Esta es una pregunta que ronda en las redes sociales, especialmente en la comunidad barranquillera, afectada y golpeada por una imparable inseguridad que se materializa cada minuto en atracos, robos, asesinatos, extorsiones y corrupción distrital.

Después de conocer el audio que usted puede reproducir a continuación, podemos entender varias cosas que pueden ayudar a responder la pregunta del título:

La Extorsión a los Pequeños Comerciantes

Las organizaciones criminales, cada vez más fortalecidas, atacan sin contemplación los eslabones más débiles de la cadena comercial de la ciudad y municipios circundantes, es decir, las tiendas y negocios de barrio.

Complicidad Policial y Delincuencia

Existe una complicidad orgánica entre estas organizaciones criminales y algunos grupos institucionales de la Policía Nacional. En los barrios populares de Barranquilla y en los municipios circundantes, ningún negocio se escapa a la visita de los extorsionistas. Un ejemplo claro es el caso de un vecino en un barrio céntrico de la capital del Atlántico. Este vecino, desempleado, decidió abrir una venta de sopas a la hora del almuerzo, lo cual le permitía sostener a su familia. Las diferentes sopas eran un éxito y no quedaba nada en las ollas.

A las dos semanas de haber comenzado el negocio, llegaron los extorsionistas con un mensaje claro: tenía que pagar $30.000 pesos diarios, de lo contrario, se debía atener a las consecuencias. El vecino no tuvo otro remedio que cerrar el negocio, pues esos $30.000 pesos eran lo que ganaba diariamente con la venta de las sopas.

Anuncios

El Papel de las Autoridades Locales

La pregunta clave sería entonces, ¿por qué estos mismos delincuentes no llegan a la Supertienda Olímpica del barrio, al Aro o D1 y exigen una cuota extorsiva?

Para nadie es un secreto que el alcalde distrital de Barranquilla, Alejandro Char, es uno de los socios de Olímpica S.A., y en sus manos está la implementación de una política de seguridad para toda la ciudad. En últimas, es el responsable del comportamiento de la Policía y de las estrategias para combatir el crimen.

Por simple asociación, cualquier ciudadano barranquillero pensaría que si la Policía se ha asociado con la delincuencia para extorsionar las tiendas de barrio, al punto de obligarlas a cerrar, esta institución sí hace su trabajo con respecto a los negocios de grandes superficies. Es decir, cuidan a los poderosos, pero se hacen los ciegos, sordos y mudos con los pequeños comerciantes de los barrios.

Le toca a la Policía Nacional demostrar lo contrario.

¿Qué opinas sobre la situación de inseguridad en Barranquilla? ¿Has tenido alguna experiencia similar en tu barrio? Comparte tu historia en los comentarios y ayúdanos a visibilizar esta problemática.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.