Henrique Pizano Callejas, personaje clave en la venta de Inassa.

Por: Jan Slodvak

Las repercusiones en torno a las advertencias hechas por el ingeniero Jorge Enrique Pizano, “controller” de la fallida concesión Ruta del Sol , continúan. Según estos reportes hechos en reiteradas ocasiones al abogado Néstor Humberto Martínez –actual Fiscal General de la Nación–  en calidad de interlocutor legal legitimo de Corficolombiana, del grupo Aval, unos de los socios de la concesión, muestran un entramado de corrupción de alto nivel.

En Corrupción al Día habíamos mostrado otra faceta no propiamente pulcra del ingeniero Pizano a su paso por Barranquilla durante 6 años en el reportaje publicado el 18 de agosto de 2018 titulado La venta de Inassa y Triple A por intermedio de una “empresa de papel” en Panamá (https://corrupcionaldia.com/la-venta-de-inassa-y-triple-a-por-intermedio-de-una-empresa-de-papel-en-panama/) en donde incluso figuró en la fotografía de portada.

Henrique Pizano Callejas, personaje clave en la venta de Inassa.

El diario El Heraldo, publica el 19 de noviembre de 2018 el periplo del ingeniero Pizano en Barranquilla, en donde es descrito por Germán Sarabia, alto ejecutivo de Triple A, como un excelente funcionario mostrando sus rasgos familiares y humanos con cierta inocencia. Ya les mostraremos que NO mostró, como es costumbre en este periódico, todas las importantes operaciones en donde estuvo involucrado el ingeniero Jorge Pizano como hombre clave de los españoles en los procesos de venta de acciones en una empresa de papel en Panamá.

Una perspectiva diferente de Jorge Pizano a la que ha mostrado en estos días la prensa nacional con reportajes, sesudos columnistas tirando línea moral, políticos y la opinión pública a través de las redes sociales. Es presentado como un hombre honesto, cuestionador, alertador de procesos de corrupción dentro del giro de actividades de la concesión vial Ruta del Sol. Sin embargo no se ha explorado sobre los procesos en donde cumplió importante papel sirviendo de comodín en transacciones comerciales a través de una empresa “off shore” armada por un bufete –al mejor estilo Mossack Fonseca– panameño, en detrimento de los intereses del Distrito de Barranquilla y sus ciudadanos a favor de los intereses de empresas españolas, entre ellas Técnicas Valencianas de Agua.

Creación de SLASA

SLASA es un acrónimo de Sociedad de Aguas de América creada el 1 de marzo de 2000 en Panamá en la Notaría Tercera de Panamá dirigida por el licenciado Claudio José Lacayo Álvarez, por los miembros del bufete de ese país especializado en la creación de empresas “Off Shore” (de papel) De Obaldía & García Paredes quienes se identificaron con así: Carlos Alberto de Obaldía con cedula de ciudadanía panameña 8.222.2524 y José Ramón García de Paredes con cedula panameña PE-2-605. El domicilio de  SLASA es el mismo del bufete de abogados ubicado en el edificio Proconsa, sexto piso, Panamá. Igualmente son los domicilios de los primeros directores de esta sociedad conformada en la presidencia por Violetta Annes Holnes, tesorera Jacqueline Ester Hayot y secretaria  Kira Ivette Degracia. Todos estos dignatarios figuran en diversas empresas de papel creadas por la misma firma de abogados.

En otras palabras, una sociedad compuesta de yo con yo, pues todos son empleados del bufete, testaferros de los verdaderos accionistas, tal como lo indicó en declaraciones la Fiscalía Española reproducidas por OK Diario de España el 19 de septiembre de 2017: “Como cargos directivos de la mercantil Sociedad de Aguas de América figuran Álvaro Díaz Merediz, Carlos Alberto de Obaldía, José Ramón García de Paredes, Kira lvette De gracia y Violeta Annet Holness, todos ellos miembros del citado despacho de abogados De Obaldía & García de Paredes, en lo que parece ser “un ardid para la ocultación de los verdaderos accionistas y receptores del dinero público presuntamente desviado”. Además, en el domicilio social del despacho aparecen domiciliadas “otras sociedades panameñas relacionadas con la actividad del Canal de Isabel II en Sudamérica, siendo su cliente más reseñable la sociedad colombiana Triple A de Barranquilla”.

