Virna Lizi Johnson Salcedo, nació en Santa Marta un 15 de noviembre de 1970. Su infancia transcurrió en medio de su modesto hogar bajo la tutela de su madre, Miladys Salcedo, una mujer que llegó desde el municipio de Plato (Magdalena), buscando mejores oportunidades de vida.

Disciplina, persistencia y esfuerzo son quizás las palabras que mejor la describen. Dadas sus condiciones económicas comenzó a trabajar desde los 16 años. Se graduó de bachiller y laboró en una aerolínea, lo cual le permitió inscribirse para estudiar Administración de Empresas en jornada nocturna en la Universidad Cooperativa de Colombia (UCC), de donde se graduó.

Estando allí conoció a Carlos Caicedo Omar, para ese entonces rector de la Universidad del Magdalena, quien le ofreció un puesto en la universidad en 1999, donde desempeñó cargos como asistente de rectoría, vicerrectora administrativa y financiera, jefe de cartera y directora de prácticas profesionales.

Posteriormente cursó una especialización en Gerencia Pública y un magíster en Administración en la Universidad del Norte en Barranquilla.

Publicidad ver mapa

Desde entonces, su lealtad con Carlos Caicedo no se quebró ni siquiera cuando fue suspendido de la rectoría y condenado a 8 años con casa por cárcel, por el presunto pago ilegal de cesantías a 47 docentes, por 3.600 millones de pesos. Caicedo pagó casi cinco años de condena tras ser finalmente absuelto.

Durante este período Johnson afianzó no solo su amistad con Caicedo, sino que se convirtió en una de sus mayores aliadas; de hecho antes de ser suspendido Caicedo conformó en el 2007, el movimiento político Fuerza Ciudadana del cual hace parte Virna Jhonson desde sus inicios.

Laborando en la universidad del Magdalena sostuvo una relación amorosa, de la cual nació su hija Isabella Paredes, de 13 años. Tres años después de haber terminado dicha relación en el 2011 conoció a su esposo Alfredo Habeych, en el barrio Taminaca cuando vivía en la casa de su madre con su hija. Se casaron en el 2014, Y ya vinculada a la alcaldía de Carlos Caicedo.

Cristiana practicante, considera que todas las cosas las organiza Dios, a quien dedica minutos de sus mañanas y no deja de acudir a la iglesia los domingos. Y sin lugar a dudas su apoyo más grande ha sido su madre, a quien muestra como ejemplo de fortaleza y constancia.

Una vez Caicedo quedó en libertad en el 2011, comenzó su carrera para alcanzar la Alcaldía de Santa Marta, proceso en el Virna Johnson lo acompañó. Así, durante su administración ocupó los cargos de Secretaria de Hacienda en 2012, gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Aseo del Distrito (ESPA) -hoy Empresa de Servicios Públicos del Distrito de Santa Marta E.S.P (ESSMAR)-.

Directora de los XVIII Juegos Bolivarianos

En la administración de Rafael Martínez sucesor de Caicedo y también del movimiento Fuerza Ciudadana, fue directora de los XVIII Juegos Bolivarianos 2017 en los que lideró la construcción de 12 nuevos escenarios deportivos. Su último cargo fue como gerente del Sistema Estratégico de Transporte Público (Setp) del 31 de mayo de 2013 (Caicedo) hasta febrero de 2018, siendo alcalde Martínez.

Por fuera de la administración, siguió al lado de Caicedo y su nombre comenzó a sonar para suceder a Rafael Martínez. Luego de varias consultas, de multitudinarias reuniones con los seguidores de Fuerza Ciudadana y de barajarse nombres, fue escogida para inscribirse como candidata al primer cargo público de la ciudad. El 27 de julio Johnson y Carlos Caicedo inscribieron sus candidaturas, a alcaldía y gobernación, respectivamente, tras presentar ante la Registraduría, el respaldo a su movimiento con 551 mil 127 firmas.

Primera alcaldesa por voto popular

Tras una vibrante campaña, donde hubo toda clase de ingredientes, Johnson se consagró el pasado 27 de octubre como la primera mujer en llegar a la alcaldía por voto popular. Logró 129.961 votos, seguida por Juan Carlos Palacio del Partido Conservador con 33.276 votos.

La nueva mandataria ha dicho que que le dará continuidad al modelo de gobierno impulsado por Caicedo, y tendrá como reto culminar varias de las obras que han sido objeto de investigación, por sus retrasos, entre ellos un puesto de salud, la megabiblioteca y el estadio de fútbol Sierra Nevada de Santa Marta.

No obstante su más grande desafío será el de buscar una solución definitiva al desabastecimiento de agua potable que vive Santa Marta, en lo que ha basado como un proyecto que tendrá resultados a mediano y largo plazo la construcción de un acueducto regional que traiga las aguas del río Magdalena.

Lunares negros

Johnson no tiene sanciones ni inhabilidades vigentes. Pero la Fiscalía le abrió una investigación por presunto delito de peculado por apropiación a favor de terceros.

La investigación tiene que ver con su gestión como gerente del Setp en 2015, cuando presuntamente habría autorizado el pago de actas parciales de un contrato de $10.100’299.660 con el consorcio Sept Santa Marta 2015, para construir y rehabilitar las carreras primera y cuarta, y la calle 22 de Santa Marta. El problema radicó en que la firma del interventor estaba falsificada.

Durante la investigación, la Fiscalía estableció que Omar Enrique Álvarez Escorcia, representante legal del consorcio contratista, cobró más de dos mil millones de pesos por obras que no ejecutó, apropiándose de los recursos, que, posteriormente, fueron devueltos al Setp, y las obras fueron concluidas. Pero el contratista cuenta con detención domiciliaria.

El día que ganó las elecciones escribió en su cuenta de twitter: “Estoy feliz de ser la primera mujer alcaldesa elegida por voto popular y obtener una votación tan alta, la más alta de la historia. La gloria sea para Dios y para todos los samarios que confiaron en nuestra propuesta de cambio”.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.