Publicidad

Investigación: Hernando José Escobar Medina

El inicio

Desde hace más de dos décadas, Alvaro Cotes Vives, papá del “Mello” Cotes, a quien se le conoce más como el “Conejo” Cotes, concibió estructurar una gran fuerza política que determinara regir los destinos públicos de Santa Marta y el Magdalena y, por consiguiente, tener sustantiva injerencia en las decisiones que se dictan en la Junta Directiva de la Sociedad Portuaria de Santa Marta, amén de participar en el direccionamiento de la adjudicación de procesos contractuales en la Alcaldía de Santa Marta y la Gobernación del Magdalena.

Todo comenzó cuando José Francisco “Chico” Zúñiga, esposo de la gobernadora Rosa Cotes, fue nombrado como Alcalde de Santa Marta por el presidente Cesar Gaviria Trujillo, en septiembre de 1993, presentado en terna por el Partido Liberal Colombiano, regentado por la familia Vives en el Magdalena, para culminar el periodo de gobierno de Hugo Gnecco Arregoces, cuya elección había sido declarada nula por la Sección Quinta del Consejo de Estado. En ese entonces se rumoraba con insistencia que Alvaro Cotes era el consejero del alcalde Zúñiga Riascos en materia política y contractual.

Primeras Candidaturas y primer fraude

Entusiasmado por conformar un nuevo equipo político en el Magdalena, Alvaro Cotes, papá del ex gobernador “Mello” Cotes, se inscribió como candidato a la Asamblea en las elecciones de octubre de 1997, avalado por el Partido Liberal. El proyecto de Cotes era tan ambicioso que, simultáneamente con su aspiración, promovió la candidatura a la alcaldía de Santa Marta de José Francisco Zúñiga Riascos.

Sin embargo, al candidato Cotes Vives le fueron anulados más de 5000 votos, en las 102 mesas de la zona sur del Municipio de Ciénaga, al evidenciarse un escandaloso fraude en su favor en todas y cada una de esas mesas, lo que dio al traste con su elección como Diputado por cuenta del descubierto “chocorazo”, al tiempo que su cuñado y pupilo, “Chico” Zúñiga, era derrotado por Jaime Solano Jimeno, quien resultó electo alcalde de Santa Marta.

Monumentos de la corrupción

Segundo intento fallido

Para las elecciones de octubre de 2000, el “Conejo” Cotes sorprende, una vez más, a la clase política regional con el auspicio, directo y personal, de una segunda candidatura de “Chico” Zúñiga a la alcaldía distrital de Santa Marta, siendo nuevamente derrotado, por Hugo Gnecco Arregoces.

En esa campaña jugó papel estelar Rosa Cotes de Zúñiga, quien como Gestora Social del Distrito había conocido el manejo de los hilos del poder y se había acercado a las comunidades durante los meses que gobernó su esposo, el nombrado alcalde Zúñiga Riascos.

En la tercera fue la vencida

Persistiendo en el proyecto político regional concebido en 1997, Cotes Vives promovió con decisión una tercera candidatura de su cuñado José Francisco Zúñiga Riascos en las elecciones de 26 de octubre de 2003, resultando electo Alcalde de Santa Marta, habiendo sido inscrito con el aval del Partido Colombia Viva y con el respaldo de Trino Luna Correa, quien fue elegido Gobernador del Magdalena en esos comicios.

En la administración de “Chico” Zúñiga como Alcalde de Santa Marta, en el periodo 2004-2007, Alvaro Cotes Vives se constituyó en interlocutor del mandatario ante las mayorías del Concejo Distrital que a la postre otorgó todas las facultades que el mandatario solicitó y con empresarios foráneos que realizaron importantes y millonarias inversiones en el Distrito de Santa Marta. A su vez, Rosa Cotes de Zúñiga ejerció como Gestora Social del Distrito y constituyo un grupo de colaboradoras, funcionarias, contratistas y amigas personales que alcanzó notable influencia ante el alcalde Zúñiga Riascos. Rosa Cotes llegó a tener tanta influencia en la administración del Distrito, tanto que representaba a su esposo en muchos de los actos públicos oficiales programados con las comunidades, mediante la disposición de millonarios recursos del gobierno distrital.

Sin embargo, es necesario recordar que Alvaro Cotes Vives había sido compañero de Rodrigo Tovar Pupo (“Jorge 40”), en la Escuela Militar de Cadetes “José María Cordova”, tal como le recordara al Comandante del Bloque Norte de las AUC, en la presentación personal que hiciera de su cuñado Zúñiga Riascos, cuando era candidato a la alcaldía de Santa Marta en octubre de 2003, en una reunión a la que asistió Cotes Vives con “Chico” Zúñiga, buscando el respaldo de las AUC, según lo reiteró José del Carmen Gelvez Albarracín (“El Canoso”) ante los magistrados de Justicia y Paz en los siguientes términos:

Cuando se lanza la candidatura del (José Francisco) “Chico” Zúñiga como candidato con el respaldo de ‘Jorge 40’ y el apoyo de nosotros, la votación fue la única para él. Se hicieron unos compromisos ante el señor ‘40’ y don Hernán. Debían dejar el 10 por ciento para la organización de la contratación que hiciera la Alcaldía en salud, en educación y de los contratos que hiciera la Secretaría de Hacienda. En su momento eso lo cogía Rubén Giraldo quien era el que estaba de financiero y posteriormente, un señor que le decían ‘El Médico”.

