Publicidad

En la Confederación Colombiana de Ciudadanos Contra la Corrupción nos parece sumamente importante la postulación del filósofo Julio Morales para la elección del representante de los profesores en el Consejo Superior de la Universidad del Atlántico. Es una propuesta seria, contundente y pertinente para los aciagos tiempos que está viviendo esta universidad.

El profesor Morales se presentó ante el gremio con los siguientes criterios:


Las noticias deshonrosas referidas a la Universidad del Atlántico de excepcionales pasaron a consubstanciales y propias de la institución; desde las apariciones impúdicas y obscenas de quien era su rector y luego de un profesor, paradójicamente de ética, haciendo alarde de sus partes pudendas en videos de WhatsApp por figurarse un Príapo persecutor de una ninfa, hasta la más reciente que da cuenta de un grupo de profesores incursos en impostura y latrocinio para aumentarse el sueldo, con el beneplácito de
la Administración, y entre ellos el mismo vicerrector de investigaciones.

Esta última noticia en los distintos medios de comunicación relaciona los nombres de profesores que individualmente han hurtado la autoría de hasta quince artículos. Se trata de conductas desproporcionadas indicativas de una cultura delictiva en suplantación de la académica. Todo ello como afrenta y deshonra de quienes hacemos parte de la Universidad.

Las circunstancias que acabo de mencionar han movido mi ánimo a querer hacerme miembro del Consejo Superior en representación de los profesores, para, desde ahí, persuadir a los demás integrantes de esa máxima instancia de gobierno de la Universidad de la urgente necesidad de acometer un cambio cultural para restituirla al cauce o camino propio de su naturaleza de Institución de educación Superior.

Publicidad

Presenté como plan de acción en el ejercicio de mi representación profesoral el documento denominado “Cambio cultural en la Universidad del Atlántico” y los invito a abandonar el desaliento en que nos tienen esas penosas circunstancias y a actuar con diligencia y optimismo en la actual coyuntura electoral para realizar el cambio cultural descrito en el mencionado documento que haré llegar a cada profesor. No importa si la condición calamitosa de la Universidad nos sobrepasa y no alcanzamos éxito en este
propósito, pues, nos queda la satisfacción de haber hecho lo que la razón nos ha indicado ser lo mejor.

Propuesta-para-representar-al-profesorado-en-el-Consejo-Superior

En efecto, me ha parecido prudente intentar alguna acción de corrección por este medio y no continuar guardando silencio como lo aconseja la certeza de que carecemos de suficiente fuerza para cambiar ese deplorable estado de cosas.

Digo esto último porque no hago parte de ninguno de los grupos de presión que rivalizan por cuotas de micro-poderes en la Institución. Pues, sólo me apoyo en la creencia de que la gran mayoría de los profesores, igual que yo, deben de estar indignados con lo que ocurre y deseosos de que la razón y el
decoro sean restituidos en la Universidad.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.