Por: Jan Slodvak

 

La empresa española de ingeniería Sociedad Anónima Caminos y Regadios (SACYR) se fundó en Madrid en 1986, ciudad en donde tiene su sede en el emblemático Paseo de la Castellana. Además de su presencia en obras en 36 países, se le recuerda por la amplia resonancia internacional a raíz de las exigencias jurídicas y económicas al gobierno panameño durante la construcción del nuevo Canal en hechos que, según analistas, tenían todas las características de una extorsión, al solicitar más de mil millones de dólares adicionales bajo la amenaza de suspensión de obras, hecho que efectivamente se dio.

Cuando se otorgó el contrato de construcción del nuevo puente sobre el río Magdalena aparecieron las voces de alerta sobre SACYR. Sobre todo en la prensa nacional; léase bogotana, ya que la barranquillera suele desentenderse de estos espinosos asuntos para esperar qué aprovecha (como dicen en las calles curramberas) del bololó. Al parecer los padrinos de esta empresa española en Colombia eran muy poderosos, pues pese a las advertencias generales, empezaron con bombos y platillos las obras, bajo el supuesto contractual que se inauguraban en mayo del 2018 tras 36 meses de obra. Nada de eso sucedió en la realidad.

A manera de contexto, estas empresas españolas llegaron a Colombia al finalizar la primera década del nuevo milenio ante la crisis económica mundial, con fuerte foco en ese país donde se le llamó Depresión Económica Española, golpeando fuertemente todos los sectores con los consecuentes reajustes, despidos laborales y la búsqueda de nuevos mercados de expansión, preferiblemente en países con instituciones judiciales débiles y con altos índices de corrupción. Así llegaron a Colombia, para citar algunos casos conocidos, Canal Isabel II con Canal Extensia a Inassa y Triple A; Unión Fenosa a Electricaribe, entidades financieras y al sector de la construcción, empresas promotoras de proyectos inmobiliarios (vivienda y comercio) y otras a la infraestructura, tal fue el caso de SACYR.

En total, la empresa española se encuentra en Colombia en 10 obras, de las cuales el último es un escándalo con todos los visos increíbles para una empresa seria de ingeniería

En Colombia SACYR ha tenido una actuación empresarial mala, con inexplicables fallas por problemas de calidad, retrasos e incumplimientos. En Corrupción al Día analizamos los problemas de varias de estas obras:

  1. La “autopista” 4G Palmar de Varela- Cruz del Viso en la cual sacó SACYR, depues de firmar, se ha negado a emprender las obras aduciendo relucir fallas geológicas –y es verdad parcial– en un tramo de la vía. Es la hora, noviembre de 2018 en que no se ha adelantado ningún tramo nuevo de construcción. Convirtieron el contrato de construcción en uno de concesión de mantenimiento de la carretera.
  2. Carmen de Bolívar- Valledupar es una vía transversal que se encuentra en total abandono, con tramos escasamente construidos, con problemas de corrupción en la adjudicación del puente sobre el Magdalena entre Plato-Zambrano en el cual se encuentra involucrado Roberto Pietro, director de la segunda campaña presidencial de Juan Manuel Santos
  3. Incumplimiento en el consorcio COMMSA, en la Troncal del Magdalena medio.

En total, la empresa española se encuentra en Colombia en 10 obras, de las cuales el último escándalo con todos los visos increíbles para una empresa seria de ingeniería, es el efecto acordeón en el puente Hisgaura, en Santander, cuya solución —si es que la tiene— es cosmética: nivelar la capa de rodamiento que tiene profundas bateas y construir un faldón que esconda pudorosamente el efecto acordeón en los tirantes sobre el concreto.

En dónde andaba la inteventoría mientras sucedían estos hechos es uno de los grandes misterios de la humanidad y solo ahora, con los hechos consumados, es que aparece con un informe técnico dentro de unas semanas en que dirá la última palabra sobre la transitabilidad y utilidad estructural del puente. Basta señalar que las acciones de SACYR en la bolsa de valores madrileñas cayeron un 7% ante el tamaño del desafío de una obra que seguramente no resistirá las pruebas de carga aunque ahora inventen que se trata de “asuntos menores” arreglables.

En el nuevo puente del Magdalena tampoco pintan bien los cálculos

Un verdadero enigma se ha constituido la construcción del nuevo puente sobre el Magdalena. Los retrasos dan buena cuenta de ello, pues de la fecha inicial se saltó a un año después —mayo del 2019— y de allí a otra incierta, posiblemente a finales o principios del 2020, siempre y cuando aparezcan, por arte de magia, los $150.000 (o más) millones de pesos que faltan.

El 23 de octubre de 2018 se incendió una de las torres centrales en donde se anclan los tirantes que sostienen la estructura por donde rodaran los vehículos. Ocho trabajadores resultaron afectados con unas causas, según trascendió a la prensa, producida por un cortocircuito en una de las líneas de energía.

La empresa SACYR, que sabe que carece en algunos sectores de credibilidad sobre sus actuaciones, recurrió en Barranquilla a lobbystas para que en su nombre –o el de los gremios o instituciones que representan– enviaran cartas, informes, análisis al gobierno nacional con el propósito de presionar a que se les pase por alto sus reiterados incumplimientos.