Ese patrocinio de las AUC, obtenido por Alvaro Cotes Vives en favor de Zúñiga Riascos, fue clave y determinante en su elección como Alcalde de Santa Marta el 26 de octubre de 2003.

Posteriormente, en abril de 2009, José Francisco Zúñiga Riascos, esposo de la gobernadora Rosa Cotes Vives, vino a ser condenado por el Juez Penal del Circuito Especializado de Santa Marta, en calidad de coautor de las conductas punibles tipificadas como Concierto Para Delinquir Agravado y Constreñimiento al Sufragante al aceptar, en diligencia de sentencia anticipada, haber recibido el apoyo de Hernán Giraldo Serna, Comandante del Bloque Resistencia Tayrona de las AUC, para ser elegido como Alcalde de Santa Marta, en aquellas elecciones de octubre de 2003.

Durante el gobierno de “Chico” Zúñiga (2004-2007), con su colaboración y el favorecimiento de su hermana Rosa Cotes, Gestora Social Distrital, Alvaro Cotes Vives concibe una nueva estrategia para consolidar su proyecto: elegir a Luis Miguel “Mello” Cotes como Diputado a la Asamblea del Magdalena para el periodo 2008-2011, con el aval del Partido Liberal, y alcanzar con su hijo aquel frustrado anhelo de octubre de 1997, cuando no pudo ser Diputado por el descubrimiento del enorme fraude electoral implementado en su favor en Ciénaga.

La consolidación del proyecto político

Desde diciembre de 2010, Cotes Vives inicia las acciones que, más adelante, le permitieron concitar la atención y respaldo de empresarios residentes en Santa Marta y Barranquilla, quienes aportaron los millonarios recursos dispuestos para “montar” al “Mello” Cotes como Gobernador del Magdalena, derrotando a José Luis Pinedo Campo de Cambio Radical con una diferencia superior a 45.000 votos.

A altas horas de la noche del domingo 30 de octubre de 2011, con excesiva euforia y alegría por el triunfo obtenido con la nueva elección de su hijo, el “Mello”, en medio del brindis y los sonidos de acordeón, en la residencia de un próspero ingeniero y empresario, Alvaro Cotes Vives anunció, como nuevo jefe y estratega de la política regional, tal como se autoproclamo, que pondría los gobernadores del Magdalena en los próximos 12 años.

Posesionado el “Mello” Cotes como Gobernador, su padre Alvaro Cotes dispuso que Rosa Cotes, su tía y esposa del ex convicto “Chico” Zúñiga, sería la Gestora Social Departamental, pues a su juicio esa función la había desempeñado muy bien en la Alcaldía de Santa Marta. Desde entonces, mucho ha trascendido, a la opinión pública, sobre el papel que jugó Alvaro Cotes en las multimillonarias contrataciones de la Gobernación del Magdalena y en la adjudicación del proyecto “Vía de La prosperidad” y del “Chance” en el 2012, en la desbordada contratación de Prestación de Servicios Profesionales y de Apoyo a la Gestión, de suministros, asesorías y estudios en las Secretarias de Educación y Salud, así como en la enajenación de activos del Departamento del Magdalena, con maniobras y actuaciones que hoy son objeto de investigaciones penales y disciplinarias en la Unidad de Fiscalía Delegada ante la Corte Suprema de Justicia y la Procuraduría General de la Nación.

Sustentados en el poder burocrático y contractual que genera la Gobernación del Magdalena, para las legislativas de marzo de 2014, el “Mello” y Alvaro Cotes lanzaron y eligieron como representante a la cámara a Fabián Castillo Suarez, con el aval de Cambio Radical y la complacencia de Alex Char. De esa manera, Cotes Vives avanzó en la consolidación de su proyecto político regional.

Vuelve y juega: se consolida el poder

En diciembre de 2011, haciendo uso de un vacío en el régimen de inhabilidades que se predica para la elección de gobernadores, fortalecido contractual y burocráticamente, excluyendo a los empresarios de Santa Marta y el Magdalena que habían financiado integralmente la elección de su hijo el “Mello” Cotes, Alvaro Cotes Vives, en una audaz y arrojada acción política, gestó la elección de Rosa Cotes Vives de Zúñiga como Gobernadora del Magdalena.

