Está más que demostrado que la corrupción en Colombia se queda anualmente con más de $50 billones de pesos, que al final de cuentas van a parar a los bolsillos y a las arcas de testaferros de funcionarios públicos, contratistas y políticos influyentes, de todos los rangos en el país.

El gobierno de Iván Duque necesita recaudar $23,4 billones, menos de la mitad de lo que roban los corruptos enquistados en la función pública de Colombia. Es fácil deducir que si hay voluntad política y entre todos nos proponemos reducir ese boquete que alimenta la gran corrupción del país no hay necesidad de inventarse triquiñuelas y seguir mintiendo de manera descarada como lo hace el presidente.

A continuación presentamos el discurso del sacerdote Roberto Arena, que con palabras sencillas y una lógica admirable demuestra que la pretensión del gobierno es una canallada.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.