Publicidad

Desacato a tutelas

La conducta de un mandatario debe ser ejemplar y siempre ajustada a la Ley, al respeto a las decisiones judiciales, por encima de cualquier criterio personal. Lo contrario, entre en la esfera del abuso de poder, el síntoma más generalizado de este mal endémico.

El desacato a las órdenes de tutelas es recurrente entre funcionarios del país, quienes hacen caso omiso a los fallos emitidos por jueces de la república, generando una conducta corrupta que lleva a la desatención de las determinaciones que se toman en estrados judiciales, en procura del amparo de derechos fundamentales de los ciudadanos. 

Carlos Mario Marín Correa, alcalde de Manizales

El primer caso tiene que ver con la orden de arresto que impartió el juzgado tercero civil de Manizalez que confirmó la orden de arresto de 72 horas para el alcalde Carlos Mario Marín Correa, por desacato a un fallo de tutela que pedía el reintegro laboral de un ciudadano a la administración municipal. 

El juzgado negó la petición de nulidad que había solicitado la administración de Manizales frente al auto, mediante el cual el juzgado primero de ejecución municipal había fallado un incidente de desacato de una acción de tutela, presentada por el ciudadano Marino Morales Giraldo y ordenó tres días de cárcel para el alcalde Manizales, Carlos Mario Marín Correa, y su secretario de servicios administrativos, Jhon Alexander Alzate Quiceno. 

En un comunicado, la Alcaldía advirtió que “acata tal fallo y que iniciaría la gestión para su reintegro, haciendo énfasis en que la Comisión Nacional del Servicio Civil está por encima de las decisiones de la administración municipal y, teniendo en cuenta que el señor Morales Giraldo perdió el concurso de méritos promovido por este órgano autónomo, durante el 2019″. 

Publicidad

En Pereira

Por otra parte, un juez penal de Pereira ordenó la detención de Sergio Trejos García, director del Instituto de Movilidad de esa ciudad, por el desacato a un fallo de tutela que le ordenaba dar respuesta a un derecho de petición que presentó un ciudadano. 

Sergio Trejos García, director del Instituto de Movilidad de Pereira.

El ingeniero Iván Cardona, presidente de la Veeduría de Movilidad de Pereira, explicó que este fallo se dio en respuesta a un derecho de petición que hizo un ciudadano al Instituto sobre la prescripción de un comparendo. 

“El Instituto de Movilidad de una manera abusiva quiere aplicar cinco años después de un mandamiento de pago para aplicar la prescripción de los comparendos y muchos fallos dicen que son 3 años, no cinco, por lo que se le hizo un derecho de petición a la entidad, el cual no fue respondido en su totalidad y por eso se acudió a la tutela para que diera respuesta”, explicó. 

El juez tras revisar la respuesta dada al derecho de petición, le pide que responda, pero envían la misma respuesta, a lo que el juez declara que el organismo de tránsito vulneró los derechos fundamentales del ciudadano. Frente a un tercer llamado del Juez, la entidad municipal vuelve a responder lo mismo, entonces el togado abre un incidente de desacato, que hoy originó la orden de detención de dos días a Trejos y la imposición de una multa de un salario mínimo mensual legal vigente. 

Según el presidente de la Veeduría, el Instituto de Movilidad viene haciendo caso omiso a cientos de tutelas que los jueces han fallado en favor de los ciudadanos y se les siguen vulnerando sus derechos. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.