El municipio de Soledad, el segundo más importante del departamento del Atlántico, es muy conocido en todo el país por sus famosas butifarras, creación propia de la cocina tradicional local cuando era un apacible puerto sobre el río Magdalena, lleno de cumbia y talentosos vecinos.

Hoy, este municipio con un presupuesto mayor al de la ciudad de Valledupar, capital del departamento del Cesar, también es conocido por sus extremados niveles de corrupción y el caos social.

Es considerado un municipio altamente peligroso para ejercer veeduría y control de la función pública, donde desfilan mandatarios sin ninguna virtud, pero poseídos por un afán descontrolado de enriquecimiento personal y una firmeza apofática al progreso.

Sobre el manejo de las finanzas de Soledad recaen muchos comentarios e historias difíciles de comprobar, como la que asegura que el presupuesto del municipio tiene dueño y que actualmente es manejado por un político corrupto que purga una pena en la cárcel.

Pero veamos la realidad fiscal de Soledad, que desde hace tres años es gobernada por el alcalde Rodolfo Ucrós Rosales, cuñado del excongresistas condenado por corrupción Eduardo Pulgar y quien además jugó un papel protagónico en la elección de este mandatario.

Rodolfo Ucrós

Ingresos

Al cierre de 2021, el municipio de Soledad contabilizó ingresos por $754.203 millones (una cifra menor a lo presupuestado que fue $797.522.361.249), resultado que representó un crecimiento nominal de 9%.

Pese al aumento generalizado de todas las fuentes de ingreso, se destaca la dinámica evidenciada en los recursos del balance (disponibilidades de vigencias anteriores del ARP) al registrar un valor 6,5 veces superior al de 2020.

En todo caso, se continúa observando la alta representatividad de las transferencias dentro de la estructura de gastos de la entidad toda vez que solo $22 de cada $100 pesos este estos ingresos, son ingresos propios (Tabla 1). 

Los ingresos no tributarios aumentaron gracias al mayor recaudo de multas y sanciones, específicamente en lo relacionado a sanciones tributarias del impuesto de industria y comercio. Lo anterior, se enmarca en un año postpandemia donde la omisión del pago de algunos tributos se convierte en un cobro de sanciones al año siguiente. 

Al finalizar 2021, se observó una recuperación del recaudo tributario a doble digito (13%) y donde únicamente el impuesto predial contabilizó una contracción con relación a 2020 (Tabla 2). El mayor dinamismo económico evidenciado en la región atlántica en un contexto postpandemia permitió que el municipio de Soledad registrará un mayor ingreso por concepto de sobretasa a la gasolina, ICA e impuesto de alumbrado público (recuperación de la capacidad de pago de los soledeños). 

El descenso observado en el impuesto predial ha sido un factor reiterativo desde antes de la pandemia, más aún si se analiza desde un punto de vista real (ajustado por la inflación) y teniendo en cuenta que es el segundo tributo más importante del municipio.

Esta dinámica a la baja obedece a dos circunstancias paralelas:

  • la primera, la baja gestión administrativa en el cobro teniendo en cuenta que la alcaldía no tiene actualizado la base tributaria para el respectivo cobro, además de la desactualización catastral;
  • segundo, a la baja cultura de pago arraigada en el municipio pues, pese a los incentivos por pronto pago (Resolución 0006 del 22 de diciembre de 2020 y Resolución 0009 de junio de 20221), la población soledeña no presenta mayor interés en estar al día en este impuesto al ver la ausencia de beneficios de pagarlo. 

Es de anotar que el imaginario colectivo soledeño se enmarca en la idea de que “aquí todo se lo roban”, por eso la cultura del no pago de impuestos germina como verdolaga y los gobiernos no hacen nada por cultivar semillas de cultura ciudadana responsable.

El alcalde Ucrós espera que con el reciente cambió de secretario de Hacienda y de la directora de rentas del municipio, se implemente las medidas necesarias para recuperar el recaudo del impuesto predial unificado.

Movimentos que tienen un lógica que se conecta con los próximos comicios regionales en el 2023, y para ello la apofenia nos puede ayudar. Piensa mal y acertarás: el gobierno municipal necesita aumentar los ingresos propios para apostarle al candidato de su simpatía, para postergar el ordenamiento de los recursos. 

Gastos 

Durante 2021, la administración municipal comprometió recursos por $749.876 millones. Del total de gasto, el 91% estuvo orientado a gastos de inversión, 6% a funcionamiento y 2% para el pago del servicio de la deuda (Tabla 3). 

El servicio de la deuda registró la mayor variación teniendo en cuenta que el municipio presentó un aumento tanto en intereses como en amortizaciones, además de registrar pagos de bonos pensionales.

Lo anterior es consistente teniendo en cuenta el saldo de deuda tanto con la banca comercial como con proveedores. Bajo este contexto, al culminar 2021, la Administración Municipal realizó pago de amortizaciones por $10.546 millones, intereses por $6.836 millones y bonos pensionales por $569 millones

La inversión aumentó a doble dígito entre 2020 y 2021, siendo los sectores de salud y educación los que concentran el 83% del gasto (Tabla 3). Además de los recursos del SGP, aquellos que provienen del departamento y de la nación orientados al régimen subsidiado, son las principales fuentes de financiación el sector salud, máxime teniendo en cuenta el efecto migratorio del que ha sido receptor el municipio. 

