Publicidad

¿INDECENTES PUEDEN SER DOCENTES?

Por: GASPAR HERNÁNDEZ CAAMAÑO

“Solo entre gente de bien puede
existir la amistad ya que la gente
perversa solo tiene cómplices, la
gente interesada tiene socios, la gente política tiene partidarios, la gente de la realeza tiene
cortesanos…Únicamente la gente honrada tiene amigos”. Voltaire


Que un joven abogado, con un diploma de Ph.D. en Derecho y la rectoría de la Seccional de una Universidad con alcance nacional, de la cual se es múltiple egresado, aparezca –cada vez con más frecuencia– involucrado en situaciones que son consideradas punibles, me provocó preguntarme, en el cándido día del abuelo: ¿cómo y quiénes están formando, intelectualmente, a las llamadas “nuevas” generaciones de abogados locales, de esta Barranquilla ardiente?

Rachid Nader Orfale

Se trata del abogado Rachid Nader Orfale, ex rector de la universidad Libre seccional Barranquilla, y quien fuera jefe jurídico de la administración del ex gobernador Eduardo Verano de la Rosa 

El pensar surgió, en pleno encerramiento sanitario, al conocer y escuchar, ese domingo de Julio, unos audios que, divulgado por medios periodísticos de Bogotá retratan, de cuerpo entero, la conducta de jóvenes “dirigentes” de Barranquilla, ciudad con más de una docena de Universidades, algunas de las cuales son objetos de la ola de corrupción que invade nuestra
pandémica virtualidad.

Me refiero a los más recientes hechos denunciados, públicamente, usando grabaciones y mensajes de whatsaap, que provocaron la renuncia, inexorable e irrevocable, de quien fuera, en plena cuarentena, Contralor Distrital de Barranquilla y el inicio de una indagación criminal por parte de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, a un senador de la República.

A ambos los audios los “guillotinaron”, como a otros más de la historia reciente que debemos recordar, para ilustrar la escasa inteligencia intuitiva que se enseña en nuestras Universidades, cuyos diplomas exhiben estos protagonistas de una peste profesional contra el erario. Y además son docentes reconocidos por “sirios y troyanos”.

Publicidad

Comienzo de adelante hacia atrás, como el flash-black de un filme de suspenso bajo una lluvia vespertina disfrutada desde el balcón del que diviso el barco, aún encallado, de tiempo atrás, cerca al Tajamar Occidental de Bocas de Ceniza. Lluvia con la siesta de mis nietos.

En el audio que le grabaron, en la gerencia de la sociedad Triple A, al otrora Contralor Distrital Jesús Acevedo, menciona el nombre del abogado Rachid Nader Orfale. A quien el dimitido recomienda, con pelos y señales, para que sea contratado, a través de una firma de leguleyos “gringos”, por suma millonaria, como asesor legal o apoderado en las indagaciones fiscales que se adelantan o adelanten en la Contraloría contra la tan polémica empresa de los servicios públicos domiciliarios de Aseo, Agua Potable y Alcantarillado de Barranquilla.

Lo dibuja como es. De pelo rojo. Superlativamente lo califica así: “el man es muy bueno”. Además lo reseña. Fue Secretario Jurídico del Departamento, cuando era, por segunda vez, Gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, el mejor bongosero que ha producido La Troja. No había pérdida, tanto que el gerente visitado por el renunciado dijo: “Ah, el mono!. Él estuvo en mi posesión!”.

En el diálogo con el Gerente, el entonces Contralor dice: “Pero vuelvo y te digo, si quieres yo le digo que te mande un portafolio, que te mande una propuesta. ES RACHID NÁDER, ÉL ESTUVO EN LA SECRETARÍA JURÍDICA DE LA GOBERNACIÓN. ESE MAN ES MUY BUENO. QUÉ TE DIGO, ÉL PODRÍA MIRAR (…), YO LE VOY A DECIR QUE TE MANDE LA PROPUESTA” (ver El Tiempo. 27/7/2020). El portafolio de servicios legales lo envió él. El mismo ex-contralor, ya que es socio-propietario de la misma firma. ¡Qué cinismo!.

