Jan Slodvak

 

Coincidimos en forma total con el Ricardo Plata Cepeda, Presidente del Intergremial del Atlántico, en que la Triple A no puede caer en manos ignaras y remotas que dispongan a su albedrío de su accionariado, de su plana directiva y de sus ejecutorias. Y menos de una entidad tan cuestionada por su desorden y corrupción como la Sociedad de Activos Especiales.

Pero nos mostramos extrañados de la mala memoria del eminente líder gremial, pues parece olvidar –eso es natural cuando uno pretende pero no puede ejercitar la amnesia– el papel protagónico de los gremios del Atlántico, los mismos que él dirige, en la conformación y trayectoria de la empresa de servicios públicos Triple A de Barranquilla.

Constitución de la sociedad de acueducto, alcantarillado y aseo

El 17 de julio de 1991 se reunieron ante Antonio Naranjo, Notario Público Tercero de Barranquilla el entonces Alcalde Miguel Bolívar Acuña con cédula de ciudadanía No. 811.854, autorizado por el Acuerdo No. 23 de junio 6 de 1991; Felipe Tovar de Andreis con cédula de ciudadanía 8.668.158, representante legal de la Cámara de Comercio de Barranquilla; Efraín Cepeda Sarabia con cédula de ciudadanía 7.455.054, representante legal del Comité Intergremial del Atlántico; Manuel María Marquez con cédula de ciudadanía 8.676.126 actuando como agente oficioso de la Fundación ANDI; Fernando Cepeda Sarabia con cédula de ciudadanía 8.678.234 en su condición de representante de la Asociación de Ganaderos del Atlántico; Nancy Gómez Martínez, con cédula de ciudadania 32.464.828 en calidad de representante legal de FENALCO, Martin Vasquez Lébolo con cédula de ciudadanía 17.036.250 como agente oficioso de ASOBANCARIA; Alfredo Acosta con cédula de ciudadanía 17.108.352 en su condición de apoderado especial de CAMACOL; Alvaro Cuello Blanchar con cédula de ciudadanía 10.088.411 actuando como agente oficioso de FEDEMETAL, Hilda Esmeral Hurtado con cédula de ciudadanía 8.712.555 en su condición de apoderada especial de Asociación de Industriales y Comerciantes de la Zona Franca de Barranquilla AINCOZONA; Tirso Beltrán Ariza con cédula de ciudadanía 837.927 en su condición de representante legal de ACOPI y Sonia Dumar Haib con cédula de ciudadanía 30.560.739 en su condición de representante legal de la Lonja de Propiedad Raíz de Barranquilla, se comprometieron a crear una sociedad de economía mixta llamada Sociedad de Acueducto, Alcantarillado y Aseo de Barranquilla SA, usando la sigla AAA (Triple A vendría posteriormente) con una duración de 50 años y cuyo objeto principal es la prestación de servicios públicos de acueducto, alcantarillado y aseo de Barranquilla.

En otras palabras, el Comité Intergremial del Atlántico fue fundador de la empresa Triple A y como tal tenía expresas responsabilidades en el control, seguimiento y administración de esta entidad.

Primera repartición accionaria del Intergremial en la Triple A

En esa primera repartición accionaria fundacional de Triple A, se repartió el ponqué de la siguiente forma:

  • Municipio de Barranquilla: 8.500 acciones que equivalen a $85 millones de pesos.
  • Cámara de Comercio de Barranquilla: 500 acciones que equivalen a $5 millones de pesos.
  • Comité Intergremial del Atlántico: 500 acciones que equivalen a $5 millones de pesos
  • ANDI, Asociación de ganaderos del Atlántico y zona norte, FENALCO, ASOBANCARIA, CAMACOL, FEDEMETAL, Asociación de industriales y comerciantes de la Zona Franca, ACOPI y Lonja de propiedad raíz de Barranquilla con 100 acciones cada una con el equivalente de un millón de pesos.

Así mismo se determinó que la acciones tendrían dos características: las clase A para los accionistas del sector público y las clase B para el sector privado. Precisamente la desnaturalización de la capacidad accionaria del sector público se inicia cuando posteriormente, y en esto se quedó convenientemente callado el Comité Intergremial del Atlántico, se emiten unas ilegales acciones clase C, tronera por donde el sector privado se “tomó” la empresa hasta llegar al actual 85%.

En el articulo 23 de la Constición de la Tripe A en 1991 relacionada con el número 1667 de la Notaria Tercera señala los derechos sustanciales de los accionistas tales como participar en las deliberaciones de la Asamblea General y el de recibir una parte de los beneficios sociales, entre ellos el de recibir su cuota parte de los activos sociales. Sin embargo, según reveló una fuente que pidió reserva de su nombre, esto no ocurre así pues solo pagan se desprende del presupuesto en el rubro Otros determinada cantidad a la Cámara de Comercio de Barranquilla.

