El escandaloso caso del aeropuerto de Manizales

0
204

El origen de la expresión «elefante blanco» es este: antiguamente, los reyes de Tailandia, cuando no estaban satisfechos con un súbdito, le regalaban un elefante blanco; el súbdito debía darle comida especial y permitir el acceso a aquellos que quisieran venerarlo. Todo eso tenía un costo que muchas veces arruinaba al súbdito.

Hoy se conoce como elefante blanco, en varios países, a las obras que resultaron inútiles, o inocuas, o absurdas, a veces, hechas con buenas intenciones, pero con pésima ejecución, a veces, hechas con sentido de corrupción.

Ayer hablábamos del acuaparque en el Casanare, que se construyó durante 17 años y que al final costó $ 40.000 millones. Hoy, sigue el escandaloso caso del aeropuerto de Manizales: los terrenos los compraron en las afueras de Palestina, en el 2005, hace 14 años, y aún no termina. Hasta hoy se han invertido cerca de trescientos mil millones de pesos, y los manizaleños tienen que seguir usando el aeropuerto de Pereira para sus viajes aéreos.

En este momento, la obra está paralizada. Ahora hablan de que se reiniciaría el año entrante, pero parece que un grave problema de choque de vientos y otro peor, que es la aparente inestabilidad del suelo, la hacen imposible.

¿Cuál será el súbdito al que se le debe regalar, como hacían los monarcas tailandeses, el elefante blanco?

Sobre elefantes blancos, el del aeropuerto de Manizales no es blanco sino renegro

Uno de los más grandes elefantes es el del fallido Aerocafé, de Manizales. Su construcción se inició en el 2005; a la fecha, 14 años después, se han invertido más de trescientos mil millones de pesos y vean lo que existe hoy: todo está completamente paralizado, no hay obra y no hay obreros.

Aerocafé nos envió un mensaje, en el que afirman que no existe riesgo de vientos cruzados y aseguran lo siguiente: «Si bien es cierto que los terraplenes número 4 y 9 presentaron dificultades de estabilidad en los años 2009 y 2010, es preciso aclarar que en el año 2012 se contrató una consultoría técnica especializada para realizar un diagnóstico integral […]. El estudio determinó la plena viabilidad técnica para desarrollar el Aeropuerto del Café en el sitio donde fue concebido».

Y sobre la plata perdida dicen que no fueron cerca de trescientos mil millones, como dijimos, sino doscientos seis mil millones. Sobre lo primero que dicen hay muchas dudas y sobre lo segundo, los doscientos seis mil mil millones perdidos hace 14 años equivalen a los casi trescientos mil millones que serían hoy… Pero ojalá resuciten el elefante, para bien de Manizales.

Publicidad
¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.