Identificado el personaje, debo decir que lo conozco. Fue mi alumno, evaluado con 5, pues tenía buena memoria para recordar números de sentencias y sabía “cortar y pegar”. Y sé también que de la rectoría de la Seccional de La Libre salió por denuncias de ilicitudes en los ingresos a postgrados de Medicina. Hecho denunciado por los afectados a medios de comunicación y en la Fiscalía. Ese fue mérito suficiente para que lo designarán, sus “brother’s”, en la Secretaría Jurídica del Departamento y lo promovieran como candidato, sin llenar los requisitos legales, a la Rectoría de la Universidad del Atlántico, aprovechando el voto del entonces Presidente del Consejo Superior, su jefe jerárquico y hermano, el gobernador Verano. Hasta una acción de tutela interpuso para lograr esa ambiciosa aspiración rectoral.

También recuerdo noticias del Diciembre reciente, que cuentan que durante la gestión del exgobernador Verano se entregó directamente la cuestionada concesión del servicio de atención médica del Hospital Universitario, CARI. Actualmente se tramita una Acción Constitucional contra esa contratación, promovida por la actual gobernadora. Y, otra noticia, capturaron al entonces Secretario Departamental de Educación, hoy con casa por cárcel, por irregularidades en la contratación de la alimentación escolar. Ambos contratos, presumo, pasaron por la “lupa jurídica” de “El Mono” Náder, el man del que dicen sus “brother’s” es muy buen abogado. Yo lo dudo. De serlo no estuviera tan cuestionado en su honra y buen nombre
profesional.

Acevedo, el ex-contralor, fue Jefe de Control Interno de la Universidad del Atlántico, cuando a la rectoría llegó, impulsado por Verano, el exsecretario de Educación Departamental, el licenciado Carlos Prasca, a quien unos audios también desnudaron en sus hedónicas pasiones. A Prasca el exgobernador lo apoyó hasta que una patrulla motorizada del ESMAD de la Policía Nacional, invadió los predios del Alma Mater y la única salida fue que renunciara, pero pidiendo vacaciones atrasadas.

Hasta una marcha nocturna hicieron, el día de las brujas, los estudiantes para que se fuera. Me acuerdo que en uno de esos audios el exrector pregonaba, caminando por las calles de Sabanalarga, que él iba para Gobernador con los votos que lograría de las familias de los aspirantes a estudiar en la anunciada Facultad de Medicina de la Universidad del Atlántico, los afrodescendientes y de la trashumancia electoral de sus paisanos y hermanos de “Cerro de San Antonio”, pueblo ribereño.

Es un dato cierto que la firma de los abogados Náder- Acevedo y Cia, la llamada, aberladianamente, ” AMERÍCAN LAWYERS CORPORATION S.A.S”, estuvo vinculada, como contratista, hasta el pasado mes de Junio, al servicio de la Oficina Asesora Jurídica de la Universidad del Atlántico, que cambia de rectores como jugadores nuestro querido equipo de fútbol Junior 8 (¡TÚ PAPÁ!). Y para colmo contratada por la propia Contraloría Distrital, cuyo delegado para las contrataciones es, según versiones periodísticas, otro pupilo de “El Mono”, el joven abogado Jhonny Mendoza Vásquez, docente encumbrado y hacedor de mandados.

Por otra parte, el radio-periodista Jorge Cura Amar ha revelado que Acevedo, con el apoyo de Nadé y su señora madre, a través de la CORPORACIÓN EDUCATIVA PARA LA INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DEL TALENTO HUMANO, FINANZAS Y TECNOLOGÍA, C.E.I.F.I.T, celebró, desde el 2017, millonarios contratos con la CORPORACIÓN AUTÓNOMA REGIONAL DEL ATLÁNTICO DEL ATLÁNTICO, C.R.A., y la Secretaría del Interior Departamental. En esta contratación Acevedo y su mamá contaron con la decisiva colaboración del Secretario Jurídico de la Gobernación, para ese entonces, el “prestigioso jurisconsulto” Dr. RACHID NADER ORFALE, su “brother” y compadre. ( ver ZONA CERO. 29/7/2020).

