Por: Jorge Vergara Carbó

Preocupante, los resultados del desempleo en Colombia cuya tasa, ya superó los dos dígitos a partir del mes de enero del presente año, al presentar una tasa del 12.8%, seguida de una de 11.7% en febrero y del 10.8, en marzo. Esa tasa solo es inferior a Brasil que en el 2018, tuvo un desempleo de 12.5%.  Nuestra tasa en el 2018 fue de 9.7%. La última tasa de dos dígitos la tuvimos en el año 2010, con 11.1%. Del 2011 al 2018, la tasa fue de un dígito.

En los años 1999 (la mayor recesión económica menos 4.2% del PIB. Gobierno de Andrés Pastrana) la tasa fue superior al 21%, y en el año 2000, fue de 20%.

A parte de las altas tasas de desempleo que caracterizan a nuestro país, siempre las más altas de Latinoamérica, cargamos con el sambenito de tener la segunda peor distribución del ingreso en Latinoamérica y la cuarta peor del mundo, además de un Gini de 0.517.

Como si fuera poco tenemos una informalidad laboral que supera el 56%. Un nivel de pobreza monetaria del 27%, y una pobreza extrema del 7.2% de la población.

Con una característica contraria a los postulados para el desarrollo de un país, las regiones más pobres son la Caribe con el 33.5% y la Pacífica con el 33% (excluyendo Valle del Cauca), justamente las dos regiones que nos conectan con el mundo, por lo que deberían ser las más desarrolladas, pero al escoger como modelo de desarrollo la “sustitución de importaciones” truncamos la posibilidad de desarrollar nuestra costas con un modelo de industria pesada que explotan nuestros recursos naturales, mal que todavía seguimos padeciendo, de ahí los niveles de pobreza.

Se impuso un modelo proteccionista alrededor de la economía cafetera y hoy en pleno siglo 21, seguimos dependiendo de la exportación de productos primarios y en especial del petróleo y el carbón, productos que en el largo plazo tienden a ser sustituidos.

Ante este panorama, y lo acontecido en la discusión del Plan de Desarrollo 2018–2022, donde se incluyeron artículos de diversos tipos, convirtiendo el PND, que se supone es la guía de ruta del gobierno actual, en una colcha de retazos que se contradice con las políticas planteadas en el documento y que por supuesto contribuyen a incrementar el déficit fiscal que tenemos.

El presidente Duque, con su Ministro de Hacienda Alberto Carrasquila, en su Ley de Financiamiento (reforma Tributaria disfrazada) propusieron al país bajarle el impuesto sobre la renta a las empresas con la finalidad de generar empleo y acabar con la informalidad del mismo. Los resultados en estos tres meses de aplicación de la ley, son contundentes: el desempleo se ha incrementado y se mantiene por encima de dos dígitos.

Igual sucedió con los parafiscales a la nómina de las empresas, se bajó en gobiernos anteriores asumiendo el Estado el costo, y la informalidad del empleo no disminuyó sino que se incrementó hasta el punto que está en niveles del 56%. Esas son las mentiras de nuestros gobernantes para favorecer a quienes les financian sus campañas políticas.

Desde un principio manifestamos que no compartíamos esos postulados porque no había evidencia estadística en el mundo que demostrara que esa tesis era cierta. En el gobierno de Álvaro Uribe Vélez se hizo una propuesta parecida sin lograr resultados satisfactorios, se modificó la ley laboral para generar empleo y la tasa de desempleo en su gobierno osciló entre 15.8% (2002) y el 11.3%, por encima de dos dígitos, a excepción del año 2.007, que fue de 9.9%, a pesar de que la economía tuvo un crecimiento aceptable durante su gobierno.

Igual sucedió en los Estados Unidos en los gobiernos Republicanos, bajaron los impuestos y el desempleo aumentó. La excepción se está dando en el corto plazo en el gobierno de Donald Trump, que bajó los impuestos a los ricos a pesar del déficit fiscal y de cuenta corriente que tiene ese país, y el desempleo ha bajado ostensiblemente a niveles por debajo del 3%. Lo que falta por probarse es si esos resultados se mantendrán los dos próximos años, cuando realmente la economía sentirá el impacto de bajar los impuestos.

