Cuando ser honesto y eficiente no paga

0
789

Por: Jorge Vergara Carbó

Recientemente se dieron dos hechos de naturaleza pública que tienen un lazo común: el gobierno Duque-Uribe.

A pesar de que ambos lo niegan. Álvaro Uribe e Iván Duque, están involucrados en dos decisiones que reflejan una política pública que, a su vez, expresa los valores, las creencias y las prioridades de quienes en ejercicio de su  poder las tomaron.

La primera decisión fue la salida de la abogada javeriana y especializada en derecho del medio ambiente Juliana Miranda Londoño, quien se venía desempeñando con competencia, experticia, trasparencia y resultados como Directora de Parques Nacionales desde el año 2004.

Decisión que fue rechazada por la opinión pública sin distingos, por instituciones y organizaciones no gubernamentales vinculadas al Sistema Ambiental Nacional.

Tampoco faltaron autoridades que, como el gobernador del Magdalena-Carlos Caicedo, alzaron la voz alertando que con esa decisión, sin dudas, se trunca el proceso institucional que busca que la Sierra Nevada de Santa Marta, sea declarada Patrimonio de la Biosfera, tal como lo es la Amazonía.

Publicidad

Un trino de Álvaro Uribe Vélez en el 2019, fue el inició de este proceso que concluye con la salida de juliana Miranda. El expresidente como es usual en él, niega tal relación de causa-efecto.

El segundo caso se dio el 30 de diciembre, cuando los barranquilleros nos disponíamos a despedir el año viejo, un año difícil de olvidar por lo de la pandemia. La junta directiva de la empresa Triple A, procedió  a  despedir a su gerente Guillermo Peña Bernal.

Peña Bernal, seleccionado en un proceso meritocrático por una firma cazatalentos, venía desarrollando una magnífica labor al frente de la institución. Una semana antes, en cumplimiento de sus deberes estatutarios, había presentado un informe de Gestión y de Resultados en materia administrativa, técnica, financiera y de calidad que mostraba los logros alcanzados durante el año de la pandemia, anticipándose a los resultados que arrojaran los estados financieros de la empresa a diciembre 31 de 2020.  Informe que fue destacado por todos los medios de comunicación. Con relación a ese informe, escribimos un artículo titulado “Cuando se quiere se Puede “el cual fue publicado por varios medios de comunicación el 25 de noviembre de 2020.

 Este anuncio evoca la trama de “crónica dw una muerte anunciada” de García Márquez “ por la sencilla razón, que el miembro de la junta directiva en nombre del presidente, Duque Juan Emilio Posada Echeverri (amigo personal de Álvaro Uribe y cuñado de los Ochoa, según el libro “las Guerras de la Cocaína, escrito por varios autores), le había pedido la renuncia al gerente en noviembre del año 2020.

Ante ese hecho protestaron, y elevaron voces de inconformidad Instituciones y organizaciones No Gubernamentales vinculadas a la economía, a la veeduría social, al mundo laboral y de los usuarios con :el Comité intergremial, el Sindicato de la Triple A. Amor por Barranquilla, Cívicos en acción, y varios directores de medios y programas radiales de Barranquilla. El alcalde Jaime Pumarejo como sus representantes en la junta directiva de la empresa, guardaron silencio. Todavía es la fecha, que no ha dicho “esta boca es mía”

LAS REDES CORPORATIVAS EN LA JUNTA DIRECTIVA

El portal “Corrupción al Día “público el 18 de diciembre un artículo titulado “La Puja por el Control de la Triple A”.

En  el cual se hace una reseña de cada uno de los miembros de la nueva junta directiva y las conexiones entre ellos.

Siguiendo instrucciones de su nominador, la junta directiva fue escogida a dedo por el Director de la SAE Andrés Ávila Ávila, un abogado oriundo de Codazzi, recién ascendido por el presidente Iván Duque

Es bueno aclarar que los Estatutos de la Triple A, contemplan que el presidente de la junta directiva es el alcalde del Distrito de Barranquilla, quién tendrá un suplente designado por el alcalde. La persona que escogió como suplente fue el señor Carlos Sarabia, por supuesto cercano a la familia Char, al igual que la funcionaria de la alcaldía Emelith Barraza . 