Tienen buenos padrinos. En la web de W Radio, escrita por Héctor Rodríguez el 6 de noviembre de 2018, aparecen las siguientes claves del entramado:

“Si en mayo de 2017 el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos hubiera cumplido su amenaza de decretarle la caducidad a la constructora española Sacyr -por reiterados incumplimientos del proyecto Puerta de Hierro – Cruz del Viso-, otro gallo cantaría hoy.

El entonces presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade (el mismo de las reuniones a manteles con Bernardo “Ñoño” Elías y el presidente de Odebrecht en Colombia, Eleuberto Martorelli), denunció atrasos de nueve meses en el proyecto de Cuarta Generación por $1.2 billones y anunció multas por apenas $11 mil millones.

Sin embargo todo se arregló en junio de 2017 tras una reunión en Palacio de Nariño entre el jefe del Estado, el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura y las altas directivas de Sacyr de España. Algo parecido había ocurrido con el lío de Commsa (del que también hacía parte Sacyr) y la Troncal del Magdalena Medio. Tanto se arregló el nuevo asunto que después de eso “llovieron” nuevos contratos para Sacyr. Y lo más grave, se rompió la sagrada regla de que no hay que poner todos los huevos en la misma canasta”.

Más claro para donde. El expresidente Santos sostuvo una reunión con los líderes madrileños de SACYR y como dicen los barranquilleros, “arregló el chico”. Y además, que tras el convite, llegaron más contratos lo cual recuerda a los métodos internacionalmente conocidos de la constructora Brasilera Odebrecht repartiendo coimas.

Los tirantes del nuevo puente del Magdalena que no funcionan

Son cuatro las fallas que puede eventualmente presentar un puente atirantado, según la opinión de expertos. Viene al caso para el puente que se cayó en Chirajara, para el puente con el efecto acordeón en Hisgaura y para el nuevo puente sobre el río Magdalena entre Barranquilla y Palermo.

  • Problemas en el diseño: Tienen su causa en errores en la selección del material constitutivo, fallas en la especificación de la capacidad estructural del puente, fallas geométricas en el diseño estructural. Son errores poco probables.
  • En los materiales constitutivos: Las fallas más importantes son en lo referente a las propiedades mecánicas deficientes del acero, procesos de fabricación inadecuados o fuera de las características de necesidad del puente, composición química deficiente y tratamiento térmico mal aplicado. Señalan los procedimientos técnicos al respecto que este tipo de falencias son las que tienen mayor probabilidad de ocurrencia debido al control de calidad deficitario en el proceso de fabricación de las piezas estructurales, al no garantizar la homogeneidad y especificaciones del material, produciendo significativas variaciones en el material con que es construida cada una de estas piezas estructurales afectando la integridad general del puente.
  • Fallas por procedimientos generados en el proceso de construcción: Este tipo de fallas se manifiesta en tres problemas: el maquinado, la soldadura y el relevado de esfuerzos. Si bien son fallas de probabilidad media, sus efectos son devastadores a largo o mediano plazo.
  • Fallas por consideraciones de operación no consideradas: Son las cargas laterales exageradas por efecto del viento, por ejemplo, o una recarga en condiciones de tráfico no considerados en su diseño original.

En un reportaje publicado en Corrupción al Día presentamos el hallazgo, dentro de las condiciones generales de diseño en que se planteó el contrato, varias comunicaciones en donde expertos señalaban que el sistema de tirantes del nuevo puente sobre el río Magdalena en Barranquilla no era el correcto. Importante este punto pues coincide con los problemas constructivos del puente de Hisgaura en Santander probablemente causados por mal diseño de los tirantes, según se observa a desprevenida vista.

El medio digital Las 2 Orillas muestra, además, que el puente de Chirajara y el de Hisgaura tienen el mismo padre calculista:

“La historia parece repetirse. En enero de 2018 el puente Chirajara se vino abajo ante la mirada atónita de los obreros e ingenieros que vieron cómo en pocos segundos uno de los viaductos más importantes del país se hacía polvo y mataba a 10 trabajadores. El puente era responsabilidad de Coviandes —filial del Grupo Aval y Corficolombiana—, que subcontrató a la empresa Gisaico S.A. para construirlo. Al mismo tiempo, los diseños fueron hechos por el ingeniero Héctor Urrego Giraldo, gerente de Área Ingenieros Consultores. Héctor Urrego también participó en los diseños del puente Hisgaura, el más alto del país y obra vital en la vía que conecta Bogotá-Bucaramanga-Santa Marta. Hoy ese puente parece un acordeón. Se distensionó y la constructora española Sacyr intentó arreglarlo con una capa asfáltica. Aunque Urrego le entregó los diseños iniciales a la constructora española, estos fueron intervenidos en un gran porcentaje. El Fondo Adaptación confirmó que estos terminaron siendo entregados por el consorcio DIS S.A – EDL.S.A. representado por los ingenieros Francisco Daza y Enrique Dávila, con quienes Urrego trabajó en el equipo técnico. Aunque el Fondo Adaptación publicó un comunicado en enero asegurando que Urrego no era el diseñador del puente, la W Radio hizo público dos documentos que confirmarían que Urrego sería quien debía responder por el diseño de la obra”.

