Angélica Monsalve.

  • Angélica Monsalve: Que tu papá ni se acuerda. Me tenía asustada
  • Catalina Noguera: Lo que pasa es que mi papá anda con tanta cosa, tiene tanta cosa
  • Rodrigo Noguera: Pero que o qué ¿Qué es lo que debo acordarme o qué?
  • CN: Que Néstor Humberto vino a hablarte del caso de los Díaz Velilla para que tú intercedieras con Angélica y no le imputaran a Felipe Ríos dentro del caso de Recaudo Bogotá, pero como Angélica te explicó no puede hacerse la de la vista gorda porque es evidente y la prueba está muy fuerte con eso.
  • RN: Pero a ella le cambiaron el caso
  • CN: No, ¿cuál le cambiaron el caso? La mandaron a Firavitoba. Al Putumayo. Al Putumayo la mandaron.

______________________________________________________

Sí, al Putumayo la mandaron.

Ayer la Fiscalía produjo dos comunicaciones sobre el caso: un comunicado de prensa, que es un papel sin ninguna fuerza legal, en donde ratifica que la fiscal Angélica Monsalve debe ir al Putumayo por “necesidades del servicio” y una correo electrónico de la directora administrativa en donde dice que se estudiará un recurso que la fiscal interpuso contra su traslado.

Después de que la Fiscalía le dijera al periodista del Canal Caracol Juan David Laverde que el caso de los poderosos señores Ríos sería repartido a ocho fiscales, el reciente comunicado dice que la fiscal Monsalve continuará con el proceso pero desde el Putumayo.

Imagínese si estando la fiscal en Bogotá están así las cosas, como funcionaría si la acusadora estuviera en Putumayo.

Una nota de humor negro del fiscal Francisco Barbosa que usa deliberadamente los traslados para castigar las decisiones que no le gustan… y algunas veces, también para impedirlas.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.