Por supuesto que los colombianos, en dos años vamos a sentir el golpe de la baja de los impuestos a los ricos. Se les olvida al presidente Duque y a su Ministro de Hacienda que los empresarios solo invierten cuando la demanda interna o externa de sus productos crece, y tienen su capacidad de planta copada. Por lo que esos beneficios que se le conceden lo destinan a atesorar o a invertir en sectores diferentes al de sus negocios o a sacar la plata del país, a paraísos fiscales para no pagar impuestos.

¿COMO AFECTA EL MOTOTAXISMO LA TASA DE DESEMPLEO EN COLOMBIA Y BARRANQUILLA?

Parar una muestra, un sector que ha sido golpeado, perseguido y maltratado como lo es el MOTOTAXISMO en Colombia, a pesar de que no lo dejan trabajar libremente hoy están ocupadas en ese menester aproximadamente un millón de personas, equivalente al 4.5% de las personas ocupadas del país (22.114.000) que con ese trabajo alimentan a su familia.

A pesar de ello, el gobierno colombiano se hace el de la vista gorda y no presenta un proyecto de ley serio, para legalizar ese tipo de trasporte público, que es utilizado sin problemas en países como Francia, Reino Unido, España y otros. Esas personas trabajan en ese menester porque no tienen otra alternativa, el Estado no genera frentes de trabajo formales para ellos, y no les queda alternativa distinta sino la de con mucho esfuerzo comprar una moto, o alquilarla para poder subsistir con su familia.

El problema del rebusque no es solo de los mototaxistas, es de todos aquellos que salen a las calles a buscar el sustento de su familia día a día, en distintas actividades desde la vendedora de bollos, como de aguacate, frutas, ropa, calzado, música, comida, etc, que también son maltratados, por ocupar el espacio público, pero que ayudan a disfrazar la tasa de desempleo.

De los 22.114.000 ocupados en el país, 12.383.840 (56%) personas viven del rebusque. Para el conjunto de la economía quién vive del rebusque no percibe lo concerniente al pago de un salario mínimo, aparte de no poder pagar contribución social, ni tener acceso a créditos (viven del paga diario, préstamos al 10% diario), ni contribuir a la salud, recurren al Sisben y medio se mantienen con los programas asistencialistas como Familias en Acción, Adulto mayor, etc. Programas que utilizan los gobernantes de turno para reelegirse chantajeando a los pobres mediante amenazas de que si no votan por ellos, los sacaran del Sisben y de los otros programas asistencialistas del Estado. La gente no entiende que ellos tienen por su condición de pobreza acceso a esos beneficios sin necesidad de que tengan que votar por x o y persona y avalar la corrupción galopante.

Para medir el impacto del Mototaxismo en la tasa de desempleo a nivel nacional, trabajamos con los datos publicados por el Dane a marzo de este año, estos son;

N= población del país = 49.764.000

PET= población en edad de trabajar =39.214.000

PEA= Población económicamente activa=24.796.000

O= Ocupados = 22.114.000

Desocupados (C)= 2.682.000

I=Inactivos = 14.418.000

TGP= 63.2%       TO= 56.4%

TD= C/PEA=2.682.000/24.796.000= 10.8%

Cualquier movimiento a las dos variables que miden el desempleo, cambia rotundamente en un sentido u otro la tasa de desempleo.

Supongamos que 500.000 mototaxistas dejan su empleo y salen a buscar otro trabajo, eso significaría que los desocupados (C) , se incrementarían en 500.000, quedando en 3.182.000, que al dividir esa cifra con la PEA 24.796.000, la tasa de desempleo en marzo del 2.019, en el país sería del 12.8%. De acabar con el mototaxismo sin generar empleo sustituto el desempleo sería del 14.8%.

