El ICBF es una de las corporaciones de Colombia más afectadas por la despiadada toma que han venido realizando las mafias de la corrupción en todas las instituciones oficiales del país.

Expertos aseguran que allí no se mueve un lápiz sin el consentimiento de esos capos que se llevan para sus bolsillos la mayor parte de los presupuestos de cada uno del los programas en favor de la niñez.

Esas mafias, compuestas por senadores, caciques políticos, contratistas, operadores de servicios, narco-comerciantes, empleados públicos, etc., han llevado a esta institución a los más precario del servicio público. Y el presidente Gustavo Petro lo sabe muy bien.

En su sabio entender nombró a Concepción Baracaldo, una curtida funcionaria de la política tradicional corrupta que ha venido manejando el país, para que comience a desmontar los nidos de ratas enclaustrados en cada una de las instancias de esa institución.

Baracaldo quien fue secretaria de Planeación de Chía y Tocancipá, en donde ha sido fuertemente criticada y cuestionada desde varios sectores del país por la entrega desmedida de licencias de construcción, incluso en zonas ambientales.

Al presidente Petro no le importó las innumerables críticas que hacen referencia a que Baracaldo no tiene experiencia en el campo de la infancia, pues su trayectoria profesional se ha desempeñado en en el campo de ordenamiento territorial, finanzas y planeación en entidades públicas y privadas.

Para el presidente de la República lo más importante es la misión que le encargó a la nueva directora del ICBF, la zipaquireña Concepción Baracaldo: «Quitar la corrupción en primerísimo lugar…, quitar la visión carcelaria…».

Estaremos atentos a los movimientos de Baracaldo, pues, además de no contar con experiencia en el intrincado campo del desarrollo de programas y proyectos para la infancia y la adolescencia, en donde se manejan materias muy especializadas de la educación, la psicología, la filosofía, el derecho y otras ciencias humanas, esta señora tampoco cuenta con la experiencia necesaria para la misión encargada.

¿Qué sabe Concepción Baracaldo de programas anticorrupción? En su hoja de vida no aparecen señales de haber participado en retos de tal naturaleza.

Esperamos que tenga el carácter y la inteligencia suficiente para rodearse de personal experimentado en esta materia para comenzar a fumigar una de la instituciones más podridas del gobierno nacional.

Primera bandera roja

Sin embargo en su posesión como directora del ICBF, la prensa no dejó pasar el hecho de que en primera fila entre sus mentores estuviera su exjefe el exalcalde de Chía, Fernando Sánchez, viejo politiquero del partido de la U y de Cambio Radical.

Fernando Sánchez, exalcalde de Chía.

¿Qué tanto le debe Concepción Baracaldo a su exjefe Fernando Sánchez? No sabemos, pero su presencia en ese acto es una bandera roja, de la cual estaremos muy pendientes.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.