Sin el menor recato ni el mínimo sentido de culpa en su mirada, perdida y evitando posar su vista sobre el magistrado Misael Rodríguez, el exsenador Mario Castaño aceptó que es un corrupto.

Ya todo del país los sabía, como igualmente sabe que gran parte de los senadores, representantes, funcionarios públicos de altos y bajos rangos, administradores de justicia, dirigentes políticos, etc., son corruptos.

Este pez gordo de la corrupción es uno más de los innumerables jefes de asociaciones criminales que desangran al país.

La mañana del miércoles 21 de septiembre llegó esposado y escoltado por guardias del Inpec a la Corte Suprema de Justicia.

Mario Castaño aceptó, ante el despacho del magistrado Misael Rodríguez, los delitos de concierto para delinquir, interés indebido en celebración de contratos, peculado por apropiación, estafa y concusión por los que es señalado tras pertenecer a una red de corrupción que el propio excongresista lideraba, y por el cual las autoridades ordenaron su captura en junio pasado.

Castaño aceptó su responsabilidad por ser la cabeza de una red criminal integrada por servidores públicos y por particulares dedicados a manipular diferentes procesos de contratación estatal en los departamentos de Cauca, Risaralda, Caldas y Tolima.

El proceso judicial de Castaño parece resolver este miércoles tras un poco más de seis meses de investigación.

El despacho del magistrado Rodríguez remitirá la información obtenida este miércoles a la Sala de Primera Instancia y serán los tres magistrados que la componen quienes definan el monto de la pena.

Se conoció extraoficialmente que podría tener una rebaja de la tercera a la mitad de la sentencia. El político que pidió perdón y quien, además, dijo que reintegraría el dinero del que se apoderó, en su momento, afirmó que era inocente.

Entre otras cosas, Castaño seguirá detenido y será la Sala de Primera Instancia la que defina si mantiene la medida de aseguramiento en centro carcelario, y si la condena debe ser cumplida en el mismo lugar donde permanece recluido desde junio pasado que fue capturado

El expediente contra Castaño aterrizó en la Corte Suprema por cuenta de una compulsa de copias que hizo la Fiscalía en marzo pasado, días antes de las elecciones legislativas. En ese momento, el ente investigador capturó e imputó a 10 personas señaladas de integrar la red de corrupción a servicio del senador caldense.

Según interceptaciones telefónicas, información contractual y otras pruebas, la supuesta organización criminal se hizo a más de $43.000 millones de dinero público entre contratos de “Sacúdete”, una estrategia del gobierno Duque, de licores y de reparación de vías en departamentos como Caldas y Chocó.

Aunque las investigaciones contra Castaño iniciaron en el primer semestre del año, la Fiscalía sigue adelantando judicializaciones contra funcionarios públicos inmersos en esa red. Por ejemplo, hace un par de semanas, las autoridades también realizaron otro operativo en el que fueron capturados más de cinco alcaldes.

Se trata de los mandatarios de Suárez (Cauca), Ronal Villegas, La Merced (Caldas), Jhonattan Vásquez, Aguadas (Caldas), Diego Fernando González, Villamaría (Caldas), Andrés Felipe Aristizábal, Medardo Ortega, Armero-Guayabal (Tolima), Víctor Hugo Franco Muñoz, Piedamó (Cauca) y Alcalá (Valle) Gloria Stella Raigoza.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.