Señala el antes citado portal que la integración de la junta directiva no se dejó a la casualidad. La mayoría de los nombrados están o estuvieron ligados al sector energético (gas y energía eléctrica), y relacionados con el grupo Aval, propietario de Promigas, Gases del Caribe y Corficolombiana.

Ante la inasistencia a la junta directiva por parte del alcalde Jaime Pumarejo, le correspondió presidir a dicha junta, juan Emilio Posada Echeverri, de quién anteriormente señalamos sus vínculos familiares y de amistad con Álvaro Uribe, además hace parte de la junta directiva de la empresa que recauda los ingresos de Trasmetro de propiedad del grupo Nule, licitación que Alex char adjudicó un martes de carnaval. 

Camilo José Abello Vives, del gupo Argos, empresa terrateniente en Barranquilla y Puerto Colombia, dedicada a la inversión inmobiliaria, cementera, generación de energía y distribución a través de su empresa filial Celsia. Un portafolio de negocios en el que las decisiones de la Triple A, son determinantes en los cambios de usos del suelo, desarrollos inmobiliarios y licenciamiento ambiental, generadores de plusvalía que no se las cobran las entidades territoriales. Financiadores de Álvaro Uribe Vélez.

 Arturo Gutiérrez de Piñeres Abello, exgerente de Gases de Occidente, entidad de la que  salió por malos manejos. ¿Cómo y porque lo nombraron?

¿Qué están tejiendo, armando y cocinando estos personajes?

No lo sabemos a ciencia cierta, pero hay hechos que nos llevan a afirmar, que algo muy importante se teje y se cuece en la Triple A, que poco a o nada tiene que ver con los intereses accionarios de la ciudad de Barranquilla. 

POR EL PODER TOTAL DE LA EMPRESA

Hagamos memoria. Recordemos la conversación que se hizo pública entre David maestre (asesor de Alex Char)¿Recuerdan? 

Recordemos también los vínculos de Álvaro Uribe Vélez con William Vélez, a quién Guillermo Peña le quitó el negocio del aseo en Barranquilla. Una decisión que le genera utilidades anuales a la Triple A  del orden de los $10.000 millones, que antes iban a parar a los bolsillos del concesionario, sus amigos o socios.

Tampoco omitamos el valor electoral de clientela que para los políticos debe tener una planta de personal de más de 1.000 personas, (solo en el aseo) en momentos que siguieron a la reunión en el Uberrimo de la familia Uribe Moreno y  Char Chaljub para los debates que se avecinan, que además que es posible que a esa alianza se una el propietario mayoritario de la empresa AIR-E, el señor Alberto Ríos Velilla(antioqueño) que en el pasado fungió de socio del grupo Char-Nule en el Tolima y Risaralda. El señor Alberto Ríos, es muy cercano políticamente a German Vargas Lleras y es conocido como el zar de las basuras en Colombia.

En esta trinca para controlar la triple A, no podemos dejar por fuera al grupo Aval, que tiene asiento en la junta directiva, y muchas inversiones en el sector inmobiliario y de infraestructura como en el financiero por intermedio de sus bancos y corporaciones financieras, su propietario Sarmiento Angulo está muy ligado con el expresidente Álvaro Uribe Vélez y fue uno de los grandes financiadores  a la presidencia de Iván Duque.

Todas esas conexiones tenían que conducir al despido del actual gerente que se había convertido en la piedra en el zapato , al quitarle a uno de los aliados principales de Álvaro Uribe el negocio del aseo, sino también estaba tratando de acabar con la corrupción en la contratación en la empresa, lo que estaba golpeando a sectores de mucho poder en la ciudad y en el país, acostumbrados a vender con sobre precios propiciados por el delincuente Ramón Navarro (hoy condenado a 18.5 años) y la junta directiva que permitió que se dieran esos actos de corrupción.