Durante los tres años y cinco meses de gobierno de Rosa Cotes, Alvaro Cotes Vives y Luis Miguel Cotes Habeych han sido amos, dueños y señores de la política y la contratación en el Palacio Tayrona, al punto que las actuaciones importantes de la mandataria tienen que ser consultadas y aprobadas por Ellos, con la diplomática y conciliadora interlocución del “Mello” Cotes. Es por ello que, en las elecciones de marzo de 2018, el “Clan Cotes” impuso la elección de Carlos Mario Farelo Daza, como representante a la Cámara, y Fabián Castillo Suarez, senador de la República, con el aval del Partido Cambio Radical. Así mismo, los Cotes favorecieron los intereses políticos de Franklin Lozano De La Ossa y del grupo Diazgranados, con la candidatura de Hernando Guida Ponce, para que resultaran elegidos representantes a la cámara.

Las incertidumbres y el futuro

Desconociendo que sucederá con las múltiples investigaciones penales y disciplinarias que gravitan sobre su cabeza, como Espada de Damocles, con el juicio que se iniciará en los próximos días en la Sala Especial de Primera Instancia (Sala de Juzgamiento) de la Corte Suprema de Justicia, bajo el radicado No. 10016000102-2017-00181-01, al haber sido responsabilizado de corrupción en la estructuración e implementación de la licitación y adjudicación del Contrato del “Chance”, en el 2012; con la investigación y juicio por la muerte de Jairo Alberto Zapa Pérez, Director de Regalías de Córdoba; sin saber cuál será el resultado de las investigaciones en el proceso radicado con el No. 10016000102-2018-00052 que cursa en la Fiscalía Cuarta Delegada ante la Corte Suprema de Justicia por Peculado  por Apropiación,  Enriquecimiento Ilícito,  Lavado  de Activos, Contrato   sin

Cumplimiento de Requisitos Legales, Interés Indebido en la Celebración de Contratos, y Concierto Para Delinquir, entre Otros delitos, con ocasión de la estructuración, implementación y la amañada y direccionada adjudicación de la licitación de la “Vía de la Prosperidad” y sin saber que acontecerá en un sinnúmero de investigaciones penales y disciplinarias en las que es procesado y procesada la gobernadora Rosa Cotes, Luis Miguel Cotes Habeych lanzó, el pasado 7 de mayo, su nueva candidatura a la gobernación del Magdalena, con el beneplácito y dirección de Alvaro Cotes Vives, su padre. Esa parece ser una decisión definitiva.

Alvaro Cotes Vives, junto con Luis Miguel y Alvaro José Cotes Habeych, después de acrecentar exponencialmente su patrimonio, consolidarse como la primera fuerza política departamental, con la capacidad económica para determinar la elección en la mayoría de los municipios del Magdalena, tienen un AS bajo la manga, ante la eventualidad de un revés judicial o disciplinario que impida la candidatura o elección del “Mello”: FERNANDO GARCIA COTES, sobrino de Alvaro y primo hermano de los “Mellos”.

De otro lado, debe considerarse que el fortalecimiento político y económico del “Clan Cotes” amenaza seriamente los espacios de sectores políticos tradicionales que los respaldaron hace ocho y cuatro años con el propósito de que el “Mello” y Rosa Cotes resultaran electos gobernadores y, sin embargo, hoy están maltratados, desatendidos y hasta ignorados con falta de burocracia y poder político. El “Clan Cotes” ha pretendido apoderarse de la política en Magdalena y no quieren compartir el poder con otros sectores políticos tradicionales. Todo ello, es incuestionable, ha consolidado a ALVARO COTES VIVES como EL PODER DETRÁS DEL TRONO.

¿Es derrotable el “Clan Cotes”? SI, pero ello depende en gran medida de la suerte penal y/o disciplinaria de Alvaro, Luis Miguel y Rosa Cotes. Esperemos… los Organismos de Control e Investigación actuaran.

 

Próxima entrega: ¿QUE VA DE ALONSO ACOSTA OSSIO A ALVARO COTES VIVES?

 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

2 Comentarios

  1. […] Las candidaturas y elección del “Mello” y Rosa Cotes, como gobernadores, han sido parte del plan urdido por Álvaro Cotes Vives para estructurar una gran fuerza política que le permitiera regir los destinos públicos en Santa Marta y el Magdalena y tener así sustantiva injerencia en la Sociedad Portuaria de Santa Marta en cuya Junta Directiva tiene asiento, con voz y voto, el mandatario departamental, control en la contratación pública departamental, esencialmente en salud, educación, vías y en la contratación directa de dudosos y onerosos estudios financiados con recursos de ciencia y tecnología y además cuota regional de poder político en el Congreso de la República para acceder a partidas presupuestales del Gobierno Nacional y a los Organismos de Control del Estado, como lo lograron en marzo de 2018 con la elección de Fabián Castillo Suarez, Carlos Mario Farelo Daza y Franklin Lozano De La Ossa. (https://corrupcionaldia.com/el-poder-detras-del-trono-en-la-politica-del-magdalena/) […]

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.