No se trata de una burla ni del menoscabar el nombre de este funcionario público, pero esta es la realidad de una ciudad como Santa Marta, vapuleada por la corrupción de unos cuantos clanes políticos (de derecha y de izquierda) durante muchos años.

Anuncios

El pasado 30 de septiembre el director de la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag), Carlos Francisco Díaz Granados Martínez, adjudicó al consorcio Aguas SM, el contrato de licitación pública 004 del 2022, por valor de $53 mil 688 millones 396 mil 444 pesos. 

El contrato tiene por objeto ejecutar «Obras ambientales para la ciudad de Santa Marta D.T.C.H. Construcción de obras en la quebrada Japón para el control de inundaciones y manejo de aguas lluvias en diferentes sectores del Distrito de Santa Marta y construcción de la primera etapa del parque ambiental y obras de recuperación hidráulica y ambiental en el río Manzanares en la ciudad de Santa Marta, departamento del Magdalena». 

Río Manzanares.

Y aunque no se entiende cómo una entidad como Corpamag decide invertir tan abultada suma en obras que bien podrían ser ejecutadas directamente por el Distrito de Santa marta, como el mencionado parque ambiental del río Manzanares, a sabiendas de que tales recursos, muy seguramente serían de mayor utilidad en otras prioridades ambientales en el resto del departamento del Magdalena.

Tampoco se explica el hecho de que un proyecto tan ambicioso y con semejante valor, haya sido adjudicado con celeridad y a la única firma que se presentó a la convocatoria. 

Vale decir que estos recursos, hacen parte del paquete de obras que el pasado gobierno de Iván Duque prometió financiar con motivo de la celebración de los 500 años de la capital del Magdalena.  

Lo primero que llama la atención es por qué estos dineros terminaron siendo direccionados a Corpamag y no a la Alcaldía distrital o a la Gobernación, que fueron las entidades que “pedalearon” los recursos para ser invertidos en diferentes obras que requiere la ciudad de Bastidas.

No hay que hacer conjeturas, es bien sabido que ninguna de las dos administraciones son afines al Centro Democrático, partido del expresidente Iván Duque. Sí en cambio, algunos de los congresistas que ayudaron a impulsar ante el Gobierno nacional el proyecto de los 500 años. 

Volviendo al contrato, el proceso licitatorio fue abierto el 21 de julio del 2022 y fue adjudicado el 29 de septiembre, luego de cuatro aplazamientos de la audiencia de adjudicación. 

Tanto la veeduría como la publicidad que se hizo sobre el proceso fue muy pobres como todo lo que se hace a nivel de control administrativo en Santa Marta. De hecho, no aparece ninguna información periodística anunciando tales obras, que se supone son de gran expectativa para los samarios.  

Los mismos contratistas de siempre 

Carlos Francisco Díaz Granados Martínez, director ejecutivo de Corpamag, es conocido en Santa como “maletín travieso”, miembro del Clan Diaz Granados de Santa Marta, una de las familias poderosas del Magdalena que han manejado a su antojo entidades públicas de esta ciudad.

Para los samarios, el Clan Diaz Granados tiene un modus operandi muy característico en cada una de las instancias gubernamentales que les ha tocado administrar: trabajan bajo el lema del “Yo con Yo”.

Por eso la situación aquí expuesta no es extraña en Santa Marta, pero para nosotros sí llama la atención este proceso, sobre todo el consorcio que resultó favorecido. 

Se trata del Consorcio Aguas SM conformado por Ingecon SA con un 50% de participación; CM Ingeniería y Construcción SAS, con un 49% y Carlos Alfonso Cotes Morales con un 1%. 

La historia de estas firmas con Corpamag no es nueva, particularmente la de CM Ingeniería y Construcción SAS. Años anteriores, pese a los cuestionamientos que se han reiterado sobre los famosos contratos que ha hecho Corpamag para el dragado de los caños de agua en la Ciénaga Grande de Santa Marta, que expertos consideran no han solucionado la hipersalinidad del cuerpo de agua, la entidad ambiental le sigue apostando a estas obras hidráulicas. 

El 31 de diciembre, del 2020, el Órgano Colegiado de Administración y Decisión (Ocad) Caribe aprobó tres proyectos por $77.322 millones para la recuperación del sector occidental de la Ciénaga Grande a través del dragado de los caños Hondo, Martinica, Renegado, Condazo y la Ciénaga de Buenavista, que serán financiados con recursos del Sistema General de Regalías. 