TD= C/PEA= 2.682.000+500.000/24.796.000 = 12.8%

TD=C/PEA=2.682.000+1.000.000/24.796.000= 14.8%

Como pueden apreciar, el impacto de los informales en el empleo es significativo, y en especial el del mototaxismo, que nace por la incapacidad de nuestros gobernantes de implementar un sistema de transporte público, eficiente y eficaz que llegué a todos los rincones del país, y en especial a los barrios apartados y las zonas rurales, y por la incapacidad de generar empleo productivo invirtiendo los dineros públicos de la mejor manera posible y diseñando políticas económicas orientadas a recuperar el aparato productivo del país, altamente golpeado desde la apertura económica y ahora con los mal negociado de los Tratados de Libre Comercio (TLC) y en especial acabar con la informalidad del empleo, cuyo principal gestor es el mismo gobierno nacional y las entidades territoriales que bajo sofisma de distracción por no operar los entes de control del Estado, reducen su planta de personal y contratan a través de OPS, para tener amarrado el voto de esos empleados y sus familiares.

Es la nueva forma de corrupción, hoy copiada por muchos empresarios que prefieren contratar con terceros que vincular a los trabajadores a su planta de personal. Todo a pesar de las sentencias emitidas por la Corte constitucional ante tutelas impetradas por trabajadores de gobernaciones y alcaldías, que tienen años laborando y no son integrados a la planta de personal para que reciban todos los beneficios a los que tiene derecho todo trabajador.

Pero como los Ministros, Gerentes de empresas del Estado, Gerentes de Institutos descentralizados, gobernadores y alcaldes, saben de antemano que la Procuraduría, ni la Fiscalía y mucho menos las contralorías territoriales les harán nada, y lo peor, el Ministerio de Hacienda con su DAF, que ejerce el control sobre las entidades territoriales nunca ha dicho nada y celebra que digan mentiras al decir que su planta de personal es de 200 0 300 personas, cuando tienen firmados 500 u 1.000 contratos de prestación de servicios.

Ni siquiera la DAF pide que a esas personas se les nombre provisionalmente mientras se abren los respectivos concursos. Todo esto sucede porque no se aplica el efecto repetición sobre los funcionarios públicos que ejercen el cargo de Ministro, Gobernador o Alcalde, para que paguen con su patrimonio las demandas laborales que se hacen a través de tutelas en la Corte Constitucional (en los tres primeros meses de este año, se han recibido más de 183.000 tutelas). Esos contratos en su mayoría tienen fecha hasta agosto o septiembre, para renovárselos los obligan a que se comprometan a votar y hacer campaña a favor de sus candidatos. Eso lo sabe la Procuraduría pero no dice nada, sobre el constreñimiento al voto. Así galopa la corrupción en Colombia.

QUE PASA EN BARRANQUILLA Y SU AM, CON LA TASA DE DESEMPLEO

En febrero del año 2016, escribimos un documento titulado “Incidencia del Motataxismo en el Empleo en Barranquilla y Soledad” y afirmábamos que en el Área Metropolitana había unos 30.000 mototaxistas. En la actualidad ese número es posible que se haya incrementado en los tres años, en unos cinco mil. Dado que en el Área Metropolitana se da una informalidad del orden del 54.3%, a febrero de este año, y el transporte público sigue siendo un caos, y no llega a lugares apartados .

Tomando como referencia los indicadores de mercado laboral por ciudad del DANE, a Febrero de este año, tenemos que el empleo en Barranquilla y su Área Metropolitana es la siguiente:

PEA= Población Económicamente Activa =992.000

PET=Población en edad para trabajar =1.536.000

TGP= Tasa Global de participación =64.6%

O= Ocupados =914.000

C= Desocupados = 78.000

I= Inactivos = 544.000 en el hogar 227.952(40.8%); estudiando 208.352(38.3%); Otros 113.696(20.9%)

Subempleo =310.000 (objetivo-subjetivo)

La PEA, la obtuvimos así: PEA=C+O= 78.000+914.000=992.000(este dato no lo registra el DANE, debe calcularse)

PET= I+PEA=544.000+992.000=1.536.000

TO=Tasa de ocupación = C/PEA=78.000/992.000= 7.9%

Si suponemos, que el mototaxismo se acaba en Barranquilla y su AM, es decir los 35.000 mototaxistas, salen a buscar otro trabajo pasando a ser desocupados, la tasa de desempleo del 7.9%, en febrero de este año, pasa a ser de 11.4%.

