Por: Jorge Vergara Carbó

Hemos insistido muchas veces a los organismos de control, y en especial a la SSPP, como al ministerio de Minas y Energía, que den a conocer el valor que pagaron las empresas favorecidas con la venta del mercado de Electricaribe y de sus activos, ya que el pasivo pensional lo asumió el gobierno colombiano.

Para realizar esta venta, en una subasta de un solo proponente, el gobierno invirtió aproximadamente $7 billones, dinero que se suponía iba a recuperar en la venta de Electricaribe. Pero todos sabemos que eso no fue así, ya que el dinero recibido por esa venta no llega a los $700.000 millones.

Tenemos prueba documental que AIRE pagó, por su negocio $283.000 millones, desconocemos la cifra que pagó AFINIA. Estos valores son los que llevaron al gobierno del presidente Duque, el cual participó en la negociación imponiendo un sofisma de distracción al afirmar que esa negociación era un secreto que se tenía que guardar, porque fue el acuerdo firmado.

Lo anterior indica que el gobierno mañana puede vender a Ecopetrol o cualquier otro activo del Estado y los verdaderos dueños de esos activos que somos los colombianos no tenemos derecho a saber a qué precio se vendieron. Eso solo sucede en un país, donde no existe justicia.

Pero ese negocio tiene otras aristas: le regalaron la cartera de Electricaribe tasada en libros por $2 billones, y le regalaron 20 días de facturación del mes de septiembre, que AIRE y AFINIA cobraron en octubre, cuando entraron a operar justamente ese mes. Facturas que les llegaron a los usuarios a mediados de octubre –cobrando el consumo del 10 de septiembre al 10 de octubre–, cuyo monto asciende a $450.000 millones.

Lo que significa que los 20 días regalados valen $300.000 millones. Para que tengan una idea, la cartera corriente (90 días), vale $440.000 millones, la cual es recuperable en un 100%, y la cartera morosa mayor de 90 días, es de $1,6 billones, de la cual se puede recuperar por lo menos el 30%, equivalente a $480.000 millones.

En síntesis entre cartera y facturación le reglaron a AIRE y AFINIA, la suma de  $1,22 billones de pesos, cifra superior a lo que ellos pagaron. Esto significa que el gobierno colombiano les terminó pagando a los compradores de Electricaribe. Además que parte de las inversiones que están realizando son recursos del presupuesto general de la nación (PGN).

Es por esto que el presidente Dique, no le quiere decir al país porque se negoció bajo esos términos.

Pero en Colombia no hay autoridad que le exija al presidente Duque para que dé a conocer el monto de la negociación. Así hicieron con el negocio de REFICAR, BIOENERGY, OXY, perdimos en esos tres negocios más de USS$10.000 millones, y la Procuradora y la Contraloría  eximieron a los miembros de la junta directiva de Ecopetrol porque no tenían experiencia en la elaboración de presupuestos y actuaron de buena fe”.

Argumento que solo puede caber en la cabeza de la señora Procuradora Margarita Cabello y del Contralor General de la República. Los principales miembros de esa junta directiva eran exministros: Amylkar Acosta, Mauricio Cárdenas y Juan Carlos Echeverri, este último hoy aspirante a la presidencia. Le pegunto a la Procuradora, ¿cómo pudieron ser estos señores ministros si no tenían experiencia?

A lo anterior hay que añadir, que la empresa AIRE, con la plata del gobierno, está tratando de presionar a los usuarios con amenazas, diciéndoles que si no dejan que se les instale el medidor inteligente (AMI) no les mejorará el servicio, cuando esas obras, por una parte, las hacen con dineros públicos y, por la otra, están obligados en el contrato de compra venta firmado con el gobierno a invertir para mejorar el servicio. Es bueno señalar que estos medidores, no están autorizados por el gobierno colombiano.

Pero como el descaro de AIRE y AFINIA es tan grande, gracias a nuestros parlamentarios, en el Plan de Desarrollo 2019-2022(ley 1955/19), en su artículo 318, autorizaron un régimen tarifario especial para la Región Caribe, por ello en diciembre 15 del año 2020, a los 45 días de estar operando y sin demostrar mejora en el servicio, le solicitaron aumento de la tarifa a la CREG, presentando unos  activos por $2.3 billones.

Esa solicitud fue acogida por la CREG y emitió la Resolución  024 de marzo del 2021, pero no fue aceptada por AIRE. Apeló y como resultado la CREG le volvió a dar la razón, reconociéndose unos activos por $2,44 billones.

Lo que se nos viene encima es un aumento tarifario, ya que uno de los ponentes del Plan de Desarrollo afirmaba “que la Región Caribe aguantaba un aumento de la tarifa, ya que es más baja que la del interior del país. Semejante argumento que no tiene validez, porque a ese senador, y a quienes lo respaldaron (lamentablemente los parlamentarios del Atlántico), se les olvidó que para poder tener un nivel de vida igual al de Bogotá, o Medellín o Cali,  en la Costa Atlántica el consumo de energía eléctrica es superior.

Le queremos decir al gobierno del presidente Duque, que estamos preocupados por la falta de información de lo que hace AIRE y AFINIA, y más aún por el estrecho lazo existente entre los compradores con la SSPP, Contraloría y Ministerio, las tres entidades que se supone deben controlar a la empresa. No podemos olvidarnos que lo que sucedió en Electricaribe no fue gratuito, fue producto de la falta de control de esas tres entidades, que durante años, no se dieron cuenta a pesar de tener toda la información que los españoles no estaban invirtiendo en la infraestructura del servicio eléctrico.

¿Quién nos garantiza, que ahora si van a cumplir con sus funciones?

Como estamos interesados en revisar las cifras que manejan AIRE y AFINIA, en anteriores ocasiones les he pedido me faciliten la información financiera de ambas empresas, que creo que por Ley deben publicar en su página WEB, sus estados financieros con sus anexos, incluyendo los índices de gestión y la parte técnica, como las inversiones que están realizando. Electricaribe publicaba sus estados financieros en su página WEB



Señores de la SSPP y Minminas, los caribeños queremos conocer lo siguiente:

1.  Los estados financieros de ambas empresas a diciembre de 2020, y a mayo  o junio del 2021.

  • Explicarnos  por qué la cartera de Electricaribe no pasó a manos de Electricaribe en liquidación y fue regalada a Aire y Afinia. Cuáles son los soportes jurídicos y financieros que justifican ese regalo.
  • Explicar por qué le regalaron a Aire y Afinia, veinte(20) días de facturación, cuando esos recursos han debido ser cobrados por Aire y Afinia, pero transferido a Electricaribe en liquidación
  • ¿Qué instrumentos administrativos, técnicos utiliza la Supersrvicios para garantizarle a los caribeños, que Aire y Afinia harán las inversiones comprometidas con sus recursos y no con los del PGN? ¿Cuánto invirtieron de octubre de 2020 a junio de 2021? ¿Qué parte con sus recursos y cuales con recursos del PGN.?
  • ¿Qué medidas han tomado ustedes, para llamarle la atención a la empresa Aire, por tratar de implementar los medidores AMI, cuando no están autorizados en el país?

Finalmente, esperamos que respondan a los puntos que tocamos en este escrito, el cual es un derecho de petición de acuerdo al artículo 23 de la  CN.

Nadie ha respondido por ese detrimento patrimonial, ustedes saben que entre cielo y tierra no hay nada oculto, algún día se sabrá la verdad sobre esa subasta de uno.

Para tener seguridad de su respuesta, le haremos llegar este documento a los organismos de control del país, así no funcionen. Seguimos creyendo en ellos.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.