Hay registros fotográficos, en redes, del católico bautizó de un familiar del ex-contralor Acevedo por parte del ex-gobernador encargado Nader. Creo que esa cristiana ceremonia fue animada por los cubanísimos compases del bongosista trojero Verano y De las rosas. Desde ese momento al “El mono Nader” lo bautizaron, en su círculo secreto, “EL PADRINO“.

Como ven los cuestionados de contratación millonaria y presuntamente fraudulenta, son unos decentes pedagogos en asignaturas de la cultura de la Administración Pública. Para mí son unos ridículos personajes que solo se pueden dar en un ambiente perverso. Sin cuidado, atención y amor familiar. Cuando se volvió bandido Michín, el gato de R. Pombo?. Aspiro que en su próxima columna en las páginas editoriales de El Heraldo, el exconstituyente Verano nos relate, en minucias literarias, la historia verídica de ese padrinazgo, Caballeros!!!.

El padrino” Náder, seguramente, también hizo a su compadre Acevedo docente de la asignatura de Derechos Humanos en la Facultad de La Libre. No se sabe si de allá también renunció, pero cuentan sus alumnos que es ausentista consumado. Aunque, en las últimas horas, ha rogado que le den sus asignaturas y para seguir exponiéndose en un lujoso auto europeo, único que rueda por calles de la antigua Arenosa. ¿Será que también se estrena con auto de detención?

En su defensa pública, el excontralor Acevedo aseguró, en un comunicado, donde “chivió” la renuncia, el siguiente prolegómeno de su defensa: ” Atendiendo los últimos sucesos en el que se me cuestiona unas comunicaciones con el gerente de la Triple A (…) ACLARARÉ ANTE LAS AUTORIDADES MI ACTUAR, QUE NO FUE OTRO QUE LA RESPUESTA ANTE LA SOLICITUD DE APOYO INSTITUCIONAL QUE ME FUE SOLICITADA”.( ver El Tiempo. 27/7/2020).

O sea, él solo hizo lo solicitado por quien es objeto del ejercicio del control fiscal. Tan pueril suena esa defensa que se ha comprobado, periodísticamente, que el domicilio de la oficina de los abogados recomendados, es la misma del señor ex-contralor Acevedo. Autorecomendación. Además no son atribuciones de un contralor ofrecer defensores a sus vigilados fiscales. Todo lo contrario. El literal 8to del artículo 268 constitucional establece que el contralor, “…BAJO SU RESPONSABILIDAD, PODRÁ EXIGIR, VERDAD SABIDA Y BUENA FE GUARDADA, LA SUSPENSIÓN INMEDIATA DE FUNCIONARIOS MIENTRAS CULMINAN LAS INVESTIGACIONES O LOS RESPECTIVOS PROCESOS PENALES O DISCIPLINARIOS”.

Nada dice la preceptiva constitucional sobre recomendar defensores o mejor auto recomendarse. Creo que sí ésta es la defensa técnico-material del Excontralor no sólo le deben imputar la presunta concusión, sino una prevaricación por ignorancia supina de las funciones constitucionales del cargo dedicado a “vigilar la gestión fiscal…de los particulares o entidades que manejen fondos o bienes del Distrito”. La Triple A es una de esas entidades y sus servicios son “servicios públicos”, no privados.

Otra noticia es que la Procuraduría General le apertura investigación, ordenó suspenderlo provisionalmente del cargo y pretende indagar si se consumaron conductas penales, además, como tráfico de influencia, desviación de poder y otras. Es decir, un concurso de delitos cometidos en un evidente concierto para delinquir contra el patrimonio público. También deberían investigar a los patrocinadores intelectuales y usufructuarios de tan avispada firma de “juristas”, creada bajo el influjo de aquellos que pregonan que EL DERECHO NO TIENE RELACIÓN ALGUNA CON LA ÉTICA.

