Publicidad

Por: Jorge Vergara Carbó

En la primera parte del documento describimos la situación financiera y los principales resultados logrados por la Triple A(1.996-2.002), con el aporte de Inassa a través de la empresa Aguas de Barcelona “AGBAR” y explicamos en qué consistía el contrato llamado “Costo Gerencial” que la Fiscalía y la Procuraduría, cuestionan por ilegal, procediendo a secuestrar y embargar las acciones de Inassa del 82.16%, en la Triple A. Proceso que se inició entregándoles las acciones a la Sociedad de Activos especiales(SAE) y culminó en su primera etapa el 4 de abril, procediendo a entregarle el proceso al juez penal de Extinción de Dominio “OWER GERARDO QUIÑONEZ GAONA “para que defina la legalidad o ilegalidad del contrato de “Costo Gerencial”.

Sobre ese contrato, vale decir que una de sus principales fallas fue no prever la expansión de la empresa. Al hacerlo se volvía onerosa la comisión que se pagaba, ya que no es lo mismo pagar un 4.5%, por unos recaudos de $55.085 millones en 1,996, que por un recaudo de $571.386 millones, en el 2.018. Otra falla fue no haber especificado en el contrato en qué consistiría esa Asesoría Técnica, y qué área de la empresa o funcionario tendría la responsabilidad de verificar el cumplimiento de dicho contrato. Esto último hubiera obligado a levantar actas de esa asesoría técnica.

Por último se fijaron dos (2) metas las cuales eran inversamente proporcional, cuando aumentaba una bajaba la otra y viceversa, como fue exigir el aumento de los recaudos y la disminución de la cartera. No se fijaron otros compromisos, como el de disminuir los niveles de agua no facturada, ni disminuir los costos de operación, ni fijar metas de resultado de operación. Del año 2.003 al 2.011, lo que pagamos por el “Costo Gerencial” fue superior a las utilidades registradas de la empresa 5.24 veces. La utilidades fueron de $20.468, y por el “Costo Gerencial” pagamos $107.263 (ver cuadro Análisis de Resultados).

Edmundo Rodríguez Sobrino dijo públicamente que ese contrato nunca se había ejecutado y que además existían 54 contratos que se pagaron y nunca se ejecutaron.

Lo lamentable de todos estos vacíos es que se mantuvieron en el tiempo incluso hoy siguen vigentes no se han cambiado. Solamente la Fiscalía ha dicho que el contrato no se prestó, calificándolo de ilegal, basado en declaraciones de “Edmundo Rodríguez Sobrino” director de Inassa del 2006 al 2.016, que dijo públicamente que ese contrato nunca se había ejecutado y que además existían 54 contratos que se pagaron y nunca se ejecutaron.

Monumentos de la corrupción

ANÁLISIS DE RESULTADOS 2003-2018 (millones $)

AÑO ING.OPER   UTIL.NE   COSTO GER* PATRIM VAL.ACC** PART.DISTRIT
03 205.983 3.409 8.136 133.980 4.414 47.027
04 212.626 2.036 9.248 140.920 4.642 49.463
05 228.180 2.329 10.023 147.860 4.871 51.899
06 241.636 639 11.122 186.637 2.643 28.162
07 245.955 1.156 11.913 188.723 2.570 27.377
08 259.614 1.551 12.618 189.838 2.585 27.539
09 277.364 2.604 13.600 190.635 2.596 27.655
00 284.070 703 13.382 189.555 2.581 27.499
11 311.027 6.041 17.221 199.038 2.710 28.874
12 339.721 20.411 15.931 163.728 2.201 23.449
13 363.673 25.704 17.054 167.042 2.273 24.219
14 388.303 25.382 18.666 176.497 2.402 25.590
15 461.988 50.702 20.343 221.927 3.020 32.177
16 481.102 40.999 21.760 217.953 2.966 30.601
17 536.148 48.799 24.127 246.765
18 571.386 72.117 25.712 280.799

*Costo Gerencial 4.5% de los ingresos de operación.   **Valor Intrínseco

Al analizar los resultados financieros del 2.003 al 2.011, se presentan unos hechos interesantes que bien vale la pena analizar por qué se dieron. El primero es que se pasa de una utilidad en el año 2.002, de $26.948 millones de pesos, a una utilidad en el 2.003, de $3.409 millones. Segundo Inassa aumenta su participación accionaria al 60.4%. Tercero el gerente es un colombiano Luís Fernando Arboleda González. Cuarto se emiten unos bonos por $180.000 millones, para pagar la deuda con los bancos, respaldados por la Corporación Financiera Internacional (IFC), los cuales se colocaron a una tasa del IPC+8.5%. Esos recursos se destinaron a terminar las obras de acueducto y alcantarillado en el Suroccidente de la ciudad y a refinanciar la deuda bancaria, fueron emitidos a 10 años .Los cuales ya se pagaron.

