Por: Jorge Vergara Carbó

El director de la SIC, Pablo Felipe Robledo recibió orden de su jefe Juan Manuel Santos de tratar bien al grupo Aval, en el contrato Ruta del Sol Dos. Igualmente en enero del 2017, recibió una carta del senador Iván Duque, donde le solicitaba que interviniera el contrato Ruta del Sol Dos.

Robledo ni corto ni perezoso en febrero de 2017, tomo una decisión que fue nefasta para los intereses de los colombianos. Decidió solicitar a la Supertransporte – ANI- liquidar el contrato.
Si su decisión hubiera sido la de decretarle la caducidad al contrato, hoy estaríamos hablando de otra cosa. El Estado colombiano seria resarcido por Odebrecht- Episol(empresa del grupo Aval)-Solarte, tendrían que devolvernos los $1.4 billones, que ya pagamos a los bancos y pagarnos la multa establecida en el contrato por incumplimiento y además esas tres firmas quedarían inhabilitadas por cinco años para contratar con el Estado .

No podía Pablo Felipe decidir decretarle la caducidad a un contrato donde es socio Luis Sarmiento Angulo, el dueño del grupo AVAL. Ni lo iba a permitir el presidente Santos, ni el director de la ANI y por supuesto mucho menos los senadores Álvaro Uribe e Iván Duque. Uribe Vélez por estar sus hijos involucrados en el contrato al igual que Andrés Felipe Arias “ Uribito”, persona que nunca investigaron por este contrato como a los hijos de Álvaro Uribe Vélez.(ver Miami Herald)

“El nuevo capitalismo colombiano”

Ante semejante problema y a sabiendas que el gobierno Santos, de común acuerdo con el uribismo y otros partidos políticos, presentó un proyecto de ley, que se le llamó “Sarmiento Angulo” para salvar el dinero de los banqueros, pobrecitos e ingenuos que de “Terceros de Buena Fe” le prestaron una plata a una de sus empresas.

Publicidad ver mapa

Ellos sabían que ante los actos de corrupción que se dieron en todas las etapas de adjudicación y firma de ese contrato, el dinero que el mismo Sarmiento se auto-prestó corría peligro de perderse y eso era grave para la estabilidad de sus bancos a pesar de la amortización que se hace y para el sostenimiento del sistema financiero colombiano.

En carta blanca el sistema financiero colombiano le puede prestar recursos a los programas 4G, sin temor a que se pierdan, porque si hay descalabro en el proyecto por cualquier motivo el gobierno les garantiza el pago del dinero prestado con sus intereses. Maravilloso cobran intereses altos y no asumen riesgo alguno, es el “nuevo capitalismo colombiano”. Lo que llama la atención es que el señor Fiscal y el Procurador ambos con vínculos con el grupo Aval, no hayan investigado la conducta de su patron Sarmiento Angulo, al incurrir en el delito tipificado en el código penal colombiano de auto préstamo. Por eso Sarmiento Angulo le pidió a Juan Manuel Santos que nombrara de Fiscal a Néstor Humberto Martínez.

El fallo del Tribunal de Arbitramento cantisflesco

La noche del 6 de agosto, el Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá, se pronunció en un fallo de 699 páginas, declarando la nulidad del contrato por actos ilegales después de cuatro (4) años de estudio con un fallo confuso y cantinflesco a nuestro juicio, pues por un lado dice que no hay que pagar y por el otro dice que debemos pagar $211.273 millones adicionales al monto que ya se pagó a los bancos por $1.4 billones.

La suma a pagar saldrá del Fideicomiso que maneja Corficolombiana, empresa de Sarmiento Angulo, que tiene en el patrimonio autónomo $187.056 millones, el resto para llegar a los $211.273 millones, los pone la ANI. Al final terminamos pagando $1.62 billones, ya que lo pagado fue reconocido por el Tribunal de Arbitramento. No pero si, fue el fallo.

Con razón el grupo Aval sacó un comunicado en la W, elogiando el fallo. Igual lo hizo la ministra de Transporte, el Procurador y varios parlamentarios. Es decir todos están felices con la decisión de los árbitros. No tuvieron en cuenta el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en diciembre 6 de 2018, ante la tutela impetrada por la Procuraduría general de la Nación, cuyo fallo se basó en sentencias del Consejo de Estado, que al respecto dicen:

“La providencia, teniendo en cuenta jurisprudencia del Consejo de Estado, enfatizó que la corrupción es una de las principales amenazas contra los Estados, toda vez que vulnera los cimientos sobre los cuales se estructura la democracia, genera graves alteraciones al sistema político democrático, a la economía y a los principios constitucionales de la función pública”.

 Igualmente, agrega, reduce la confianza de los ciudadanos, afecta la legitimidad de las decisiones del gobierno y su funcionamiento, ocasionando apatía y desconcierto en la comunidad en general, lo que se traduce en un daño contra al Estado.

Los responsables de actos de corrupción que dieron lugar a la vulneración de los derechos colectivos a la moralidad administrativa, a la defensa del patrimonio público, el acceso eficiente y oportuno a los servicios públicos son las siguientes:

—Sociedad Concesionaria Ruta del Sol-Odebrecht-Episol-ANI

—Gabriel Ignacio Morales, José Elías Melo, Otto Bula, Luis Antonio Bueno, Luiz Antonio Mameri y Luiz Eduado Da Rocha.

