¿Sacyr también parará la construcción del nuevo puente Pumarejo?

Todo indica, de acuerdo al modus operandi de Sacyr, que las obras se paralizarán dentro de poco.

0
5070
El presidente Juan Manuel Santos inspeccionando las obras del nuevo puente Pumarejo.

Por:  Jan Slodvak

 Aclaremos, para los que no conocen la sigla SACYR, que es el acrónimo de la empresa española de ingeniería Sociedad Anónima de Caminos y Regadíos, creada en 1988, con sede –tiene varias- en la Avenida de Manoteras 26-6ª 28050 en Madrid, cuyo Presidente es Manuel Manrique Cecilia con una cifra de negocios en Euros en el 2016 de 2860 millones con un porcentaje internacional, entre los que se incluye Colombia, del 52% del negocio.

Uno de los episodios contractuales más conocidos de esta empresa sucedió el 4 de febrero del 2014 cuando decidieron suspender las obras de construcción del segundo Canal de Panamá. Según la Agencia periodística española Efe, el administrador del canal, Jorge Quijano “confirmó la ruptura de las negociaciones con el encabezado por la española Sacyr. El consorcio GUPC (Grupo Unidos por el Canal) en estos momentos suspendió los trabajos. Ellos nos pusieron una amenaza encima de la mesa y hoy (miércoles) la ejecutaron”. Parte de los métodos que usa esta empresa en sus desarrollos contractuales.

Lo que exigía la empresa española Sacyr a través del GUPC era que le reconocieran sobrecostos por $1600 millones de dólares. En el proceso estuvo involucrado el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli y a la larga, llegaron a un acuerdo que permitió la reanudación de las obras, no sin antes provocar traumatismos en las obras con un fuerte escándalo mediático internacional.

Obras incumplidas de Sacyr en Colombia

Publicidad

El 25 de mayo del 2017 el diario La Republica publicó una desalentadora noticia sobre las construcciones en donde se encuentra involucrada la empresa de ingeniería española Sacyr. Jhon Guzmán, periodista, sostiene en su escrito que se encuentran presentes en 7 grandes obras  con “problemas en cuatro, esto quiere decir 57,1% del total. Aunque hay que aclarar que algunas de ellas no es culpa de la compañía”.

Sacyr estuvo en el  consorcio Commsa, que tuvo a su cargo la fallida troncal del Magdalena Medio o proyecto Tobiagrande-Puerto Salgar (hoy Ruta del Sol), quedando inconclusa por incumplimiento del contrato, con los consecuentes procesos judiciales con el Estado.

Veamos dos de los proyectos de esta empresa que tienen relación con la conectividad de la región Caribe colombiana. Uno muy importante es el corredor vial otorgado a la Concesionaria Vial Montes de María SAS, unidad colombiana de la constructora española Sacyr Concesiones en donde, dice el contrato harían la financiación, realización de los estudios y diseños definitivos, la gestión social, gestión ambiental, gestión predial, así como, la construcción, mejoramiento y la operación y mantenimiento del corredor vial comprendido entre el corregimiento de Puerta de Hierro- Palmar de Varela y Carreto – Cruz del Viso.

Una obra fundamental que acorta la distancia entre Barranquilla y Sincelejo (Medellín, Montería) en más de una hora. El contrato fue firmado por el Consorcio Vial Montes de María con sede ubicada en la Transversal 23, 94-33 of. 401 en Bogotá en el SECOP bajo los números VJ-VE-IP-016-2013 y VJ-VE-IP-LP-O16-2013 como una APP, asociación público privada dentro del grupo y segmentos de terrenos, edificios, estudios y vías. Allí se seleccionó la oferta más favorable a los propósitos de la licitación, o se la de Sacyr que resultó, a la postre, la más económica. Aunque este coste fue falso, tal como se verá más adelante. El costo total de esta concesión fue de $ 339,673,981,112 con rango de acción en tres departamentos. Atlántico, en el municipio de Palmar de Varela –donde termina los dos carriles de la Ruta del Sol-, en Bolívar, comprendiendo los municipios de Calamar, San Juan Nepomuceno, San Jacinto y el Carmen de Bolívar; y en Sucre, en el municipio de Ovejas.

