Increíbles y espeluznantes han sido las intervenciones recientes del gobernador Eduardo Verano cuya gestión será recordada por los altos índices de corrupción y de todo tipo de locuras administrativas; una de ellas a partir de la mismísima marihuana variedad “regional” que le devolvió el don del habla al senador Arturo Char. Fue un gran milagro enteramente atribuido a San Eduardo.

Anuncios

Es hecho público sabido y reseñado por la prensa, el festín de recursos dilapidados en el Instituto de Deportes del Atlántico a cargo de Enrique Vengoechea en medio de un informe de auditoría de la Contraloría General de la República con hallazgos fiscales dilucidados punto por punto tras una investigación. Nada raro que tal cosa suceda en Indeportes, o que quizás sean peores en la Secretaría de Cultura a cargo de la señora Fernández o en cualquier otra dependencia de la gobernación del Atlántico.

Verano, fiel su estilo ambiguo, le pidió renuncia a Vengoechea en un programa radial. Este; orondo, respondió que ya no saldría para las vacaciones solicitadas con el digno propósito de afrontar las graves acusaciones. No solo no renunció ni se fue de asueto sino que su amigo Verano llegó prontamente en su ayuda con una solución muy de su estilo, igual a la que le presentó el corrupto rector de la Universidad del Atlántico Carlos Prasca cuando le llevó a Consejo Superior una certificación notariada firmada por una estudiante exonerándolo de acoso y proxenetismo sexual, acogiendo el gobernador tan extraña evidencia probatoria con una absolución sumaria sin mayores indagaciones.

Ese es el estilo Verano de vislumbrar el debido proceso con sus garantías y de igual forma actuó con Vengoechea en Indeportes. Le dio las vacaciones pedidas y nombró, de su cuenta, una comisión de 3 abogados que investigarían al director de Indeportes para que después presenten un informe sobre si hubo o no irregularidades allí. En otras palabras, el gobernador Verano decidió convertirse en ente de control investigador sin tener competencias para ello, usurpando funciones que le competen a la Fiscalía, Contraloría y Procuraduría.

Lo peor del caso no es la suplantación. Tampoco colocar un manto de duda sobre la auditoría de la Contraloría. No. Lo terrible es que se inventó un procedimiento que no existe y que a la larga se trata de una investigación de yo con yo cuyas conclusiones son absolutamente previsibles pues se trata de eso. De desvirtuar la auditoría de la Contraloría con un informe diferente que absuelva de las dudas públicas a Vengoechea. De otra forma, con otra solución, sería un ejercicio sin sentido.

No contento con todas estas “trabas” –prosiguiendo con la tesis del senador Char– decide nombrar de Director encargado en Indeportes a su Secretario jurídico Rachid Nader Orfale conocido por encubrir o enmascarar todos estos desafueros administrativos del gobernador Verano al que hay que ofrecerle, pero ya, que para luego es tarde, algún destino burocrático para cuando termine su periodo el 31 de diciembre del presente año.  En la diplomacia, por ejemplo, para mantenerlo lejos de aquí y evitar que se le ocurra aspirar a alguna chanfaina en la marihuana de la región Caribe donde podría continuar su saga de mala administración y corrupción en todos los niveles.

Por lo pronto el único deporte en que es líder el departamento del Atlántico es en la corrupción administrativa.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.