De ahí que declaró solidariamente responsables a dichas personas por más de $ 800 mil millones, y a una inhabilidad por 10 años para proponer y celebrar contratos con entidades públicas colombianas y ejercer cargos públicos.

Esta cifra equivale a cerca de US $ 260 millones, monto que supera algo más de 22 veces los US $11 millones que inicialmente ofreció la multinacional para recibir beneficios en sus procesos penales, disciplinarios y fiscales en Colombia y para seguir contratando.”

Es bueno aclarar que este fallo de primera instancia fue apelado por la firma Episol, ante el Consejo de Estado, que deberá pronunciarse sobre el mismo.

También es conveniente decirles que la firma Odebrecht ha presentado tres demandas en Tribunales diferentes: la primera ante el Tribunal de la Cámara de Comercio de Bogotá donde pretendía un reconocimiento de $800.000 millones, cuyo fallo le fue adverso. La otra demanda es ante el Tribunal de Arbitramento de España, donde pide $3.8 billones, por incumplimiento a la seguridad inversionista. La tercera demanda es en París, por $4.4 billones, por la terminación anticipada del contrato.

Como pueden apreciar, el pleito con Odebrecht en el contrato Ruta del Sol Dos, no se ha terminado y no sabemos en qué puede terminar.

La cadena de la felicidad para favorecer a Sarmiento Angulo y Odebrecht

Todo se ha hecho, para favorecer al señor Luís sarmiento Angulo. Por favorecerlo desde el gobierno de Juan Manuel Santos, se dieron las instrucciones precisas al directo de la ANI y al director de la SIC (Pablo Felipe Robledo) para que buscaran un mecanismo que favoreciera con sus decisiones al grupo Aval y a Odebrecht. Así lo hicieron decretando la liquidación del contrato.

Pero el uribismo también participo a través del senador Iván Duque hoy presidente de la Republica, al solicitarle al director de la SIC, que interviniera en el contrato Ruta del Sol Dos para su liquidación, en enero de 2017. Pablo Felipe Robledo se pronunció en febrero de 2.017, mediante Resolución liquidar el contrato. Pero también intervinieron los congresistas que aprobaron e artículo 20 de la Ley 1882 de 2018, llamada ley Sarmiento Angulo, para favorecer a “Terceros de Buena Fe” que son los banqueros, que prestan la plata y si el proyecto fracasa el gobierno les paga con intereses.

También lo hicieron los magistrados de la Corte Constitucional, quienes declararon constitucional el artículo 20 de la ley, que fue demandada por los Organismos de Control. Únicamente se opusieron los partidos alternativos, los demás partidos aprobaron la ley sin chistar.

El único culpable de todo: Pablo Felipe Robledo

Lo curioso de este caso, es que el único a mi juicio culpable de todo lo que ha pasado y pasará es el ex director de la SIC, Pablo Felipe Robledo por haber decidido liquidar el contrato cuando lo que tenía que hacer era declararle la caducidad por los actos de corrupción que se cometieron en todas las etapas de ese contrato.

Pero resulta ahora, que el señor Robledo quiere aparecer como héroe y no como villano despotricando de Sarmiento Angulo, en un foro de la Revista Semana con la periodista María Jimena Duzan, el día 29 de julio dijo :”Esta probado hasta la saciedad que Sarmiento es un corrupto” y en su columna del Espectador titulada “La Ruta de la Corrupción” dice “¿Ya entienden entonces que es con la plata de los colombianos que los contratistas pagan los sobornos y desvían recursos para las campañas? Sobornos, leído al revés,”sonrobos”. “Los pájaros tirándoles a las escopetas”.

El señor Robledo se le olvida que él como funcionario fue permisivo con la corrupción, que cuando multo a las cementeras Argos, Cemex y Holcim, su multa fue irrisoria y tardía, pues ya se habían apropiado de los colombianos por sobre precio más de $2 billones. Igual sucedió con los otros carteles a quienes multó. Nunca se les devolvió un solo peso a los consumidores del dinero que pagaron por un precio mayor al que debería existir en el mercado.

Lo peor, es que se le olvida que en sus manos estaba resolver de una manera rápida y beneficiosa para los colombianos el contrato de la Ruta del Sol Dos. Si él sabía cómo lo afirma que el señor Sarmiento Angulo es un corrupto y tenía seguridad por las denuncias hechas sobre el valor de la coima, que se insiste que fue de US$11 millones, incluyendo la recibida por Bula, cifra que a mi juicio tuvo que ser superior dado todos los actos de corrupción que se dieron y por las personas que de una u otra forma participaron en ese contrato. Ha debido decretar la “CADUCIDAD” del contrato y nos hubiéramos ahorrado todas las demandas que tenemos que enfrentar en los Tribunales de Arbitramento internacional , al igual que no habría necesidad del artículo 20 de la Ley 1882 , y esperar el fallo del Consejo de Estado sobre la tutela de la Procuraduría.

No, señor Pablo Felipe Robledo, usted por sus actuaciones debe ser investigado por la Procuraduría y la Fiscalía, no crea que todos los colombianos somos desmemoriados. El culpable de todo es usted. Por lo que debe ser sancionado por abuso de poder cuando desempeñó el cargo de director de la SIC, en sus actuaciones en la Cámara de Comercio de Barranquilla y en otros hechos que tuvieron que ver con acusaciones suyas a personas respetables y en especial por sus decisiones que favorecieron a personas definidas por usted como corruptas, como fue en el caso del contrato de la Ruta del Sol Dos.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.