A propósito del contratante Fondo de Adaptación, era manejado en ese momento por Carmen Arevalo, arquitecta y actual directora del cuestionado Parque Cultural del Caribe que según informaciones de la prensa capitalina estaría vinculada a una investigación por tal hecho de la Procuraduría General de la Nación.

Sigamos con el sistema de tirantes del puente nuevo sobre el Magdalena que tras el respectivo proceso de licitación y hacerse publicos los diseños para su análisis y evaluación por las firmas aspirantes al contrato, hubo dos comunicaciones en donde especialistas en el sistema de tirantes del puente formularon varias observaciones.

La primera de esta comunicaciones es de Juan Izasa y fue enviado [mailto:[email protected]] el jueves, 06 de noviembre de 2014 09:30 a.m. El destinatario es Pliego Licitaciones y Contratos Asunto: Proceso No. LP-PRE-DO-GGP-076-2014 – Paso sobre el Rio Magdalena en Barranquilla Importancia: Alta.

Dice lo siguiente:

        “Por medio de la presente me permito dirigirme a ustedes para indagar sobre el proceso de licitación de la obra LP-PRE-DO-GGP-076-2014 se han considerado los sistemas más adecuados de supervisión y monitoreo de esta importante infraestructura. Revisando los pliegos encontramos que para la estructura principal de sostén (los tirantes) se han considerado solamente sistemas de acelerómetros y células de carga con el fin de medir la vida útil de los mismos. Siendo estos sistemas ampliamente aceptados por la industria, no obstante NO PERMITEN OBTENER UNA ALERTA TEMPRANA DE LA SITUACION INTERNA DE LOS TIRANTES POR CORROSIÓN. En varios casos documentados, las alertas de estos sistemas llegan muy tarde, mucho después de poder emprender cualquier campaña de rehabilitación que permita minimizar el costo de mantenimiento preventivo ante cualquier eventualidad.

        Nuestra empresa se especializa en suministrar equipos de medición y supervisión remota EN TIEMPO REAL del estado estructural de puentes suspendidos y atirantados. Nuestro sistema permite lanzar una alerta temprana cuando por efectos varios, incluidos la corrosión interna NO VISIBLE de los cables debilita los filamentos de acero al interior del tirante”.

La comunicación es importante pues tratándose cables de acero, los cuales deber ser tensados para soportar las respectivas cargas, estarían expuestos a procesos de corrosión, lo cual es muy probable en la zona en donde se encuentra ubicado el actual puente.

La segunda comunicación es enviada por Alberto González, de Sistemas Especiales de Construcción S.A.S:

       “INVIAS: Proceso No. LP-PRE-DO-GGP-076-2014 – Paso sobre Rio Magdalena en Barranquilla.

          Con la presente me permito manifestar que al revisar el “Presupuesto Oficial – Formulario 1” del Proceso No. LP-PRE-DO-GGP-076-2014, hemos encontrado que se ha omitido el ítem o partida de pago para el “Suministro e instalación del sistema de Tirantes” del Puente en su tramo principal, el cual es un componente fundamental del proyecto. Así mismo, dada la importancia de dicho componente se hace relevante incluir dentro del pliego de condiciones las especificaciones particulares de los mismos, de tal manera que se garantice la calidad del sistema y durabilidad de la estructura en general”.

En otras palabras, no hay especificaciones detalladas técnicas sobre el sistema de tirantes y por ello no se puede evaluar, previamente, su calidad y durabilidad. Grave cosa.

En lo concernientes a probables fallas en la estructura del puente, estas dos previas advertencias estarían ubicadas entre las fallas de ocurrencia más probables por las características y condiciones de los materiales constitutivos del puente. En otras palabras, sirven a medias generando problemas a mediano y largo plazo. Baste decir, para los neófitos en ingeniería, que estas cuerdas que sostienen el tablero del puente –iguales a un instrumento musical– son tensadas para que sirvan eficientemente en su importante función estructural y que precisamente su capacidad de soportar cargas y medir su confiabilidad es a través de sistema de medición estructural con sonido.

En el caso del puente de Hisgaura, cuya demolición parece ser inminente dadas las visibles alteraciones de la estructura, el error más lógico posible de acuerdo a lo que muestran fotografías y videos es que estas cuerdas, estos tirantes, fueron “afinadas” de forma anti técnica y sin rigor, con las variaciones en cuanto a elasticidad y tensión de las cargas produciendo desniveles y el consecuente efecto acordeón.

A todas estas no se le conoce la voz al interventor del nuevo puente sobre el río Magdalena en lo relacionado con la morosidad contractual en su entrega, si ya arreglaron los problemas de tirantes planteados por los expertos.

Tiene la palabra. Ahora, no después cuando el daño sea irremediable. SACYR es capaz de eso y mucho más.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.