El otro contrato tenía como objeto la adjudicación de un “Contrato de Concesión bajo el esquema de APP, para que el Concesionario realice a su cuenta y riesgo la elaboración de los estudios y los diseños definitivos, la financiación, el tramite y obtención de las Licencias Ambientales y demás permisos necesarios, la gestión y adquisición de los Predios, la gestión social, la construcción de la variante de Carmen de Bolívar, el mejoramiento de la vía existente Puerta de Hierro – Palmar de Varela y Carreto – Cruz del Viso en 195 km y la operación y el mantenimiento de todo el Corredor Vial, de acuerdo con el Apéndice Técnico de la Minuta del Contrato”.

El costo del negocio fue de $1,240,827,996,256.00. De hecho la Sociedad concesionaria vial Montes de María es la que tras la respectiva entrega de la vía, cobra peajes y presta servicios generales, entregando dotación a la policía de carreteras, ambulancias y grúas. El peaje Calamar, a manera de ejemplo, construido mucho antes de la concesión, muestra el desaliño general de la infraestructura sin ningún sustancial cambio pese a la llegada de la empresa española con todo su peso y experticia. El representante legal del Consorcio era en ese momento Leopoldo José Pellón Revuelta con cédula de extranjería No. 279413.

Es hecho público conocido las condiciones de inestabilidad del terreno en sectores cercanos a San Jacinto y El Carmen de Bolívar lo que ha producido deslizamientos, la producción de “bateas”, hundimientos con el paso restringido de la vía. El diario El Universal de Cartagena, en reportaje firmado por Lila Leyva indica el 14 de septiembre de 2010 de deslizamientos y trancones en la Troncal de Occidente los cuales fueron removidos por la firma Autopistas de la Sabana, en el sector Las Papayas, cercano al municipio de El Carmen de Bolívar. La vía desapareció en una parte producto del hundimiento y la otra quedó suspendida sin muros de contención. Importante lo que dice la empresa Autopistas de la Sabana en comunicado entregado a los medios de comunicación en el 2010: “La problemática que se presentó con el cierre de la vía durante cinco horas es algo que se va a seguir presentando cada vez que llueva por los trabajos que estos se realizan. De igual forma, indicó que los deslizamientos se logran controlar, pero asegura que las fallas geológicas nunca se podrán evitar”.

Sin embargo, la empresa española Sacyr al presentar su propuesta concesionaria aprobada no hizo los estudios geológicos de factibilidad ni colocó en el contrato los costos que se derivaban de la situación inestable del terreno en una maniobra de engaño con costos menores a los reales, resuelto con la adjudicación a su favor, tratando después de resolverlo con un argumento jurídico posterior. En otras palabras: contrato de concesión en mano pide la respectiva liquidación aumentando el precio del negocio.

El diario El Tiempo, el 22 de mayo del 2017 presenta la siguiente información sobre la suspensión de obras –cuales?- de la Concesionaria: “La Concesionaria Vial Montes de María, controlada totalmente por la constructora española Sacyr, suspendió las actividades para la reforma y ampliación de la autopista Corredor 5, conocida en Colombia como la vía de cuarta generación (4G) Puerta de Hierro-Palmar de Varela y Carreto- Cruz del Viso, en los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico. De acuerdo con información del diario El País, de España, la decisión se tomó al haberse encontrado unos problemas de firme (terreno) que hacen inviable la obra al precio con el que  ganó la licitación en julio del 2015. Ahora, según la información, la empresa española negocia una solución con la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) para poder reanudar las obras. El problema consiste en la aparición de 30 kilómetros de terrenos de arcillas expansivas que aumentan su volumen cuando se las humedece, haciendo inviable la construcción de una base firme sobre ellas, salvo que se les aplique un tratamiento especial. Debido a ese imprevisto, que no estaba en los pliegos, la constructora española pidió a la ANI la modificación del presupuesto inicial de 275 millones de dólares, que incluía la obra y la explotación de la vía durante los próximos 25 años. En caso de no alcanzar un acuerdo, se solicitaría la intervención del arbitraje internacional, ya que por el momento, a través de la figura del ‘amigable componedor’ elegida por las partes de común acuerdo, se falló en contra de Sacyr, decisión que es de obligatorio cumplimiento. Sin embargo, según la ANI, la Concesionaria Vial Montes de María formuló una demanda ante el Tribunal de Arbitramento, en la cual pretende la declaratoria de nulidad de la decisión del amigable componedor”.

Hasta allí la información del diario El Tiempo.

