Publicidad

El Departamento Nacional de Planeación (DNP), admitió a través de un comunicado de prensa que efectivamente “había detectado inconsistencias en la información de siete de congresistas, por lo cual su permanencia en la base de datos del Sisben ha estado o está en verificación con el fin de establecer si la información reportada en la encuesta corresponde a la realidad”.

Tales son los casos de Carlos Julio Bonilla Soto quien ingresó a la base del Sisbén en septiembre de 2009 con un registro de 54,50 puntos, posteriormente se revisó y subió su puntaje a 64,20 como aparece actualmente.

Los otros casos en verificación son los de Hugo Angulo Viveros (49,24), Yenica Sugeing Acosta (56,14), Félix Alejandro Chica (33,79), Nilton Córdoba (28,53), César Augusto Ortiz (52,23) y Nevardo Eneiro Rincón (44,66).

Los otros siete congresistas mencionados en el informe de Paz y Reconciliación son Mónica Liliana Valencia (75,84), Jorge Enrique Burgos (46,08), Flora Perdomo (60,59), León Óscar Camilo Cárdenas (58,17), Felipe Andrés Muñoz (56,86) y Silvio José Carrasquilla (66,53) también registraron su ingreso a la base del Sisbén entre 2009 y 2010, con excepción de Fredy Muñoz Lopera (78,0) en 2011. No obstante, estos puntajes no los hace acreedores de subsidios y ayudas estatales.

Monumentos de la corrupción

Señala el comunicado del DNP que “Cuando se presentan casos de personas con puntajes bajos que puedan ser potenciales beneficiarios de programas sociales sin que sus condiciones reales sean de vulnerabilidad, los registros entran a verificación, se marcan en la base de datos y se dan a conocer a las entidades que utilizan el Sisbén como herramienta de focalización, dado que cada programa define las condiciones para el ingreso, permanencia o salida de las personas”.

Cabe recordar que el Sistema de Identificación de Potenciales Beneficiarios de Programas Sociales (Sisbén), es una herramienta que ordena a la población de acuerdo con sus condiciones socioeconómicas, a través de un puntaje que va de 0 a 100, el Sisbén ordena a la población del más humilde al más próspero; y aquellos que tienen los puntajes más bajos son quienes tienen mayores posibilidades de acceder a programas y subsidios sociales.

De ahí que no se concibe que colombianos como los congresistas que tienen ingresos que oscilan en más de 30 millones de pesos mensuales estén incluidos en esta base de datos.

La denuncia de esta anomalía fue puesta en evidencia por la Fundación Paz y Reconciliación que en un informe publicado esta semana reveló que 14 congresistas aparecen con puntajes bajos en el Sisbén.

Según Paz y Reconciliación “En los casos analizados, las últimas actualizaciones de los congresistas datan del año 2015 o de años previos, por lo que desde que asumieron su cargo no han realizado modificaciones de sus condiciones socio-económicas, a pesar de recibir salarios que rondan los 40 millones de pesos”.

Para la Fundación Paz y Reconciliación, los casos más graves “son los de aquellos congresistas con puntajes por debajo de los 59, dado que desde este puntaje empieza a permitirse el acceso a los beneficios y subsidios que el Estado dispone para los más necesitados. Por ejemplo, Niltón Córdoba Mayoma, senador del Partido Liberal del Chocó, quedó clasificado con un puntaje de 28,53 sobre 100 que, de ser validado, le daría derecho a subsidios y ayudas de 11 entidades del Estado.

Y denuncian que este congresista liberal ingresó al Sisbén en el 2013, un año antes de obtener una curul en el Congreso y después de haber ejercido como alcalde, concejal y tesorero municipal. Es decir que sus ingresos le daban para llevar una vida holgada y no tenía por qué acudir a subsidios del Estado.

Otro caso es el del representante a la Cámara por Caldas del Partido Conservador, Félix Chica, cuyo puntaje está en 33,79 que, de ser validado, le permitiría acceder a los beneficios del mismo número de entidades que a Córdoba. Su ingreso al SISBEN se dio en el año 2012, mientras ejercía como diputado del departamento de Caldas.

Argumenta el DNP que cualquier colombiano puede solicitar la encuesta, ser encuestado y aparecer registrado en la base del Sisbén. El estar en la base de datos no garantiza que la persona reciba beneficios y ayudas. Son los programas sociales los que definen los criterios para la selección de las personas en función del puntaje del Sisbén.

Aunque actualmente está vigente el Sisbén III, desde 2017 se vienen aplicando (después de 10 años) las encuestas del Sisbén IV que entrará en operación en 2020, lo que permitirá actualizar la base de datos, facilitar el ingreso a programas sociales y a la asignación de subsidios a la población más vulnerable.

Hasta el momento se ha finalizado el proceso de actualización en alrededor de 650 municipios y, en una tercera fase que se adelanta en el resto del país, están incluidas las ciudades capitales como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla.

Y añade Planeación Nacional que “Existe la posibilidad de que algunas personas con ingresos altos u otras variables de condiciones de vida aparezcan con puntajes bajos por imprecisiones o desactualización de la información y reciban subsidios sin tener derecho a estos, o que pese a que tengan puntajes bajos no los estén recibiendo por los demás requisitos que definan los programas sociales”.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.