Publicidad

Desde la semana pasada circulan por redes sociales diversos videos en los que familiares de pacientes de edades avanzadas que ingresaron por distintas patologías para ser atendidas en la Clínica General del Norte en Barranquilla, denuncian que fueron diagnosticados como portadores del Covid-19 a los pocos días de haber ingresado.

En uno, un hombre afirma que su madre Edilia Gutiérrez de Olivo de 82 años, fue transferida desde Pivijay (Magdalena), a la Clínica General del Norte de Barranquilla el 10 de mayo por una obstrucción intestinal. Al día siguiente fue aislada, por ser paciente sospechosa de coronavirus. El 12 de mayo le tomaron muestras para establecer el posible contagio y según sus allegados desde entonces no pudieron ver más a la paciente por su condición de aislamiento. El 15 de mayo la anciana falleció producto de un infarto. Los resultados solo se conocieron después dicen los familiares, dando positivos para Covid-19. Aseguran que en la clínica no le trataron el virus y advierten que demandaron ante la Fiscalía el caso.

También se conoció lo ocurrido con otra mujer, Aurys Fontalvo, quien murió el 3 de mayo en la misma clínica. La señora fue remitida desde el hospital de Santo Tomás (Atlántico) el 18 de marzo a la General del Norte por una fractura de cadera.

Después de 46 días hospitalizada, falleció, según el parte médico, por Covid-19. Según sus familiares la mujer adquirió una neumonía nosocomial estando internada, lo cual al parecer complicó su estado de salud.

“El médico, Dr. Danetra, que la trasladó al cuarto piso, me trató de ignorante porque le dije que si mi mamá no tenía esa enfermedad se iba a contagiar”, manifestó la hija Auris Pérez Fontalvo.

Publicidad

Otro caso se supo por redes sociales, la queja de la familia de la indígena wayuu Luz Dely Pérez Zúñiga, quien ingresó a la misma institución por presentar un tumor en el mediastino, falleció y fue cremada porque la diagnosticada como paciente con Covid-19. La situación generó el rechazo de los familiares, quienes aseguraron que en ningún momento autorizaron su cremación, pues su patología no era precisamente la del Covid-19.

 

Otro hecho que generó suspicacia fue la muerte del primer habitante del municipio de Malambo (Atlántico), también en la General del Norte. Se trataba de un hombre de 45 años quien fue remitido desde Repelón a Barranquilla porque fue herido con arma blanca el día 4 de mayo. Estuvo recluido en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica y falleció el 8 de mayo por Covid-19. Presentó síntomas de dificultad respiratoria, se le practicaron las pruebas post mortem y el resultado arrojó que estaba contagiado.

Y la denuncia más reciente tiene que ver con la hecha a través de un video por la joven María Fernanda Figueroa, quien dice que su abuelo quien ingresó a la clínica por una infección urinaria, fue ingresado al área de respiración aguda de la Clínica, por ser un posible paciente con coronavirus, siendo que ella lo llevó por un problema de infección urinaria producto de problemas en la próstata.

Según explica la joven a su abuelo le realizaron un hemograma el cual le fue entregado y el médico le explicó que salió todo bien, así como una placa a sus pulmones los cuales estaban completamente limpios.

Al final los familiares decidieron sacar del centro asistencial al paciente.

En todos los casos la General del Norte ha dicho que se ciñe a los protocolos establecidos por el Ministerio de Salud desde que inició la emergencia por la pandemia y que ha dado el manejo requerido a los pacientes.

Sin embargo, lo que podría estar sucediendo al interior de la clínica de acuerdo a conocedores del sector consultados por Corrupción Al día y que son fuentes de entera credibilidad, es que hay un foco de contagio, concretamente en dos áreas del centro asistencial, lo cual, deja un manto de duda sobre la actuación de la Secretaría de Salud Distrital que aparentemente no ha entrado a hacer la respectiva inspección en el lugar.

“Eso es producto de la comunión entre las EPS aseguradoras, los prestadores de servicios y la  autoridad pública, y por eso las entidades de vigilancia del Departamento no toman decisiones frente a los prestadores para no afectarlos y no obligarlos al cierre”, dijo una fuente que pidió reserva de su nombre.

Usuarios de otras IPS también se quejan de los mismo:

Hasta ahora en Barranquilla ninguna IPS ha sido intervenida por la Secretaría de Salud, solo a nivel departamental se cerró IPS de urgencias de la EPS Salud Total en Soledad, al comprobarse un contagio con Covid-19 de 11 de sus profesionales de salud.

Cabe aclarar que la Clínica General del Norte es una de las IPS que mayor cantidad de pacientes atiende en la ciudad, pues no solo recibe a los afiliados del Magisterio nacional, también de la Nueva EPS y otras tantas EPS, teniendo en cuenta que su capacidad resolutiva es de las más reconocidas en la ciudad.

Sin embargo, el llamado que han hecho conocedores del sector es precisamente a que las autoridades distritales realicen la respectiva inspección al lugar pues por este altísimo flujo de pacientes perfectamente puede ser un foco de contagio, lo cual vendría a dar respuesta a la serie de denuncias que se han conocido a través de redes sociales.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.