Publicidad

Por: Hernando José Escobar Medina

El pasado domingo 27 de octubre, los ciudadanos del Magdalena demostraron, quizás por primera vez en nuestra reciente historia política regional, que el arma más poderosa, letal y temida, para derrotar la corrupción, es la voluntad popular expresada libre y soberanamente en las urnas.

Ese día, sin trifulca alguna, exento de ataduras y presiones burocráticas y económicas, desestimando la intimidación que generan las mini Uzi y fusiles exhibidos sin reserva alguna, como para notificar su porte, por la treintena de hombres que acompañan permanentemente a Álvaro “el Conejo” Cotes Vives y a sus hijos (el ex candidato “Mello” Cotes y su hermano Alvaro José), los magdalenenses salieron a votar con la determinación de expulsar democráticamente al Clan Cotes del Palacio Tayrona de la Gobernación del Magdalena.

Sin duda, para los electores la gran apuesta era derrotar la empresa criminal que se dio a la tarea, durante los últimos ocho años, de acrecentar exponencial y delictivamente su quebrado y exiguo patrimonio familiar en desmedro de los más pobres y vulnerables del departamento, mediante la impúdica comisión de toda suerte de delitos contra la administración pública y lavado de activos.

Un gingle bomba

Dos meses atrás, comenzó a sonar a través de las redes sociales, con inusitada frecuencia, una rítmica y pegajosa melodía que enardeció el sentimiento popular de cambio y motivó al colectivo social en masa a “castigar” con su voto la ignominiosa y reprensible gestión de gobierno del “Mello” y Rosa Cotes, y privilegiar con su decisión electoral a Carlos Eduardo Caicedo Omar, el candidato de Fuerza Ciudadana.

Monumentos de la corrupción

Cógele la plata al Mello” fue el detonante que estimuló el comportamiento de la ciudadanía en las urnas de manera categórica, contundente e inobjetable. Caicedo le propinó una “panga electoral” al Clan Cotes superando al “Mello” por más de 150.000 votos, aventajándolo en 25 de los 30 municipios de la geografía departamental; solo en Santa Marta esa ventaja fue superior a los 86.000 votos.

(https://www.youtube.com/results?search_query=cogele+la+plata+al+mello+pero+vota+por+caicedo) (https://resultados2019.registraduria.gov.co/gobernador/19/colombia/magdalena)

(https://resultados2019.registraduria.gov.co/gobernador/933/colombia/magdalena/santa-marta)

A las 23:42 del domingo 27, cuando la noche se hizo más oscura y triste para el Clan Cotes y su candidato el “Mello”, la Registraduría Nacional del Estado Civil dio a conocer el boletín 66 e informó a los magdalenenses que tenían, en Carlos Eduardo Caicedo, su nuevo gobernador.

Era el fin de la era Cotes en la política y terminaba su “festín”, después de ocho años de continuo e incesante contubernio para apropiarse de multimillonarios recursos del erario, a través de delictivas y cuestionadas contrataciones, en ocasiones “fantasmas”, con las que delictuosamente consolidaron espurios patrimonios. Las mayorías se habían pronunciado mientras entonaban y coreaban incesantemente por las calles, alegres y festivos, “Cógele la plata al Mello pero vota por Caicedo”.

Tal como enseña el estribillo del recién estrenado “canto de lucha política” del pueblo del Magdalena, por supuesto que los ciudadanos le cogieron la plata al “Mello” y votaron por Caicedo. Pero lo propio hicieron también no pocos Alcaldes, Concejales y Diputados electos y dirigentes políticos municipales, quienes fueron aparentes soportes de la campaña de “Magdalena Gana”, como lo denunció iracundo Jorge Ardila Duarte, asiduo colaborador de Radio Magdalena y recurrente defensor del condenado “Chico Zúñiga.

Los ríos de dinero de la campaña del “Mello”, habidos presumiblemengte con ilícito enriquecimiento, lavado de activos y testaferrato, desembocaron en los bolsillos de sus simulados simpatizantes y adeptos, quienes se sirvieron de los millonarios recursos en  su propio beneficio y elección y poco les importó la suerte de su candidato Cotes.