Dignatarios iniciales de la Triple A

El articulo 79 del estatuto fundacional de la Triple A señaló en 1991 a su primera Junta Directiva quedando por los accionistas clase A (Sector Público):

  • Alcalde de Barranquilla, Representante del Concejo, Representante del Presidente de la Republica con sus respectivos suplentes

Por los accionista clase B (Sector Privado):

  • Hernando Celedón Manotas con la suplencia de Antonio Celia Martinez-Aparicio
  • Francisco Amador Pombo con la suplencia de Alfredo Acosta García
  • Rafael Vergara Benedetti con la suplencia de Emiliano Pinto

Los otros accionistas del sector privado en 1996

El 29 de marzo de 1996; año nefasto para los intereses de Barranquilla pues fue, meses después, cuando el alcalde George decide, ilegalmente, ceder la participación accionaria del distrito en casi la mitad quedando los socios privados con un 50%, se emite el Acta 10 correspondiente a la reunión ordinaria de la Junta Directiva de la Triple A reunida el 7 de marzo de 1996 en el salón de eventos del Acueducto de Barranquilla. Allí aparecen los socios de la empresa con sus correspondientes acciones:

  • Distrito de Barranquilla con 9.680.818 tipo clase A representadas por Edgar George, Alcalde, equivalentes al 100% de las acciones y al 88.20% del capital social.
  • Fundación Monómeros Colombo Venezolanos con 140.164 acciones tipo clase B equivalentes al 10.82% de su clase B
  • Equipos Universal con 42.623 acciones clase B equivalentes al 3.29%
  • Fondo de empleados de Intercor con 78.356 equivalentes al 6.5%
  • Promigas SA con 144.124 acciones equivalentes al 11.13%
  • Cementos Caribe con 68.514 acciones equivalentes al 5.29%
  • Cofinorte con 23.887 equivalentes al 1.84%
  • Fundación Mario Santo Domingo con 124.097 acciones equivalentes al 9.58%
  • Cervecería Aguila con 10.060 acciones equivalentes al 0.81 %
  • Terpel del Norte con 19.711 acciones equivalentes al 1.52%
  • Gracetales con 12.332 equivalentes al 0.95%
  • Industrias Cannon de Colombia con 10.974 acciones equivalentes al 085%
  • Granabastos con 1.200 acciones equivalentes al 0.097%
  • Cámara de Comercio de Barranquilla con 5000 acciones equivalentes al 0.40%
  • Empaques Industriales Colombianos con 6.930 acciones equivalentes al 0.51%
  • Camacol con 1000 acciones equivalentes al 0.08%
  • Agropecuaria Camagüey con 5000 acciones equivalentes al 0.39 %
  • Gases del Caribe con 27.822 acciones equivalentes al 2.14%
  • Carulla y Coa, con 6.176 acciones equivalentes al 0.48%
  • Agregados y Concretos con 13.700 acciones equivalentes al 1.06%
  • Dupont de Colombia, con 12.295 acciones equivalentes al 0.95%
  • Hotel El Prado con 6.355 acciones equivalentes al 0.51%
  • Acopi con 1000 acciones equivalentes al 0.51%
  • Suramericana de Seguros con 12.011 acciones equivalentes al 0.97%
  • Asobancaria on 100 acciones equivalentes al 0.08%
  • Omega Alpha con 2.657 acciones equivalentes al 0.21%

Para no hacer más dispendioso el recuento, allí también se encuentran como accionistas clase B las siguientes entidades y personas: Inversiones del Dago, Lineas Agromar, Distribuidora de Cementos, Cynamid de Colombia, El Heraldo, Quimica Internacional, Coolechera, Procecon, Laboratorios Rhymco, Andi, Aceites del Caribe, Tramitamos Ltda, Claudia Gutierrez, Vivian de la Rosa, Hernando de la Espriella, Cesar Molinares, Isidoro Tejada, Alexis Rivera, Mónica Santander, Edgardo Gutiérrez, Fernando Bolívar, Oscar Palacio, Ramón Hemer Redondo –si, el mismo de la gerencia de la Triple A-, Oscar Iglesias, Javier Navarro, Yolanda Puello, Iracema Barrios, Jorge Páez, Gilberto Cadena, Juan Esteban Vásquez y Manuel Ramírez.

Con todos estos pergaminos del sector privado en importantes empresas de la época, entidades gremiales y personas no se entiende como el Comité Intergremial del Atlántico, socio mismo constitucional de la Triple A y por tanto, muy cercanos a las decisiones administrativas de esa empresa, nada haya dicho cuando de una forma abiertamente oscura, ilegal, les sustraen en sus narices las acciones al Distrito de Barranquilla para feriarlas en maniobras “offshore” a empresa de papel que a su vez las negociaron con la empresa española Canal Extensia de Canal Isabel II, pertenecientes a la Comunidad de Madrid.

Les parecieron normales y beneficiosas estas maniobras a los socios del Comité Intergremial del Atlántico para su mutismo y ceguera? Eso solo lo pueden responder ellos mismos pues solo nos limitamos a señalar la amnesia del doctor Plata, presidente de esa entidad, cuando olvida el papel protagónico jugado por esa institución que representa, en el proceso de formación y venta de la Triple A en una evidente posición de doble moral.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.