Esta semana la Contraloría General de la República aperturó proceso de Responsabilidad Fiscal contra el contratista y la entidad contratante, el Fondo de Adaptación, por el retraso en la entrega de las obras del Puente Limones, ubicado entre los municipios de La Virginia, Apía y Santuario, en el departamento de Risaralda y que forma parte de la vía Panamericana, que comunica a Risaralda con el Chocó.

La Contraloría acogió las denuncias que desde hace dos años venía haciendo la Personería del municipio de Santuario, pues desde enero de 2017 los usuarios frecuentes de la vía deben pasar por una trocha paralela al puente, que solo estuvo al servicio durante dos meses, que hoy luce abandonada y en la que se invirtieron 5 mil millones de pesos.

En su momento, la obra no fue recibida a satisfacción por el entonces gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar Osorio, quien le pidió al Fondo solucionar la situación. El pedido del gobernante ya cumplió 21 meses y no ha pasado nada.

Este ‘elefante blanco’ fue financiado por el Fondo de Adaptación, entidad que creó el Gobierno Nacional para realizar las obras de infraestructura que necesitaba el país tras el fenómeno de La Niña de los años 2010 y 2011

“El organismo de control atendió una denuncia ciudadana sobre el tema y recibió traslado por parte de la Procuraduría Regional Risaralda de un informe emitido por el Fondo Adaptación, donde se señala que el Puente Limones no cumple con el Código de Puentes ni con las especificaciones técnicas de construcción contenidas en el Contrato de Obra No 225 de 2014, por 5.221.795.508 pesos, suscrito entre el Fondo Adaptación y el contratista Carlos Mario Zapata Ramírez”, relata el informe del organismo fiscalizador.

Publicidad ver mapa

El Limones fue construido en 2016 para mejorar la movilidad en la vía, afectada constantemente por deslizamientos de tierra. En noviembre de 2016 fue puesto en funcionamiento, pero tres meses después fue cerrado por fallas en su estructura; además, se está hundiendo en un costado. En septiembre de 2018, los arreglos de reparación del puente debían iniciarse, pero hoy solo queda la estructura de hierro abandonada.

El año pasado medios de comunicación nacionales evidenciaron que son varios los proyectos del Fondo de Adaptación que han quedado como ‘elefantes blancos’.

Hay 34 procesos relacionados con viviendas que no se terminaron o que no cumplieron con los requisitos.

También hay otros 31 contratos para la construcción de instituciones educativas que presentaron problemas y cinco hospitales y centros de salud y la construcción de cuatro puentes, incluido el de Limones.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.