Publicidad

Un nuevo hecho que ratifica el grado de corrupción que puede alcanzar un servidor público, con el único propósito de seguir esquilmando y usufructuando las arcas del Estado, a costa de lo que sea, fue denunciado esta semana por el columnista Alfredo Molano Jimeno, quien aseguró en el programa 6AM Hoy por Hoy de Caracol Radio, que -al parecer- se habría pagado una millonaria suma de dinero para desaparecer el audio que salpica al senador Eduardo Pulgar, para frenar el proceso que se sigue en su contra del congresista por presunto soborno a un juez para favorecer a su amigo el excónsul honorario Luis Fernando Acosta Osio. 

“La denuncia sobre los comportamientos del senador Eduardo Pulgar desde hace unos meses en que se conoció la columna de Daniel Coronell, ayer me cuentan que el proceso que tiene citación a finales de este mes está trancado porque no aparece el audio, y no aparece el audio porque la persona que lo suministró -al parecer- ya ha salido del país, por cuenta de que le pagaron gruesas sumas de dinero para desaparecer y también el audio”, explicó Molano Jimeno. 

Los delitos por los que la Corte Suprema de Justicia investiga a Pulgar son cohecho, tráfico de influencias y delitos contra la participación democrática. 

Como se recordará el pasado mes de agosto la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia abrió una investigación formal y llamó a indagatoria al senador Pulgar Daza por los delitos de cohecho, tráfico de influencias y delitos contra la participación democrática.   

La investigación se inició por una posible oferta ilegal que hizo a un juez, hecho denunciado por el periodista Daniel Coronell en el portal Los Danieles. 

Publicidad

En julio, Coronell denunció en esa columna que Pulgar supuestamente le ofreció al entonces juez de Usiacurí, Atlántico, Andrés Rodríguez conseguirle un soborno a cambio de que tomara decisiones judiciales a favor de unos patrocinadores suyos.

Según dijo Coronell el senador del partido de ‘la U’ “fue a hacer la vuelta para favorecer a su amigo Luis Fernando Acosta Osío, quien aparentemente con cuestionadas maniobras, en el marco de una disputa familiar, logró el control de la Universidad Metropolitana de Barranquilla y pretende quedarse también con la Fundación Acosta Bendek y el Hospital Universitario Metropolitano”. Acosta Osío fue cónsul honorario de  Polonia en Colombia.  

La disputa familiar por la herencia del desaparecido Gabriel Acosta Bendek llegó a los estrados judiciales. 

La indagación previa sobre el presunto soborno de Pulgar al Juez, estuvo a cargo del magistrado Marco Antonio Rueda Soto quien ha estado en Barranquilla, en donde recogió elementos de prueba que motivaron la decisión con la cual le abrió el proceso formal.  

“El exjuez promiscuo municipal de Usiacurí Andrés Rodríguez Cáez rindió testimonio ante la Corte y, por solicitud de la Sala Especial de Instrucción, ya se encuentra acogido por el Programa de Protección para Víctimas y Testigos de la Fiscalía General de la Nación”, dijo el alto tribunal.  

A la presunta pérdida de los audios que involucran a Pulgar y que eran la prueba reina del ilícito, se sumó la salida del país por razones de seguridad, del ex juez Rodríguez. 

Andrés Rodríguez fue citado para el viernes 18 de septiembre a declarar ante el magistrado Marco Antonio Rueda, de la Corte Suprema, pero le comunicó a la Secretaría General de la Corte que no se presentaría porque había tenido que salir del país precisamente por temor a hechos que pudieran afectar la seguridad no solo de él, sino de su familia. 

Ese mismo temor lo había comunicado el juez ante la Corte Suprema de Justicia días antes de la audiencia. 

“Siento temor por mi integridad personal, por mi vida, por la vida de mis familiares cercanos. Yo acá en Barranquilla resido solo, no soy de acá, soy de Neiva y le pido encarecidamente a la Corte, por el conducto regular que se debe hacer, que se me brinde total protección”, había dicho. 

Hasta ahora el proceso avanza en la Corte, pero sin los audios que involucran a Pulgar y la salida del país de quien fuera víctima del delito, bien podría el senador de la U nuevamente salirse con la suya, y hacerle otra vez el quite a la justicia y permanecer otros 20 años incólume y sin asomo de vergüenza, en el escenario político del país. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.