La Agencia Nacional de Infraestructura ripostó el 22 de mayo del 2017 señalando que iniciaría la caducidad del contrato con Sacyr para las obras viales en los Montes de María. A la larga nada pasó. Nada extraño en los métodos usados por esta empresa española en sus contratos. En la página web de la ANI anunciaron: “La Agencia Nacional de Infraestructura anunció que la próxima semana iniciará el proceso de caducidad del contrato del Corredor vial Puerta de Hierro – Palmar de Varela y Carreto – Cruz del Viso, que actualmente tiene con la Concesionaria Vial Montes de María S.A.S. (propiedad de la firma española Sacyr), por incumplimiento de obras. Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, aseguró que Sacyr ha tenido todas las garantías para el desarrollo del contrato y que incluso los árbitros y el Amigable Componedor (encargado de dirimir las diferencias técnicas entre las partes), le han dado la razón al Estado en esto. “Aquí lo que tenemos es un atraso en el inicio de las obras de más de nueve meses, ellos lo que están alegando es que hay cambios en los terrenos arcillosos por donde pasan las vías y que esto terminará afectando el valor real de la obra; algo que no es cierto y que pese a que hemos estado en toda la voluntad de negociar, no ha sido posible llegar a un acuerdo”, dijo Andrade. La disputa entre Sacyr y el Gobierno Nacional surgió luego de que estudios técnicos arrojaran, según los españoles, que las arcillas propias de este sector se expanden más de lo previsto cuando reciben agua, lo que deriva en mayores precios de la obra y genera un desequilibrio financiero; posición con la cual la ANI no está de acuerdo ya que dicho comportamiento del subsuelo es un riesgo que asumió el contratista. “Ellos en este momento están haciendo el mantenimiento rutinario de la vía y están atendiendo el servicio de emergencias, pero las obras que deberían haberse dado hace nueve meses no han podido empezar por cuenta de esta controversia, ya estamos analizando la situación y la próxima semana iniciaremos el proceso de caducidad”, dijo Luis Fernando Andrade. La concesión adjudicada a Sacyr corresponde a una vía que tiene un trazado de 202 kilómetros que pasará por 14 municipios de los departamentos de Sucre, Bolívar y Atlántico, fue adjudicada como la primera obra de la segunda ola de las vías de cuarta generación (4G). La ANI ha impuesto sanciones por más de 11 mil millones de pesos a Sacyr por incumplimiento”.

Hasta aquí la información reseñada.

A las cual sería menester rectificar que los servicios que presta la concesionaria no corresponde precisamente a lo que se esperaría de una empresa de ingeniería de esa magnitud. Simples reparcheos y corte de pasto en la zona cercana a la vía. En este momento, cobran los respectivos peajes sin adelantar ninguna de las obras para los cuales se adelantó la APP de concesión vial: una moderna vía con dos carriles y todas las especificaciones técnicas de los proyectos 4G. En síntesis, 15 meses de absoluto retraso de lo pactado.

El cuento del nuevo puente Pumarejo

En una ciudad como Barranquilla, acostumbrada a pedirle al gobierno central las obras que requiere para su desarrollo con paros cívicos, frentes empresariales y políticos, simposios, foros, llamados de urgencia y delegación de notables a Bogotá para largas sesiones de lobby ante los jerarcas centralistas, fue una autentica sorpresa que de pronto, por ensalmo mágico, se pensará en la construcción de un puente moderno con las correctas especificaciones técnicas, para cruzar el Magdalena. Y de paso colocarle, esta vez sí de manera oficial, el nombre de Alberto Pumarejo, que a juzgar por las connotaciones de la magna presencia de su nombre en varias obras en Barranquilla muchos años después de su muerte, es la hora en que en Barranquilla no ha aparecido otro prohombre mítico igual. Como el lema de cerveza Aguilar: “Sin igual y siempre igual”.

El 2 de marzo del 2017 la periodista Alexandra de la Hoz, del diario El Heraldo, indicó que “Para el desarrollo de este proyecto el Gobierno Nacional ha destinado un presupuesto de $614.935 millones y la interventoría tiene un valor de $34.571 millones. El vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras y el alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, realizaron la tarde de este jueves la inspección a las obras del Puente Pumarejo. En su visita, Char expresó que se trata de una “megaobra” que transformará la infraestructura vial del Caribe. “El nuevo puente Pumarejo será la nueva entrada al Caribe. Inspeccionamos avances de obra con @German_Vargas y funcionarios de @InviasOficial”, dijo Char a través de su cuenta de Twitter.
Posteriormente indicó “porque tendremos el mejor puente de Latinoamérica, una mega obra que transformará la infraestructura vial del Caribe colombiano”.