Audio de Radio Magdalena.

De lo expresado por el ingeniero Ardila en Radio Magdalena, resulta evidente que el señor Luis Miguel Cotes Habeych, candidato a la gobernación del Magdalena en el proceso eleccionario de 27 de octubre pasado, respaldado por la coalición “Magdalena Gana”, conformada por los Partidos Conservador, Liberal y Cambio Radical y el movimiento significativo de ciudadanos del mismo nombre, incurrió en la comisión del delito tipificado como CORRUPCION DE SUFRAGANTE al entregar millonarios recursos en dinero para que votaran por él.

A todas estas, a primeras horas del lunes 28 de octubre, después de realizar un postizo pregrabado que se difundiría en las redes sociales y medios de comunicación locales, un “Mello” Cotes humillado, taciturno y cabizbajo, como quien huye furtivamente de la hecatombe, partió de Santa Marta al exterior, con escala en Bogotá, en el vuelo 9787 de Avianca que carreteó en la pista del aeropuerto Simón Bolívar siendo las 12:19 y aterrizó en El Dorado a las 13:30. (https://www.youtube.com/watch?v=SV34RaCn5hA)

El Mello Cotes en avión durante la campaña, tomando whisky.

Cuando las empresas criminales se encuentran “cara a cara” con la debacle, como la enquistada en el Palacio Tayrona, a la defensiva siempre sale a actuar y confrontar el Jefe del clan. En la lúgubre y atormentada noche del pasado domingo, un Alvaro Cotes Vives, rodeado por sus mastines, en desorbitado estado de alicoramiento, tal como se le vio al momento de sufragar en el puesto Liceo Samario de Santa Marta, reiteraba altisonante su decisión de atentar contra la integridad y la vida de Carlos Caicedo, Alejandro Arias y de Hernando Escobar a quienes sindica de ser los responsables de la desventura y derrota de su Organización. Ya el miércoles 23 de octubre, reunido con su hijo el “Mello”, entre otros asistentes, Alvaro Cotes Vives había expresado que a Caicedo había que derrotarlo como fuera y que la forma más rápida y segura para derrotarlo era matándolo.

Entrevista radial a Álvaro Cotes Vives.
Video 1 Alvaro Cotes Vives cuando hacía cola para sufragar en el Colegio Liceo Samario de Santa Marta.

Evidencia de lo anterior es la entrevista realizada en Radio Magdalena, ayer jueves 31 de octubre, a Don Alvaro por Rubén Peña Noriega, miembro del equipo de redacción del clandestino e ilegal panfleto “El Avispón”, medio impreso financiado con recursos públicos para instigar el asesinato de los contradictores  y adversarios del Clan Cotes, en la que clara e inequívocamente declara, refiriéndose al mandatario electo Carlos Eduardo Caicedo, entre otras graves y delicadas manifestaciones, que “…ese tipo no puede ser gobernador del Magdalena, a ese tipo hay que bajarlo”. (https://www.youtube.com/watch?v=8zRZspfD0e0)

Imagen que rueda en la redes sociales que asocia a Álvaro Cotes Vives con las amenazas que lanza a diestra y siniestra.

Para la ciudadanía magdalenense esta grave situación se puede asociar a la imagen evidente de un conejo criminal, pendenciero y derrotado, suelto en el Magdalena. Don Alvaro Cotes Vives, como le llama el periodista Peña Noriega, desconociéndose si hace alusión a Don Vito, no acepta la estrepitosa y humillante desbaratada de su hijo el “Mello” Cotes frente a Carlos Eduardo Caicedo Omar, candidato de Fuerza Ciudadana en la contienda política por la Gobernación del Magdalena y las Autoridades de Policía y Fiscalía deben disponer el permanente seguimiento a sus actuaciones y evitar la concreción de sus amenazas, por cuanto en su irracional estado no dudaría en cumplirlas.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.