Publicidad

La Universidad del Atlántico atraviesa una de sus peores crisis en su historia en todos los ámbitos, pues presa de la corrupción más abyecta del país, sus directivas no han hecho más que degradar el nivel intelectual y ético de la institución educativa a los niveles más paupérrimos.

Si nos adentramos al misterioso aforismo del Tractatus de Wittgenstein que enuncia que «ética y estética son lo mismo», el momento actual de la universidad del Atlántico puede constatar, sin lugar a dudas, su veracidad .

Esta corriente de complicidad existente entre ética y estética, reconocida desde la antigüedad, se palpa a diario en cada una de las expresiones y enunciados de quienes dirigen la universidad.

¿Qué estética podría resultar de una institución educativa tomada por la corrupción, la cleptocracia y el morbo? Aquí les mostramos dos ejemplos de este resultado, que reflejan esa correlación entre la ética y la estética.

El pobre y bochornoso nivel del discurso

Este es Jairo Eduardo Soto Molina, el nuevo director de la Maestría en Educación de la Universidad del Atlántico nombrado por su dilecto amigo Carlos Prasca Muñoz. Juzguen ustedes el nivel del discurso de un Doctor en Ciencias Humanas de la Universidad del Zulia:

Monumentos de la corrupción

 

 

La passarella de Prasca

Aquí debemos aclarar que no tenemos nada en contra de ninguna de las damas que a continuación se muestran, quienes están en todo su derecho de ejercer los cargos públicos para los cuales fueron contratadas, pero queremos advertirles de las motivaciones escondidas que podrían subyacer en las intenciones del rector Prasca al conformar una passarella con estas hermosas subalternas.

Hemos demostrado hasta la saciedad del descontrol de sus emociones sexuales y las depravaciones que lo tienen en la cuerda floja, y por las cuales en un caso similar en la Universidad Nacional despidieron a un profesor (https://www.eltiempo.com/vida/educacion/universidad-nacional-confirma-destitucion-del-profesor-freddy-monroy-por-acoso-410908).

En plena Ley de Garantías, el 30 de agosto de 2019, mediante Resolución 003516, el rector Prasca nombró a Amalfi Esther Echavez Blanco, en el cargo de secretaria nivel 4, grado 28, adscrito a la rectoría. Con este mismo perfil estético a venido nombrando otras damas, que sin dudas, llaman poderosamente la atención.

Amalfi Esther Echavez Blanco, la nueva secretaria del rector Carlos Prasca.
Esta es la nueva directora del Centro de Convenciones de la Universidad del Atlántico, nombrada por Carlos Prasca.
Este documento demuestra cómo Prasca viola la Ley de Garantías.
¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.