La disminución de las utilidades, se debieron a un incremento de la provisión de cartera de $12.600 millones, con relación al año anterior, a la eliminación de la exención en el impuesto a la Renta que era del 80%, a una disminución de la venta de bienes y la prestación de otros servicios por $5.716 millones, un aumento en el costo de prestación del servicio de $9.873 millones, y un aumento de los gastos financieros de $6.066 millones. Llama la atención el incremento en los costos de personal en el 23.3%, cuando las ventas fueron prácticamente las mismas del año anterior y el pago de honorarios que pasó de $60.5 millones, a $1.947 millones. Tantos honorarios para qué?

En el año 2.005, Inassa compra el 3% de las acciones de Inassa que le pertenecían a Técnicas valencianas del agua (Tecvasa), por 511.000 euros, y en el año 2.006, capitalizo 16.1 millones de euros, para tener Canal Extencia el 81.24%, de Inassa y la Sociedad latinoamericana de Agua S.A (SLASA) tiene el resto de acciones de Inassa 18.76%. Inassa a su vez tiene en el 2.006, el 82.16% de las acciones de la Triple A, el Distrito el 14.5%. En el 2.013, Inassa compra el 80%, de aguas de la Guajira (ASSA), por US$1 millón. 

LA LLEGADA DE EDMUNDO RODRIGUEZ A LA TRIPLE A 2.006-2.016

Con él, al frente de la empresa, empiezan las discusiones con el Distrito, la primera con la capitalización de ese año, en la cual el Distrito no estuvo de acuerdo permitiéndole a Inassa capitalizar y tener el 82.16% de las acciones. Igualmente se consolidaron los negocios con otros municipios del Departamento distintos a los de Puerto Colombia, Soledad y Galapa que ya hacían parte de la empresa. Se vincula a Ramón Navarro como gerente y se hacen las paces con la nueva administración Distrital (Char) y se logra conciliar el pago de los subsidios a través del Fondo creado por el Distrito para cubrir los faltantes, que la administración anterior con criterios válidos se opuso a reconocer. En ese período la empresa ocasionalmente recibe técnicos españoles.

Un hecho importante fue la conciliación obligada por el Tribunal Administrativo del Atlántico entre el Distrito de Barranquilla y la Triple A, para el reconocimiento de la deuda que tenía el Distrito del 2.002-2.010, por concepto del pago de los subsidios por $43.446 millones. Esa suma la canceló el Distrito así: en efectivo en un solo pago$13.466 millones, en febrero de 2.011, y la cesión de regalías que recibiría a partir del año 2.013, por un monto de $30.000 millones, para obras de acueducto , alcantarillado y aseo. Obras que no se especificaron en donde se realizarían y que tendrían un valor de $21.228 millones, ya que la diferencia se utilizaría para pagar el crédito de tesorería de la Triple A.

Igualmente acordaron realizar un estudio, entre ambas entidades para proyectar el valor de las regalías a partir del 2.013, hasta el año 2.033, final de la concesión. Este estudio no lo conocemos, no ha sido publicado por las partes. Es bueno aclarar que la administración de Guillermo Honisbergh se negó a reconocer esa deuda de $43.446 millones. Como tampoco se aclaró la denuncia que hiciera el Contralor Distrital (2.010) Jorge Iglesias sobre el hallazgo de unos recursos por $7.000 millones del subsidio, a favor del Distrito. Se formó un escándalo y no sabemos que paso con esa plata.

PERÍODO POLEMICO HACE FALTA AUDITORIA FORENSE PARA DETECTAR IRREGULARIDADES COMETIDAS POR ESA ADMINISTRACIÓN

A la Administración de Edmundo Rodríguez y Ramón Navarro se le suma la de Diego García, proveniente de Metro Agua (Santa Marta) y se incorpora en nuevos negocios de Inassa y a la junta directiva de la triple A. Con él abordo, se dan los negociados trasnacionales de Ecuador, Panamá, Haití, República Dominicana, Brasil en esta última compran la empresa Emisasao(2013) por 21.4 millones de euros, cuando la empresa no valía 5 millones de euros.. A raíz de ese escándalo estalla la llamada operación Lezo, en España y se empiezan a destapar todos los negocios de Edmundo Rodríguez, Ramón Navarro y Diego García. También confidencialmente salen los “papeles de panamá” y las cuentas de Edmundo Rodríguez y Ramón Navarro de las que hoy no se habla.