Dos años después de su constitución la Junta Directiva de la gaseosa Sociedad de Aguas de América SA (SAA) decide su disolución el 20 de febrero de 2002 a través de la escritura pública #2187 de la Notaría Tercera del Circuito de Panamá a cargo del licenciado Claudio Lacayo Álvarez. Nuevamente desfila el mismo circo del bufete jurídico De Obaldía & García de Paredes, los mismos testigos Leónidas Calvo Pinzón y Hexhi Gloria Zapata, para informar que en sesión de la Junta Directiva del 4 de febrero de 2002 con la presencia de los directores Violeta Annet Holness, Kira Iveete Degracia, Jackeline Hayot y Álvaro Díaz Merediz quienes “deciden” disolver la sociedad. El articulo 4° en donde expresan este acto de voluntad unánime comercial ordena: “Resuélvase además: Que los bienes y activos de la sociedad, después del pago de todos los pasivos y gastos de disolución, sean distribuidos a CANAL EXTENSIA S.A. en efectivo o en especie, o parte en efectivo y parte en especie, según lo determine la Junta Directiva. Resuélvase además: Que para los efectos del punto anterior la Junta Directiva de la Sociedad de Aguas de América SA ha determinado que después del pago de todos los pasivos y gastos de disolución, los activos de la sociedad se encuentran representadas única y exclusivamente en (1) 6.061.568 acciones de INTERAMERICANA DE AGUAS Y SERVICIOS SA (Inassa) y (2) 5.100 acciones de WATCO DOMINICANA SA, las cuales deberán ser entregadas inmediatamente a CANAL EXTENSIA SA, propietaria del 100% de las acciones en circulación”.

Pizano, Presidente de una Off Shore panameña

Dos meses después de crearse SLASA, en julio 18 del 2000, en la misma Notaría Tercera de Panamá bajo la escritura pública 11.138 se hace la protocolización del pacto social de la sociedad Latinoamericana de Aguas y Servicios S.A con el acrónimo LASSA.

Los promotores de esta sociedad son Jorge Enrique Pizano Callejas, según la escritura “vecino de Barranquilla, Republica de Colombia, identificado con el pasaporte 19.455.637, quien en su calidad de Gerente General obra en nombre y representación de AAA Servicios S.A  domiciliada en Barranquilla, Republica de Colombia, en la carrera 51 B, número 82-254 oficina 30 y Salvador Cardona Aucejo, de Valencia, España, identificado con pasaporte español 19880991-K, quien actúa en calidad de Director General y Representante Legal de Técnicas Valencianas de Aguas. S.A TECVASA, entidad de nacionalidad española, domiciliado en Paseo de Ruzafa, 5, 5, 4, 46002 Valencia, España”.  Los testigos “profesionales” de este acto protocolario jurídico –al igual que en muchos otros de similar condición en Panamá– son Leónidas Calvo Pinzón con cedula panameña 4-112-797 y Hexhi Gloria Zapata con cedula panameña 4-104-2418.

De salida se observan varios hechos irregulares. Uno es el nombre de AAA Servicios, una empresa de papel creada por Inassa para manejar los negocios en el exterior con domicilio en la carrera 51 B Numero 82-254 oficina 30, del edificio Bahía en Barranquilla. Pizano llegó a la ciudad de Gerente General de esta empresa y allí, en esa posición, estuvo 3 años. Pasó a la Gerencia de Aseo de Triple A hasta el año 2004 cuando renunció. Según el portal Las 2 Orillas, refiriéndose a Luis Fernando Arboleda “gerente de Findeter desde el comienzo del gobierno Santos, cargo al que llegó del brazo del gerente de la campaña Santos Presidente Roberto Prieto. Arboleda se convirtió en el hombre de confianza de los españoles de Inassa: en el 2000 lo nombraron gerente de MetroAgua en Santa Marta y dos años después, cuando Inassa se tomó la Triple A de Barranquilla con el Cura Bernardo Hoyos como alcalde, pasó a la gerencia. Este es el núcleo de la investigación de las fiscalías españolas y colombianas, sobre una posible corrupción hispano – colombiana. Hay una coincidencia alarmante. Luis Fernando Arboleda se llevó a trabajar en su equipo directivo de la Triple A, al cartagenero Luis Fernando Ulloa y al bogotano Jorge Enrique Pizano. Los tres han seguido amarrados en su camino profesional. Pizano y Ulloa terminaron en la gerencia del Acueducto de Bogotá en la alcaldía de Samuel Moreno”.  Pizano fue nombrado el 2 de marzo de 2008 como Gerente de Aguas de Bogotá en la Alcaldía de Samuel Moreno, encarcelado por varios procesos de corrupción. Pizano fue acusado penalmente en sus funciones.