El manejo de todos estos dineros en la salud, explica un poco el altercado a puños entre el entonces Senador Eduardo Pulgar y el exsecretario de Salud de Soledad Luis Fábregas a mediados de año del 2020.

La hyponía de ese video es clave para entender cómo se manejan los recursos públicos de ese municipio. Recordémoslo:

En lo relacionado con fortalecimiento institucional, es precio advertir que está orientado a cubrir las obligaciones del Acuerdo de Restructuración de pasivos, y cuyo mayor gasto se derivó de la recuperación de las fuentes de recaudo propio de la entidad durante 2021. 

Balance fiscal 

Al cierre de 2021, los compromisos de gasto superaron los ingresos efectivamente recaudados (sin crédito ni disponibilidades de vigencias anteriores), con lo cual el municipio obtuvo un déficit fiscal de $29.934 millones (4% del total de ingresos corrientes).

Al tener en cuenta los recursos del balance y el endeudamiento neto, la entidad consolidó un superávit presupuestal por $4.327 millones (Tabla 4). 

La recuperación de la inversión en un contexto del bajo dinamismo del recaudo predial explicó el déficit fiscal en 2021. En adición, las mayores disponibilidades de vigencias anteriores permitieron al municipio obtener un superávit presupuestal. 

Cumplimiento normas de disciplina fiscal 

Límites de gasto de funcionamiento: 

En la vigencia de 2021, la administración central estuvo por debajo de los límites de gasto definidos por la Ley 617 de 2000, según la cual establece un máximo de erogaciones con destino a funcionamiento del 70% (categoría 2ª); la entidad presentó un margen de holgura de 22 puntos porcentuales. 

En lo relacionado con la Contraloría municipal, este organismo continua superando de manera recurrente los límites de gasto de funcionamiento definidos por la Ley 617 de 2000. 

Este es un motivo para levantar una bandera roja de advertencia, pues todo indica que se trata de un foco de corrupción en donde funcionarios, cuyo deber es ejercer control fiscal, no cumplen su deber misional.

Capacidad de endeudamiento: 

Teniendo en cuenta el nivel de deuda del municipio de Soledad con relación a los ingresos corrientes de la entidad, y pese a las mayores obligaciones en los últimos años, la administración se encuentra por debajo de los límites máximos de endeudamiento determinada por la Ley 358 de 1997. 

Riesgos sectoriales 

Actualmente, el Hospital Materno Infantil presenta un Programa de Saneamiento Fiscal y Financiero según los términos definidos en el Decreto 1068 de 2015. 

Otros 

Acuerdo de Reestructuración de Pasivos 

El 10 de mayo de 2012 el Municipio de Soledad – Atlántico, suscribió un Acuerdo de Reestructuración de Pasivos ARP con sus acreedores en el que se reconocieron acreencias por $81.976 millones.

Éstas estaban representadas en $9.489 millones por pasivos laborales y pensionales, $33.636 millones en pasivos con entidades públicas y de seguridad social, $13.974 millones de pasivos adeudados a otros tipos de acreedores, y $24.877 millones de pasivos contingentes y cuentas en investigación administrativa. 

El 7 de mayo de 2021 se realizó una modificación al Acuerdo de Reestructuración de Pasivos del Municipio de Soledad, en la cual se incorporaron pasivos por valor de $65.062 millones y se estimaron contingencias por $44.148 millones. Adicionalmente se extendió el plazo hasta 31 de diciembre de 2024

Los pagos realizados durante el periodo de la firma del ARP hasta el 31 de diciembre de 2021 ascienden a la suma de $89.360 millones, de los cuales el primer grupo fue cancelado en un 100%, ($7.515 millones), al grupo 2 en 82% ($27.042 millones), el grupo 4 en 32% ($20.966 millones) y las contingencias canceladas ascienden al 39% ($33.837 millones). Así las cosas, el saldo pendiente de pagos por concepto de acreencias asciende a la suma de $114.985 millones. 

Concesión Prestación del Servicio de Agua Potable 

En el mes de octubre de 2021, se finalizaba el contrato de Concesión para la prestación del servicio de agua potable que actualmente presta la empresa Triple A, la cual atiende a Barranquilla y a otros 10 municipios, entre ellos, Soledad. 

En este contexto, la administración municipal adelanto un proceso de licitación para escoger un nuevo operador de servicios públicos, sin embargo, el Ministeriod e Hacienda y Crédito Público elevó una solicitud a la Procuraduría para suspender dicha licitación bajo el argumento que la estructuración del proceso no brinda garantías para el cumplimiento de las metas de continuidad, cobertura y calidad en la prestación de los mencionados servicios

Entre las razones para la no renovación con la actual empresa Triple A se sustenta, entre otras cosas, por el incumplimiento de la construcción de una planta de tratamiento de agua potable propia del municipio, la posibilidad de lograr una cobertura del 100% y la reducción de la perdida de agua, que está en 57%. 

El pasado 3 de octubre, a propósito de las recomendaciones desde el gobierno nacional, el alcalde de Soledad confirmó la ampliación del actual contrato por 3 meses más, tiempo en el cual, esperan cumplir con los procedimientos necesarios para cambiar de operador. 

En todo caso, es importante precisar que la administración de Soledad no realiza un seguimiento adecuado del pago y cobro de los subsidios para la prestación del servicio público, situación que puede en el fondo, podría significar un continua detrimento o ineficiente uso de estos recursos. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Become a patron at Patreon!
Publicidad ver mapa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.