Con ellos, se montó una empresa para delinquir y sobornar que logramos conocer gracias a la justicia Española, dado que la empresa goz<aba de mucha liquidez y realizaba pocas inversiones, lo que les permitía hacer negocios y para defraudar a la empresa y a Canal Isabel Segunda, el Distrito y socios minoritarios como los delincuentes para comunicarse utilizaban alias, así : Edmundo Rodríguez ”general” ,Ignacio González ”conde”; Luis Vicente Moro ”moro” ;Diego García “Maradona” y Ramón Navarro ”abuelo”

Otra situación que amerita, por parte de los Órganos de Control realizar una auditoria forense, a partir de los años 2-008 al 2.018, es debido primero a la disminución de las utilidades del 2.008 al 2.011, y en segundo lugar al desfalco denunciado por el expresidente de Inassa “Edmundo Rodríguez Sobrino” de 54 contratos ficticios por un valor de $27.889 millones. Desfalco reconocido por el exgerente Ramón Navarro y en donde aparecen involucradas varias firmas entre ellas una filial de Canal Isabel Segunda R&T, que hoy cambio de razón social. Igualmente debería efectuarse una auditoría forense a la negociación que se hizo en Soledad del reconocimiento de una deuda por subsidios, que muchos ciudadanos manifestaron públicamente que esa deuda no era real, pero que terminaron reconociendo.

En varios escritos nos hemos referido al desfalco, manifestando que no creemos que el monto robado fuera $27.889 millones, sino mucho más, dado que la empresa era manejada como una tienda, donde el dueño Inassa, decidía todo y, en la Junta Directiva no había quién se opusiera ya que ellos tenían la mayoría y además nombraban y escogían al gerente. Pero no era solo eso, Canal Isabel Segunda creo varias empresas filiales suyas que se encargaban de prestarle servicios a la Triple A. Sin control alguno y contratando a dedo, lo más seguro es que se hubieran presentado sobre precios o contratos ficticios diferentes a los reconocidos y que hoy están en manos de la justicia.

Lo que ha sucedido en la Triple A, es un auto robo, para incrementar los gastos para pagar menos impuestos al disminuir las utilidades y afectar a los socios minoritarios, mecanismo típico de las empresas multinacionales para trasferir recursos a la casa matriz.

No se puede confundir, el juicio por Extinción de Dominio que es por el contrato de “Costo Gerencial” y el desfalco o adulteración de los Estados Financieros que es otro tipo de delito. Por eso no entiendo porque la Fiscalía si ya hay reconocimiento del desfalco, no obliga al señor Ramón Navarro a que diga la verdad para que tenga la casa por cárcel, porque él tiene que saber a quienes les entregó el dinero y cuales funcionarios al interior de la empresa, de la junta directiva y accionistas mayoritarios tenían conocimiento de lo que estaba pasando. Insisto el señor Ramón Navarro no pudo cobrar el córner y correr a cabecearlo. Eso no es posible.

Hoy los testigos principales de la Fiscalía, son los mismos funcionarios que participaron en el pago de las cuentas del contrato de “Costo Gerencial” y las cuentas del desfalco. Nunca manifestaron a las autoridades las irregularidades que se venían cometiendo con contratos ficticios, como tampoco dijeron nada de lo oneroso del contrato de “Costo gerencial” y menos de que este no se prestaba.

LA ADMINISTRACIÓN DE LA TRIPLE A POR PARTE DE LA SAE

Desde un principio, nos opusimos a que esa entidad manejará la Triple A, dado los antecedentes negativos heredados de la antigua DNE, por su grado de corrupción por una parte y la otra su inexperiencia total en el manejo de empresas y en especial de servicios públicos domiciliarios. Producto de su falta de conocimiento los llevo a nombrar una junta directiva con personas que no tienen conocimientos técnicos sobre el sector agua, alcantarillado y aseo. En su mayoría abogados con poca capacidad gerencial, e incluso le quitaron un puesto en la junta al Distrito situación que nunca ha debido aceptarse. Esa es una empresa que debe y tiene que ser nuestra.

Con preocupación decíamos en escritos anteriores, que abriéramos los ojos para que a la triple A no le pasara lo de Electricaribe que en manos de la SSPD la termino de quebrar en dos años y siete meses, perdiendo más de $1.4 billones, cuando los españoles en 19 años, perdieron$400.000 millones.