Exagerado como siempre el Alcalde Char con los asuntos de la ciudad, pues no es el mejor puente de Latinoamérica: ni el más alto, ni el más largo. El 30 de junio del 2017 el director del Instituto Nacional de Vías, INVIAS, Carlos García asegura que el puente tiene un avance físico del 37% luego de más de dos años de obras.

Recapitulemos quienes se encuentran detrás de la construcción del nuevo puente.  Se trata del Consorcio SES Río Magdalena, integrado por Sacyr Chile, Esgamo Constructores y Sacyr Construcción Colombia, a quienes le adjudicaron la obra en abril de 2015. Los trabajos comenzaron en mayo de ese año y el plazo del contrato fue de 36 meses.

En todos los procesos de la gestión de Germán Vargas Lleras, a la sazón Vicepresidente (controlando varios Ministerios) en torno al puente manifestó que este se encontraba en sus correctos cronogramas y contaba con la debida financiación para la buena marcha de las obras. Sin embargo, Caracol Radio anunció el 26 de agosto del 2017 el primer indicio que las cosas no iban por buen camino. Dice: “Un atraso hasta de tres meses tendrían los trabajos del nuevo puente Pumarejo que se levanta sobre el río Magdalena, según la Cámara Colombiana de la Infraestructura, por lo que han solicitado ver el plan de contingencia que permitiría que las obras se pongan al día. “Esperamos que el contratista se ponga al día para que en junio del 2018 logre entregarse la obra”, expresó Carlos Rosado, director seccional del gremio. Rosado indicó que un atraso de tres meses puede equivaler hasta 50.000 millones de pesos en facturación que no se han ejecutado hasta el momento en un proyecto como éste contratado por $600 mil millones”.

Otra vez la empresa española Sacyr en proceso de incumplimiento de una de sus obras. Allí es donde entra, el 22 de noviembre del 2017 el Ministro de Transporte Germán Cardona con un informe que reproduce el diario El Espectador: “Obras del nuevo puente Pumarejo están atrasadas: Mintransporte.  El ministro de Transporte, Germán Cardona, manifestó su preocupación por el lento avance de las obras del nuevo puente sobre el río Magdalena. Cardona indicó a los periodistas que lo abordaron en el Foro sobre Integración y Competitividad, organizado por el Centro Empresarial del Atlántico, que las obras están atrasadas y podría ser que no se concluyan antes del término del gobierno de Juan Manuel Santos. “Seguramente el puente estará en operación para finales del próximo año. No tengo porcentajes de avance, pero lo que sí les puedo afirmar es que está atrasado”, afirmó Cardona a los medios locales.  Por ello, en una reunión con la firma contratista Sacyr, el ministro solicitó acelerar el proyecto en la mayor medida posible, puesto que las obras han tenido los recursos garantizados desde que se iniciaron. “Los contratistas han dicho que van a trabajar decididamente, les puedo garantizar que a ese proyecto no le faltan recursos”, precisó Cardona”.

Peligroso panorama, tal como se ve lentamente venir en el horizonte. Con el agravante planteado con suma claridad por el Ministro que el puente se encuentra absolutamente financiado. Allí es donde aparece una sorpresiva noticia contradictoria a las afirmaciones del señor Ministro por parte de Vargas Lleras, ex Vicepresidente durante varios años, en reciente foro en Barranquilla presentando los planes de infraestructura en caso de quedar elegido presidente. Dijo que este gobierno “debe conseguir 150 mil millones de pesos que faltan para continuar las obras del Puente Pumarejo, para que pueda ser inaugurado en julio del próximo año”.

En otras palabras, los costos aumentaron y de no resolverse a tiempo esta contingencia –como parece que inevitablemente sucederá- las obras no solo se atrasarían sino que es posible que se paralicen. Si esta historia de Sacyr, dicha en boca del candidato presidencial, les parece conocida, no se alarmen. Así que prepárense. O sueltan los $150.000 millones de más o los españoles paralizan la obra llevándola con cualquier tipo de argumentación jurídica, a un tribunal.

De raro, dados los antecedentes de Sacyr, nada. Se encuentra en el presupuesto de sus posibilidades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.