Es posible aceptar que en el ejercicio de la abogacía, algunos profesionales realicen, en la práctica, unos negocios “non santus”, que podrían justificarse como “gajes del oficio”. Pero otra cosa es que dedicados a maniobran “bandideces” asuman la docta postura de sacerdoticos de la ley y la justicia, vanagloriándose en sus “cátedras” universitarias de ser, ante sus soñadores alumnos, el summun de la inteligencia y el dechado de virtudes cívicas y teologales.

Esa postura de docentes indecentes es la que censuro, porque desde la docencia sólo debe predicarse la humildad y la sabiduría, ya que así lo exige la Constitución Política, cuando en el artículo 68 consagra: ” LA ENSEÑANZA ESTARÁ A CARGO DE PERSONAS DE RECONOCIDA IDONEIDAD ÉTICA Y PEDAGÓGICA”.

Será que “el man que es muy bueno” y sus pupilos si adquirieron esa capacidad ética y pedagógica, que el mandato constitucional exige, para dedicarse a la enseñanza universitaria de la Ciencia de Justiniano y del maestro Carlos Gaviria Díaz?. Lo dudo. Para mí son buenos mandaderos de sus apreciados “brother’s”. Y lo creo porque no se puede ser, en la ética de la “Cossa Nostra”, tan estúpido para utilizar el mismo entramado, la mampara de AMERÍCAN LAWYERS CORPORATIÓN S.A.S, para extorsionar contratando asesorías entre ellos mismos y las entidades públicas vigiladas o donde fueron empleados, ignorando el régimen constitucional y legales de inhabilidades y de conflictos de intereses. Y obvio, el Estatuto Ético de la Abogacía vigente. Seguro lo sabían, pero confiaban que sus “brothers” los protegían de cualquier peligro. Creo que nunca se vieron la trilogía de EL PADRINO, donde es evidente que en las mafias también hay “códigos éticos”. La ética del infierno, como lo explica Adela Cortina.

Acevedo se rodeó, en la Contraloría, de todos sus cómplices, como dice Voltaire, en las perversidades contractuales. En esa pléyade de jurisconsultos de Tierra Caliente hay desde hijos de Magistrados y nietos de Rectores. Mejor dicho las nuevas generaciones de rezanderos del Derecho y fanáticos de los contratos estatales y de las mieles del poder adquiridos por clientela. Haciendo mandados, imagino, a los ocultos capos. Y sin nada de mérito intelectual. Todos con Maestrías y Doctorados. Lo que demuestra que por “MÁS TITULADOS”, no son los
más y mejor educados. Todos menores de 40 años de edad.

Otro de los guillotinados por la lengua afilada de unos audios, grabados por la prevención de un exjuez del municipio de Usiacurí (Atlco), es un manoseado senador de la República que ahora se conoce como “Pulgarcito”, a quien un columnista de un portal digital le divulgó la conversación que sostuvo, en su guarida, con un, entonces, juez para que le ayudará, por “200 barras”, a otro man que intentaba quedarse con el poder de la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Esta es otra institución de educación superior auspiciadora de corrupción judicial. Compraron tutela, fiscales, jueces y magistrados. No comprendo que el negocio universitario dé tantos votos y fondos. Una fuente de entero crédito me ha asegurado que “PULGARCITO”, adalid
anticorrupción, fue educado, también, por HERMANOS, así como Náder & Acevedo & Mendoza. Pero estos Hermanos son los de “LA ESCUELA DE LOS HERMANOS CRISTIANOS DE SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE”, quienes regentan el Colegio BIFFI-LA SALLE, de donde es egresado “PULGARCITO”. Coincidencia de hermandades. Unas laicas, otras religiosas.