La licitación pública se abrió el 22 de abril de 2020, pero se declaró desierta el 18 de mayo porque no se presentó ningún proponente en el plazo establecido en el cronograma. Posteriormente se abrió un proceso licitatorio abreviado. 

El proceso se cerró el pasado 23 de junio con tres proponentes, conformados por 10 empresas, entre ellas Servicios de Dragados y Construcciones y Panamerican Dredging & Engineering.  

Finalmente el contrato se adjudicó el 11 de agosto de 2020 al Consorcio PHDV, integrado por Panamerican Dredging & Engineering SAS, con el 50 % de participación; Vías y Dragados SAS, con el 30 %, y CM Ingeniería y Construcción SAS, con el 20 %.

De acuerdo con la ley, para los procesos abreviados no es válido introducir cambios sustanciales respecto de los pliegos definitivos de la licitación pública que se declaró desierta. Llama la atención que, para el proceso abreviado, sí se hayan presentado tres proponentes ante un proceso que no tiene prepliegos; ¿hubo cambios significativos o sustanciales a los pliegos? 

Además resulta algo llamativo que la empresa CM Ingeniería y Construcción SAS, habiendo nacido el 9 de junio de 2015, ya ostente el 20 % de un contrato de esa magnitud. Y que no exista un gran detalle de qué actividades va a desarrollar, pues pese a que en la figura de los “consorcios” no es necesario realizar esa descripción, en el caso de una unión temporal sí habría que hacerlo. 

En esa ocasión tanto el senador José David Name, como el gobernador del Magdalena, Carlos Caicedo, reprocharon que los proyectos no contaran con licencia ambiental. 

«Los proyectos técnicamente no están bien elaborados, necesitan control por parte de la Anla. No sabemos qué interés hay para desarrollar unos proyectos que tienen serias dudas. Lo mínimo que deben tener unos proyectos con los que piensan dragar la Ciénaga Grande de Santa Marta es que tengan licencia ambiental», dijo Name en enero pasado en declaraciones a medios de comunicación. 

No obstante tales reparos, hoy Corpamag vuelve a adjudicarle un millonario contrato a un consorcio donde vuelve y juega la mencionada firma. 

Esto sin contar con que el representante legal de CM Ingeniería y Construcción SAS, es el mismo Carlos Alfonso Cotes Morales

Otro dato sobre los tres integrantes del consorcio ganador es que en el 2018, el presidente de la Agencia de Desarrollo Rural, Juan Pablo Diaz Granados, les adjudicó el contrato para el diagnóstico y obras de rehabilitación de 12 distritos de riego de pequeña y gran escala con una inversión de $15.738 millones de pesos. 

De las tres propuestas presentadas a la licitación pública, la ganadora fue el Consorcio Gran Escala, conformado por Ingecon S.A., CM Construcción y Equipos S.A.S, Carlos Alfonso Cotes Morales y Álex Fabián Cotes Mora

Además la misma Agencia contrató en tres ocasiones a CM Ingeniería y Construcción SAS entre los años 2018 y 2019. 

El punto en común entre Diaz Granados y los socios del consorcio, es que todos son oriundos de Santa Marta. No deja de causar suspicacia que justo en la jefatura de un samario resulten beneficiados con millonarios contratos, paisanos allegados. 

Por último, vale mencionar que al igual que los cuestionados contratos que Corpamag ha ejecutado en la Ciénaga Grande de Santa Marta, las obras que se desarrollarán sobre el cauce del río Manzanares, incluyendo el parque ambiental, tampoco cuentan aún con licencia ambiental. 

En cuanto a Ingecon toca recordar que en diciembre del 2020, la Procuraduría Provincial de Barranquilla abrió una indagación preliminar por el incumplimiento del contrato para el mantenimiento del canal de acceso al río Magdalena a la altura de Bocas de Cenizas (Barranquilla), al consorcio Shanghai-Ingecon, mediante el dragado de 1.864.388 metros cúbicos.

Dicho consorcio estuvo conformado por las empresas CCCC Shanghai Dredging CO, LTD, e Ingecon S.A, y su selección se dio luego de la convocatoria abierta, en la que participó también la empresa European Dredging Company Sucursal Colombia.

Dado que el dragado no cumplió con su objetivo hubo muchas quejas de parte de empresas portuarias de la ciudad, por el despilfarro de los recursos del Estado, contratados por la Corporación Autónoma Regional del Río Magdalena (Cormagdalena), a través de Findeter.

Amanecerá y veremos, dijo el ciego, y así están a la expectativa los samarios, esperando que esos millonarios recursos no terminan diluidos en la desembocadura del Manzanares y en los bolsillos de los mismos de siempre. 

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.