Publicidad

En el mes de noviembre se cumplirán ocho años de la firma del convenio interadministrativo No 211025 entre la Alcaldía y Fonade para el proyecto de remodelación del malecón de El Rodadero en Santa Marta, el cual se mantiene únicamente en el papel.

El Alcalde Rafael Martínez se había comprometido este año en sacar adelante esta obra por la necesidad que existe de mejorar las condiciones físicas del camellón que es uno de los lugares más visitados por turistas en la capital del Magdalena.

A pesar del anuncio del mandatario, el proyecto aunque había superado su etapa de socialización, y estaba supuestamente listo para ejecutarse, tampoco arrancaría en el segundo semestre del 2019 como estaba programado.

El sector del turismo responsabiliza del retraso de la obra a la crisis administrativa que se generó en la Alcaldía con la salida de Rafael Martínez por líos judiciales en el mes de marzo.

Iván Calderón, gerente de la promotora turística de El Rodadero, considera que los cambios que se han dado en la administración Distrital con la designación de Andrés Rúgeles como alcalde encargado, ocasionaron que el proyecto quedara nuevamente ‘engavetado’, perjudicándose la ciudad con esta decisión.

“Cuando el turista visita El Rodadero se encuentra con un camellón que está complemente en ruinas, lleno de huecos, sillas partidas, adoquines rotos, en fin una infraestructura que es una vergüenza para nosotros los samarios, y requiere de una rápida intervención; lamentablemente, tal parece que vamos a quedar nuevamente esperando el inicio de los trabajos que estaban proyectados para esta fecha”, indicó.

Sobre la realidad de la obra pudo conocer que no hay dinero para ejecutar la primera fase que le corresponde completamente al Distrito y cuya inversión asciende a los 15 mil millones de pesos.

Asimismo, el proyecto carece de un estudio de movilidad, teniendo en cuenta que tiene contemplado convertir la carrera primera en una zona peatonal anulando el tráfico de vehículos. También es necesario actualizar los diseños de la redes hidrosanitarias, procedimiento que tardaría por lo menos dos meses más y que no se ha hecho también por falta de recursos.

“No es cierto que la administración actual lo haya detenido, por la sencilla razón que es un proyecto que cuesta 22 mil millones de los cuales $15 mil millones pone el Distrito y $7 mil millones debe poner Fontur según acuerdos verbales en la segunda fase. Ninguno de los dos dineros están disponibles”, manifestó el funcionario.

Según la administración distrital este proyecto ha estado estancado desde el 2011 y solo hasta este año, el Gobierno de Rafael Martínez pretende ejecutarlo con problemas sin resolver, lo cual habría llevado a que se incumplieran los compromisos que se establecieron con Fonade y Fontur

Si bien en la Alcaldía aseguran que no hay recursos para financiar la primera etapa de la remodelación del camellón de El Rodadero, el gerente de pro-Rodadero le remitió dos solicitudes de crédito que le fueron aprobadas de los bancos Bancolombia y BBVA para dichas obras, pero cuyo plazo se habría vencido al no continuar el actual mandatario con el proceso de desembolso

Ante lo que sería una nueva parálisis de esta obra, el concejo invitó este jueves al gerente de la Empresa de Desarrollo Urbano –EDUS, para que explique lo que viene sucediendo con el proyecto que no solo contempla intervenir la zona estética del camellón, sino también el cambio del sistema de alcantarillado de la carrera 1 y 2 entre la calles 3 a la 11.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.