En enero del 2018 la Contraloría General de la República le pidió explicaciones al Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo (Fonade), por las presuntas irregularidades en la ejecución del contrato de obra para la construcción del Polideportivo Central del municipio de Fundación (Magdalena), que empezó a construirse en mayo del 2016 y para esa fecha aún no se había terminado.

Para la época la Contraloría conformó una comisión con el objeto de realizar una verificación del estado de las obras, y que estuvo encabezada por la gerente departamental Colegiada de la CGR en Magdalena, Luisa Fernanda Romero Nieto, y funcionarios de esta dependencia.

Según el órgano de control, los estudios técnicos, diseños y construcción del Polideportivo fueron contratados por Fonade con el Consorcio Global Construcción Magdalena, por valor de $1.786 millones y un plazo inicial de ejecución de seis meses.

El Consorcio Global Construcción Magdalena estuvo integrado por C&C Galu Consultorías y Construcciones S.A.S, con una participación del 60% y Grupo Constructor Andino S.A.S, con una participación del 40%.

Publicidad

El contrato 2152223 del 30 de diciembre de 2015 cuyos responsables son FONADE y  Consorcio Global Construction Magdalena, Nit. 900918054-3 fue firmado por un valor de 1.786 millones de pesos, para ser ejecutado en un plazo de 6 meses. Se le autorizó una prórroga para la entrega y una adición por 841.429 millones de pesos el 29 de Junio de 2017,  es decir que en total el proyecto tuvo un costo de 2.524 millones de pesos.

Las obras fueron finalmente recibidas por parte de la anterior administración en cabeza de su alcaldesa Mallath Martínez, con una serie de irregularidades que según la comunidad evidencian el engaño al que se vieron expuestos por parte de la empresa contratista.

Según las veedurías del municipio, el contrato fue modificado, limitándose a la construcción de la pista de patinaje, la cual no está terminada, la cancha múltiple y la iluminación del Polideportivo, incluida la señalización con sus respectivas zonas de seguridad, en atención a las exigencias de Coldeportes.

Pero las obras incluían de acuerdo a la convocatoria inicial: una cancha de patinaje en concreto asfáltico y césped en zona de calentamiento, de 220 m de longitud lineal, abarcando un área de 98 m de largo por 48 m de ancho; una cancha múltiple en concreto afinado de 29 m de largo por 16 m de ancho; una cancha de fútbol de grama sintética sobre base compactada de 29 m de ancho por 38 m de largo, con cerramiento perimetral en red de nylon e iluminación; el proyecto también contempla un camerino, batería de baños, con capacidad debidamente soportada con el uso del complejo deportivo; dos conjuntos de graderías de 5 m de longitud por 2, 25 m de profundidad y 1,8 m de altura; cerramiento perimetral del polideportivo (cancha de patinaje, cancha múltiple, cancha de futbol).Además, debían estar señalizadas y dotadas con sus respectivas zonas de seguridad y demás requerimientos técnicos exigidos por COLDEPORTES, así como una placa conmemorativa en homenaje a los niños de Fundación Magdalena.

Es decir, en espera quedaron la cancha sintética, las graderías, las baterías sanitarias, los camerinos y el encerramiento. Hoy día el lugar está enmontado y a la pista de patinaje acuden no solo niños del sector sino burros, y otros animales que circulan por la zona.

Desde que se iniciaron los trabajos la Veeduría Un cambio para Fundación (Uncafun) hizo seguimiento al proyecto y en varias oportunidades alertó a las autoridades de control, sobre el incumplimiento permanente de los contratistas.

Recientemente la veeduría cuestionó el hecho de que Fonade, ejecutora de los recursos haya hecho entrega de la obra, a la Alcaldía, sabiendo que no cumplió con los requerimientos que se tenían en el contrato inicial.

“En un comunicado a la ciudadanía manifestamos porqué la veeduría no aceptaba la obra, de la que solo se había hecho un 30%, incluso ese mismo porcentaje estaba inconcluso y mal hecho, por ejemplo los tableros de la cancha de acrílico tienen unos taches y están con hondas, si se tira la pelota esta se desvía y cosas así”, señalaron.

Además denunciaron que los cables de energía eléctrica que se pusieron por fuera se las robaron el mismo día, “cuando pusieron el cableado los cables los pusieron por fuera y el mismo día los picaron y los amigos de lo ajeno se los llevaron, también  había una pila de arena rocosa por fuera y yo dije cuando llueva eso se va a venir porque está más alto y efectivamente cuando cayó el primer aguacero se metió a la pista de patinaje”, manifestó la presidenta ejecutiva de la  Veeduría Uncafun, Carmiña Escorcia.

Durante la entrega de las obras la alcaldesa de ese entonces Mallath Martínez aseguró que recibió las obras con algunas observaciones,  entrega a la que no estuvo presente ningún representante de la veeduría ciudadana.

Por los hechos, la Veeduría solicitó ante el personero municipal, Luis David de León Ternera buscar al veedor que figura en el acta de entrega de la obra, “fuimos a la dirección que radicó y no existe en Fundación, llamamos al teléfono y no está activado verificamos la cédula y no existe en la registraduría quiere decir que ‘Junior’ no existe lo inventaron para decir que si se reunieron que todo fue transparente que un veedor estuvo presente”, aseguró Escorcia.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.