Otro ex-rector universitario, muy seguramente con gran enrosque con hermandades, es el “Faraón” RAMSÉS VARGAS LAMADRID, a quien audios de inteligencia policial permitieron localizarlo en un oscuro motel, contiguo a las playas marinas de Crespo, en Cartagena, donde se había escondido de las autoridades de la Fiscalía General de la Nación, que lo perseguían, con orden de captura en la mano, por el desfalco al patrimonio de la Universidad Autónoma del Caribe. En esta Universidad, en manos ahora de otro “hermano”, muy seguramente hará de la cátedra, un sermón, Náder está en la nómina de docentes y cobra salarios, pero quien dicta las clases es, según fuente fidedigna, su protegido Jhonny Mendoza, el mismo abogado que celebra los contratos en la Contraloría Distrital de Barranquilla. Jugada a toda BANDA de
jóvenes fraternos.

El exrector Ramsés logró casa por cárcel, mientras la ex-rectora del Sur, SILVIA GUETTE PONCE sigue recluida en una celda para mujeres. Y cuando redacto, leo que el “Faraón” ha demandado laboralmente a la Autónoma del Caribe porque incumplimiento del contrato de trabajo. La cuantía estimada de la demanda supera los $7 mil millones de pesos y su apoderado es el magnífico abogado laboralista, Dr. Rafael Rodríguez Mesa.

Todos estos procesados, pública y judicialmente, son exrectores de Universidades, instituciones educativas donde se forma la juventud y los dirigentes del porvenir. Y si ellos están cuestionados por no ser virtuosos, que se puede esperar de sus pupilos?

Aquí recuerdo que otro ex-rector universitario, pasó noches preso en La Picota, bajo la sindicación de estar “comprando” magistrados cuando era senador. Hoy camina bajo la canícula de Barranquilla oculto en un tapaboca que le cubre hasta la rodilla. Un dato para otra pregunta es que los ya famosos audios, de la descabezada del socio del “Mono” Rachid y del gran “c(s)enador”, debieron conocerse en Barranquilla por ser divulgados, como noticias escandalosas, por el periodismo investigativo del columnista Daniel Coronel y la Unidad Investigativa de El Tiempo.

La pregunta es: ¿QUÉ CLASE DE PERIODISMO SE ESTÁ HACIENDO ACTUALMENTE EN BARRANQUILLA, QUE SIENDO EPICENTRO DE LA CORRUPCIÓN DE COSTUMBRES UNIVERSITARIAS Y GESTIONES ADMINISTRATIVAS, DEBEMOS SER SATÉLITE INFORMATIVO DE BOGOTÁ?. Los cachacos dándonos “sopa y seco”, cuando acá descubrimos “las ollas podridas”. Nos está salvando Juan Gossaín con sus crónicas nostálgicas.

Por qué esos audios filtrados no se los dieron a nuestros reporteros? Creo porque se
ha perdido la confianza de las fuentes al actual periodismo local por el “tapentapen”. No se le cree ni a los de “corrupción al día”, los que divulgaron los audios del
exrector Prasca, ahora chiviados por Coronel y El Tiempo. ¿A quién se le tiene miedo para investigar lo que nos carcome?. Nuestras Universidades están repletas de docentes indecentes. Depredadores sexuales y presupuestales. No hay periodismo que los investigue cómo debe ser.

Todo lo contrario, a esos docentes indecentes los maduramos, como nísperos, a punta de papel periódico y entrevistas radio-televisivas, como si fueran los grandes educadores en una ciudad que “merece seriedad”. Y una auténtica FRATERNIDAD.

El periodismo es una gran arma contra la corrupción, en todos sus niveles y un medio de educación democrática. Ya lo demuestran los audios de la Triple A y del exjuez, en manos de periodistas libres y preparados, no pantalleros, como la señora que se filma leyendo en las noches los editoriales, de pura moralina, que en la mañana debemos leer los ciudadanos que todavía tenemos el hábito de comprar diarios. Los editoriales copian la noticia. No la explica ni la defienden. Nada enseñan, más allá de exhibirse. Un editorial es una transcendental reflexión frente a una concreta situación, no una repetición de la noticia. Es cierto: la sal se corrompe en la sala de redacción.