Sigamos con LASSA, la empresa promovida por Pizano y la composición de sus acciones de LASSA:

AAA Servicios S.A. con 561 acciones por un valor de US $561.000

Técnicas Valencianas de Agua S.A con 539 acciones por un valor de US $539.000

Los miembros de la Junta Directiva se escogerían uno por Técnicas Valencianas de Agua y dos por AAA Servicios quedando así: Por Técnicas Valencianas de Agua S.A. Salvador Cardona y por AAA Servicios S.A. Francisco Olmos Fernández Corugedo y Francisco Javier Vilaplana, domiciliados en la carrera 58 No. 67-09, más conocida por ser la sede social y domicilio de Triple A en Barranquilla. En otras palabras, Pizano era hombre de confianza de estos dos personajes.

Para efectos de plantear las respectivas vinculaciones de esta empresa “Off shore”, es preciso señalar que el agente residente en Panamá es la firma de abogados De Obaldía & García Paredes, domiciliada en el edificio Proconsa 1, sexto piso, calle Manuel María Icaza y 51 E en ciudad de Panamá, la misma entidad creadora y promotora de SLASA, cuyos objtivos jurídicos y fundacionales fueron la negociación ilegal de las acciones de Inassa –y en consecuencia de la Triple A– sin el lleno de requisito administrativos políticos con la legislación colombiana evadiendo, entre otras estrategias, el pago de impuestos.

Los primeros dignatarios de LASSA fueron, en calidad de Presidente Jorge Enrique Pizano Callejas, secretario Germán Sarabia y Tesorero Jesús David Tous Rubio. Este complejo entramado tendría un ingrediente adicional y es cuando Pizano denuncia a Francisco Olmos –otro de los dignatarios de la empresa–  en la Fiscalía por supuestamente cobrar comisiones del 8% en los contratos de la Triple A. Al final del episodio resultó que la firma de la denuncia, la de Pizano, fue “falsificada”.

De los anteriores hechos queda claro que Pizano es un hombre habilidoso para este tipo de negocios millonarios y que, sabiendo por donde le entra el agua al coco, para eso fue contratado por Corficolombiana, para controlar al socio brasileño en el negocio de la Ruta del Sol. El paso de Pizano por Barranquilla fue funesto para los intereses de la ciudad pues estuvo directamente involucrado, en calidad de responsable, del traspaso accionario a los españoles en operaciones a través de Técnicas Valencianas de Agua S.A  y Canal Extensia, de Canal Isabel, de la comunidad de Madrid, empresa propietaria de las acciones de Inassa pasadas en extinción de dominio por el Fiscal General de la Nación Néstor Martínez Neira.

En todo caso la amistad de más de 30 años – o relaciones profesionales de Pizano con Martínez Neira– tuvieron un final poco feliz a raíz de las conversaciones grabadas por el primero y dadas a conocer a la prensa nacional en donde se cuestiona la integridad ética del segundo por su papel de omisión en los reportes de irregularidades en la Ruta del Sol. Cabe preguntarse, a estas alturas del partido, tal como dicen los comentaristas deportivos, en el curioso y paradójico hecho en que el Fiscal Martínez Neira sanciona con extinción de dominio las acciones de Inassa, esas mismas las cuales con diversos procedimientos contribuyó Pizano a traspasar a los españoles. Justicia poética o parte del complot; como dice el Fiscal Martínez, orquestado en su contra?

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.