TD=C/PEA=78.000+35.000/992.000= 11.4%

Esto significa, que la administración actual como las anteriores no deben sacar pecho, ni vanagloriarse con la tasa de desempleo que entrega el DANE, porque esta no es real. Es baja gracias a la informalidad del trabajo, que incluso el poco formal que tiene la ciudad es de muy baja remuneración y se centra el mayor porcentaje en los servicios por encima del 60%.

Por otra parte, Barranquilla y su AM, tiene una informalidad del 54.3%, registra un índice de pobreza multimodal del 21.1%, una extrema pobreza del 2.2%, y un índice Gini de 0.443, que indica una mala distribución de la riqueza en la ciudad.

El empleo generado en Barranquilla y su AM, por rama de actividad económica es: Industria manufacturera 14.2%; servicios sociales, comunales y personales 22.7%; comercio, restaurante y hoteles 33.1%; transporte, almacenamiento y comunicaciones 10.9%, Construcción 7.7%; inmobiliarias, alquileres y empresariales 8.2%; otras ramas 3.3%.

Como se puede apreciar, cada día Barranquilla y su AM, pierde importancia en la generación de empleo. La calidad del mismo deja mucho que desear. Las 914.000 personas que están ocupadas, el 54.3%, viven del rebusque o sea un total de 496.302 personas. A lo anterior hay que agregarle que alrededor de 18.000 personas, trabajan con las entidades territoriales a través de OPS, lo que significa que no a todos se las otorgan por 12 meses, sino por 10 o menos, sin tener derecho a vacaciones, seguridad social y prima de servicio. Es la modalidad que impera en el país, para someter a esos trabajadores a todo tipo de presión, para conseguir favores de todo tipo. Hay incluso trabajadores que tienen más de ocho años, laborando en esas condiciones. Lo triste es que el sector privado también anda en las mismas, con contadas excepciones.

CAUSAS QUE GENERA EL DESEMPLEO

El profesor Amartya Sen, en su libro “Desigualdades y desempleo en la Europa Contemporánea”, señala, que estar desempleado significa perder la producción, para convertirse en una carga para el erario público, en Colombia eso no se da, porque no se paga el subsidio de desempleo como funciona en los países desarrollados. Significa perder la libertad y sentirse excluido de la sociedad. Origina daños psicológicos que incluso lo pueden llevar al suicidio, tal como lo estamos viendo en Barranquilla con un aumento significativo en estos últimos meses. Conlleva al quebranto de la vida familiar, muchos hogares se desintegran por la carencia de empleo bien remunerado. Se pierden valores sociales y de responsabilidad y genera perdida de la motivación.

El desempleo va ligado a la inseguridad pues genera violencia, incita al delito, aumenta la inseguridad y la pérdida de valores conlleva a la prostitución de todo género.

Pero a pesar de que nuestra clase dirigente sabe y conoce las consecuencias que para una sociedad significa tener un índice de desempleo alto, no hacen nada por enfrentar el problema y con franqueza y entereza empezar a tomar decisiones para disminuirlo poco a poco, hasta llegar a tasas que nuestra economía lo soporte a niveles del 5%(los países desarrollados en su mayoría la tienen alrededor del 3% 0 4%), bajar la informalidad a niveles del 20%, acabar con el empleo por OPS, solo el justo y necesario contratado con un tercero que pague las prestaciones sociales y mantener el índice de inflación controlado por debajo del 5%.

¿SERÁ QUE NUESTROS DIRIGENTES ALGÚN DÍA ENTENDERAN QUE HAY QUE INVERTIR EN LO SOCIAL, MEJORAR LA DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA Y GENERAR EMPLEO PRODUCTIVO?

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.