Cuando aquel domingo con lluvias delgadas, dibujando a mano alzada los rostros de mis nietos, pensaba en por qué se vuelven bandidos los jóvenes abogados, no solo recordé los versos, con moraleja, del poeta Rafael Pombo, los de “Michin, El Gato Bandido”, sino que también volví a un pasaje de la teoría de la justicia de Aristóteles, que intuyo no se enseña en nuestras Facultades de Derecho, más interesadas en deshojar la desgastada teoría de Hans Kelsen. Ese párrafo es este:
“El poder mostrará al hombre; pues el gobernante está en relación con otros y forma parte de la comunidad. Por la misma razón, LA JUSTICIA ES LA ÚNICA, entre las virtudes, QUE PARECE REFERIRSE AL BIEN AJENO, porque afecta a los otros; hace lo que conviene a otro, sea gobernante o compañero. EL PEOR DE LOS HOMBRES ES, pues, EL QUE USA LA MALDAD CONSIGO MISMO Y SUS COMPAÑEROS; el mejor, no el que usa de virtud para consigo mismo, SINO PARA CON OTRO; PORQUE ESTO ES UNA TAREA DIFICIL. Esta clase de justicia, entonces, no es una parte de la virtud, SINO LA VIRTUD ENTERA, y la injusticia contraria no es una parte del vicio, SINO EL VICIO TOTAL” (ver 1130a del libro V de Ética Nicomáquea. Edición Gredos).

Sigo creyendo en la actualidad del pensamiento y enseñanzas del maestro de Alejandro Magno, El Grande, de Macedonia, para formar a los abogados en la práctica de la justicia como virtud. Así nos ahorraríamos cárceles. Y tanto escándalos. No tendríamos a indecentes como docentes en nuestras Universidades.

Además indecentes como poca inteligencia o empatía. No se puede ser tan cínico en creerse infalible. Los hechos denunciados, ahora en manos de las autoridades competentes, son muestra evidente que algo está podrido en nuestras Facultades universitarias. Que la cátedra no está en las manos de los mejores académicos de la ciudad. Que una plaga de “vive-bien” se ha enquistado en la política y la educación para corromper a la juventud. Benjamín Herrera, en 1922, no fundó la Universidad Libre para “bandoleros” sino para dignificar a los obreros. Es hora de volver a las raíces. A las raíces de la filosofía liberal. Esa que enseño I. Kant: LA EDUCACIÓN HACE AL HOMBRE. Al hombre LIBRE Y DIGNO.

Y deseo sugerir que ante semejante panorama de jóvenes abogados corruptos, es hora que se repiense la enseñanza del Derecho acorde con las lecciones morales de nuestra Constitución Política y jurisprudencia. Una renovación de la educación jurídica. Ya la Universidad de Los Andes lo viene agenciando. Será hora que La Libre, La Autónoma, La Del Atlántico, La Americana y otras lo copien? Pero si creo que es hora de expulsar a los fariseos, a los mercaderes de prebendas y favores, de los templos de la inteligencia y la prudencia.

Debo reconocer que he escrito con la vergüenza del egresado que soy, orgullosamente LIBRE, de la Facultad que tiene un busto de J. E. GAITÁN, en su campus. Pero también con una sonrisa a lo Bustrofedón, ese personaje tan cubano de G. Cabrera Infante, tanto me encanta. Dolor y risa. Porque soy un convencido que La Libre, nuestra Universidad, no puede naufragar en Boca de Ceniza, ni seguir en manos de tanta ignominia de ser “UNA FILOSOFÍA SOCIAL”, no una “CATERVA DE VENCEJOS”. Es hora de defender LA ACREDITACIÓN DE CALIDAD. Los corruptos no pueden estar dando cátedras de falsa honestidad. La historia no lo perdonará a
los herederos de Benjamín Herrera, guerrero de la libertad de pensamiento. LA PALABRA COMO ESPADA!!

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

2 Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.