Igualmente por haberse atrevido en lograr que la justicia admitiera como víctima a la empresa Triple A, en el caso del robo de los $27.800 millones, por el cual condenaron a Ramón Navarro y víctima de tercero en la expropiación de las acciones de Inassa lo que le puede significar a la empresa ingresos superiores a los $250.000 millones, de salir victoriosos en el juicio sobre la Asesoría Técnica.

Al gerente lo sacan no por sus resultados que fueron exitosos, sino porque aparte de lo anteriormente señalado, temían que destapara con nombres propios la corrupción que montaron  Ramón Navarro, los españoles y algunos miembros de la junta directiva. Recuerden el famoso “pelotazo” que les permitió quedarse con la propiedad mayoritaria de la triple A. 

LA ENCRUCIJADA DEL ALCALDE JAIME PUMAREJO

En el caso de la Triple A, han sido varios los errores cometidos por el alcalde Jaime Pumarejo. El primero y principal es que se le olvidó que él, es el responsable de la prestación de los servicios públicos domiciliarios así se lo señala la Ley 142 de 1.994 “ en su artículo 5.1, que dice “ Asegurar que se presten a sus habitantes, de manera eficiente, los servicios domiciliarios de acueducto, aseo, alcantarillado, energía eléctrica, telefonía pública básica conmutada, por empresas de servicios públicos oficiales, privadas o mixtas…” El 5.2 , le otorga el poder de facilitarle a los usuarios la participación en la gestión y fiscalización en las entidades que prestan esos servicios en el Distrito.

El segundo y más grave aún, olvidársele que la Triple A, es la única empresa importante del Distrito de Barranquilla, donde se cuenta con el 14.5%, de las acciones. Peor aun lo que hizo, de no ocupar él ese puesto, a sabiendas que los estatutos de la empresa contemplan que el alcalde Distrital es quién debe presidir la junta directiva.

A pesar de ello no asistió a ninguna junta, delegando su responsabilidad en dos funcionarios de la alcaldía. Su deber alcalde en esa junta es defender los intereses de los atlanticenses y en especial de los barranquilleros Esa empresa no es suya, ni de su grupo político es de los usuarios que pagamos el servicio. Entienda alcalde que  la responsabilidad no se delega. La responsabilidad siempre será suya.

Finalmente alcalde cuál fue su voto, en esa junta directiva, como el de Camilo Abello y Arturo Gutiérrez de Piñeres. Podrá decirlo. ¿Podremos saber cuáles fueron los motivos para sacar a un gerente que actúo con honestidad y eficiencia? O pasará lo mismo que con la negociación de Electricaribe que aún hoy, no sabemos en cuánto se negoció.

Al igual que los alcaldes municipales, servidos por la Triple A, tendrán que asumir los costos políticos que trae consigo apoyar con su silencio unas decisiones que van a contrapelo del mérito, del bien administrar, de favorecer los intereses del público, de democratizar la contratación y de todo aquello que, con la actuación de la junta directiva, demuestra que en la Triple A los intereses de los políticos son  contrarios a las aspiraciones de la sociedad. 

CONCLUSIÓN

Todo lo ocurrido conduce a pronosticar que la SAE terminará entregándole el manejo de la Triple A, al grupo económico y político que actualmente gobierna en la ciudad.

Los usuarios del servicio, verdaderos dueños de la empresa no debemos permitir que la Triple A, caiga en manos de grupos politiqueros. Ya que el alcalde no la defiende dejando de asistir a su junta directiva defendámosla nosotros alzando nuestra voz de protesta.

No podemos permitir que los logros alcanzados en la prestación del servicio se deterioren como lo permitimos cuando como sociedad callamos ante el secuestro de los grupos políticos de las empresas públicas municipales de agua, aseo y alcantarillado, como de la telefónica y la electrificadora del Atlántico. No esperemos nada de los señores concejales que callan ante la maniobra  que se está montando para apropiarse de la empresa sin invertir un solo peso. 

Los rumores son fuertes. Las señales  también. Las decisiones y los silencios lo prueban.

“Cuando el río suena, piedras trae”

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.