A partir del mes de enero la SAE, nombró un profesional barranquillero como gerente “Guillermo Peña Bernal” un ingeniero con gran experiencia en el sector de la telefonía, pero con mucha experiencia gerencial nacional e internacional, que esperamos saque la empresa adelante si la SAE, lo deja trabajar. Son muchos los problemas que esta empresa enfrenta y para el desarrollo urbano de la ciudad y nuestros municipios hoy por hoy la Triple A, es vital como lo es Electricaribe.

La ciudad está necesitando inversiones cuantiosas en un nuevo acueducto y en el manejo de las aguas lluvias de la cuenca occidental para evitar inundaciones en el sur e invertir en alcantarillado que está al borde de colapsar. El sistema de saneamiento de la zona noroccidental esta crítico, como lo planteo recientemente en su columna del periódico La Libertad y La Gran Noticia el ingeniero David Name Terán. Se necesitan alrededor de $500.000 millones, para construir un nuevo acueducto por lo menos de 1m3/seg, en el norte cerca a la bocatoma del acueducto de Puerto Colombia. El problema está en que la empresa hoy no es sujeta de crédito, el sector financiero le ha cerrado las puertas y se la seguirá cerrando por el caso Electricaribe, donde los bancos tienen envolatados $1.9 billones de pesos.

QUE ESTA PASANDO CON EL SERVICIO

La percepción que se tiene es que es un buen servicio y el agua suministrada de alta calidad, según las encuestas y “Barranquilla Como Vamos” Pero la realidad es otra. El agua normalmente se va dos o tres veces a la semana con interrupciones que duran entre cinco y diez horas en el norte y sures de la ciudad. Si hay falla en el sector eléctrico se para el bombeo y las partes altas se quedan sin el suministro.

Lo que pasa es que quienes viven en edificios tienen tanque subterráneo y aéreo, por lo que nunca les hace falta el agua, al igual los que viven en casa y tienen tanque elevado o subterráneo. En estos últimos meses el servicio ha sido malo. Si la energía eléctrica la pudiéramos almacenar en nuestras casas también estaríamos diciendo que el servicio es bueno porque no se va la luz.

Otra cosa es la calidad del agua, bien vale la pena que le permitan a la Sociedad de Ingenieros Químicos del Atlántico, efectuar análisis del agua tratada con regularidad para tener un concepto diferente al de la empresa, máxime cuando nuestro río Magdalena está altamente contaminado y en tiempos de lluvia más por todo lo que arrastra los arroyos. Igualmente deben tener mayor control en los trabajos que realizan para evitar sobre costos.

Sobre el aseo, pensamos que este servicio que es rentable debe manejarlo directamente la empresa sin ningún concesionario. En noviembre 17 de este año, se vence la prórroga que le dieron al contratista, por lo que deben en junta directiva decidir presar el servicio directamente. Los arroyos están repletos de basura por la falta de recolección y seguimos recogiendo basura con camiones destapados y cobrando caro la botada de materiales y ramas, lo que hace que la gente bote los desechos y la basura en la circunvalar o en los arroyos.

Seguimos los atlanticenses pagando unas tarifas altas por la pérdida de agua tratada. Hoy se pierde el 51.2%, del agua, eso es signo de que el manejo técnico de este problema no es el adecuado. En ese 51.2%, hay un porcentaje alto de pérdidas negras (robo) por conexiones fraudulentas que es fácil atacarla con personal capacitado y equipos para detectar esos fraudes. Las técnicas con inversiones. Si las pérdidas estuvieran en el 30%, que es una meta alta, las tarifas podrían bajar en más del 15%.

Por último no entendemos los motivos de la gerencia de la Triple A, de negarle información a los medios de comunicación alegando que es una empresa privada. Cuando una persona o un periodista pide información, es porque la necesita para su investigación y en el caso de la triple A, se debe aclarar todo lo que paso, quienes se quedaron con la plata y cuanto fue el desfalco. Al igual que al gerente y directora de la SAE, le cabe la responsabilidad de sacar a la luz pública todas las irregularidades que día a día están encontrando. No pueden seguir tapando las irregularidades en esa empresa, que es de todos los atlanticenses.

En la tercera parte seguiremos analizando lo concerniente al desfalco y al contrato de “Costo Gerencial” como también la posición de la Fiscalía y Procuraduría sobre el caso “Acordeón”

 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.