Publicidad

 

Es indiscutible que el internet nos ha abierto una nueva posibilidad de interacción, de expresión y de intercambio de opiniones, donde los ciudadanos influimos y nos expresamos en asuntos que nos interesan a todos; algo así como el nuevo “Ágora” de los griegos. Y si bien la virtualidad se ha convertido en un valioso espacio de interacción, no podemos quedarnos solo allí, opinando desde la comodidad del smartphone, la tablet o el computador. Porque más allá del tweet, de la denuncia que hacemos en Facebook, del enlace que compartimos… hay una realidad que requiere nuestra voluntad y nuestra acción real para ser transformada; y la crisis que hoy vive Cartagena nos debe provocar hacia esa movilización.

De los 749.953 ciudadanos aptos para votar en los pasados comicios para la Alcaldía de Cartagena, solo fueron a las urnas 169.835 votantes; y de esos votantes, el 70% pertenecía a los estratos 1 y 2. Es decir, estamos dejando en manos de aquellos que no tienen libertad para decidir (porque el ruido de sus estómagos no les permite otra opción), los destinos de nuestra ciudad. Y esto a su vez se constituye en caldo de cultivo para un sistema electoral que funciona a través de la compra y venta de votos, garantizando así la permanencia en el poder de aquellos que siempre han vivido de desangrar nuestro presupuesto.

Y esto es tan estructural, que ya los sondeos y las encuestas virtuales nos vaticinan quién será el próximo alcalde. Y cuando alguien pregunta por algún otro candidato, la respuesta es: “Ay, él es muy bueno, pero no va a quedar”. Porque tenemos claro, que aquí gana, el que tenga la plata. Entonces bajo esa premisa, el análisis que hacemos es: “Para qué voy a salir a votar, si siempre ganan los mismos”. Así que ese domingo nos quedamos en casa, y a las cinco de la tarde invadimos las redes: “Pobre Cartagena, otra vez los mismos con las mismas”.

¡Claro que van a ser los mismos con las mismas! Es más, en ese sentido, ni el Concejo distrital, ni las corporaciones públicas, ni la dirigencia política, se van a renovar, porque esos votos ya están asegurados dentro de ese sistema electoral. Y no podemos esperar resultados diferentes, haciendo lo mismo.

La democracia no sirve para quejarse de los políticos en las redes sociales, sino para sustituirlos por otros en las urnas. Y el día que esos 580.118 ciudadanos entiendan que Cartagena nos pertenece, que lo que aquí ocurre nos compromete a todos, y que eso solo se puede enmendar a través de la participación… lograremos el cambio que esperamos. Pues es imposible transformar nuestra realidad desde la virtualidad.

Monumentos de la corrupción
¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.