Había amenazado, ante la débil justicia colombiana, que daría nombres de cómplices, financiadores, auspiciadores de su empresa de corrupción electoral y no lo hizo. Aída Merlano, capturada (?) en Maracaibo y llevada como rehén de estado a Caracas, pidió perdón por transgredir las fronteras huyendo de sus antiguos socios –eso dice ella- que ahora se convirtieron en sus perseguidores para desaparecerla de la faz de los vivos y pudiesen con justeza conciliar el sueño perturbado por una espada de Damocles que les conocía todos los pasos.

Dijo verdades rotundas, indiscutibles. Medias verdades con sombras y dudas y falsedades, tales como exculparse de la organización criminal de corrupción electoral en donde fue criada, amamantada, fue prodigiosa alumna y a punto de convertirse en experta maestra suma cum laude.

Aída Merlano fue, por un lado, víctima; por otro, pieza de maquinaria y, en tercer lugar, protagonista perversa en diversos momentos o de forma simultánea sin ningún tipo de escrúpulos morales, éticos y mucho menos bajo el perfil que quiere otorgarse de ser una adalid política de reivindicaciones sociales, pues en su paso por Asamblea y Cámara no dejó nada o sí; ateniéndonos a su sensual presencia en los pasillos del Congreso, su ropa de marca mostrando la generosidad de su figura y el olor, como dice Rubén Blades, a “meao y perfume”.

El empresario Julio Gerlein Echeverría.

Verdades absolutas

Es cierto que tiene verdades rotundas sobre el objeto de las casas políticas que no es otra cosa que la contratación con el estado en licitaciones torticeras, pactando altos precios para entregar obras a medias o de pésima calidad. Ella lo confiesa en calidad de cómplice, auspiciada y amante confesa del empresario Julio Gerlein y su nefasta empresa Valorcon S.A.

El Fiscal Néstor Humberto Martínez Neira en declaraciones del 1 de junio de 2018, en su acostumbrado estilo grandilocuente, dijo “Hemos descubierto una verdadera organización criminal dedicada a comprar votos con organigramas, manual de funciones; el país va a quedar escandalizado”. Fue una operación, no descubrimiento, sino enviada como comando expreso con la policía a la sede electoral de Aída Merlano, sin tener competencias legales pues en ese momento la señora Merlano se encontraba aforada como Representante a la Cámara y era competencia potestativa de la Corte Suprema de Justicia para sacarla del camino usando cualquier método, incluso sembrando “pruebas falsas”, tal como lo demostró un vídeo tomado por una cámara el día del allanamiento.

Publicidad ver mapa

Nada nuevo lo sucedido en materia de corrupción electoral y en la disputa a dentelladas entre casas y castas políticas por las diversas instituciones del estado colombiano para saquearlas con diversos expedientes irregulares. En Corrupción al Día lo hemos venido señalando desde nuestros mismos sentidos de origen y registramos el suceso de Aída Merlano como infeliz culminación de un proceso de sexo, mentiras, verdades, documentos y videos que tiene guardado y con los que seguramente golpeará cuando se encuentre en grave peligro aunque da la impresión que se siente descansada, relajada en manos del régimen de Nicolás Maduro que la ha tomado para ejecutar su operación de minado mediático internacional sobre el gobierno de Iván Duque.

Ella lo sabe y actúa en consonancia. Se planta en otros ámbitos y queda en la mitad de las incertidumbres en política internacional del gobierno colombiano que se colocó en verdadero ridículo al pedirle formalmente la extradición a un jefe de estado de fantasía, sin territorio, sin mando institucional que por supuesto nada puede hacer pues Merlano se encuentra en poder de Maduro, del odiado chavismo, presidente de facto de un estado con sus diversas instituciones, le gusten o no a Duque.

La Corte Suprema de Justicia, que reiteramos es la que posee la competencia sobre la señora Merlano tal como lo demostró en los procesos y condenas, ha conminado al presidente Iván Duque a que deje de actuar de defensor de Juan Guaidó y solicite, de forma seria y formal, la extradición a Nicolás Maduro lo que equivaldría a colocarlo contra las cuerdas en materia de relaciones internacionales con el llamado Grupo de Lima.

Por supuesto que el relato de Aída Merlano es la prueba reina de la instauración de una democracia formal, falsa, escenográfica, de un estado social de derecho desvirtuado por la plutocracia, la vanidad y el afán de enriquecimiento de sectores políticos claves en el control de la ciudad de Barranquilla donde actúan en perfecta hegemonía como “dueños” del territorio disponiendo a su libre albedrío de todo, absolutamente todo.

Esa es la virtud suprema del discurso emotivo de Aída ante la fiscal venezolana. Contar, desde dentro, como pieza del engranaje, con tono de víctima y actitud de perversa protagonista con revólver en su ajuar, astuta en su coquetería femenina, manejando las huestes de la barriada popular donde nació y creció para que su amante de la elite coronara los debates electorales a través de su hermano Roberto Gerlein y después, lección aprendida, a favor de ella misma y su antiguo marido Rojano.

Escribe la periodista María Jimena Duzán en su columna de la revista Semana del 9 de febrero de 2020: “Merlano revela una realidad política que muchos ya hemos denunciado y que trasciende las fronteras de Barranquilla; una verdad tan real como intocable y que comienza en la compra de votos con el propósito de apropiarse del poder y usufructuarlo y que termina en prácticas mafiosas. Ella dice que la persiguen porque decidió exponerlos y es honesta en afirmar que confiesa lo que dice no por convicción, sino porque quiere pagarles con la misma moneda. Yo creo que en eso ella no miente”.

Lo peor que todo esto que ha sucedido en Barranquilla, donde casi nada asombra ya como feudo de control de corporaciones de poder, es el absoluto mutismo histórico de la prensa y los medios de comunicación controlados férreamente por los detentadores del poder a través de pautas, contratos, coimas, viajes, comidas, regalos y homenajes cursis pueblerinos intrascendentes solo por el afán de tenerlos, como las palomas de plaza, comiendo maíz en la mano. En la parte final de la columna de Duzán hay una grave acusación a manera de posdata. Dice: “P. D.: Lástima que Merlano ni hablara de los periodistas que están a sueldo de esos clanes y no solo en Barranquilla. Ese capítulo todavía falta por abrir”.

Verdades absolutas, parciales y mentiras minuto a minuto de la declaración de Aída Merlano ante una fiscal del gobierno venezolano

1:37 “Soy perseguida con la intención del presidente de mi país de asesinarme, por la clase política y el fiscal general de la nación”

Verdad a medias. Los intentos de asesinato posibles provendrían, no del presidente y el fiscal, sino de los involucrados en sus campañas electorales.

2:02 “Fui condenada a 15 años de prisión por un delito que no cometí”.

Falso. A lo largo de toda la declaración Aída Merlano señala un vasto engranaje de corrupción electoral asociado con coimas y contratos con el estado.

2:08 “Fui objeto de allanamiento viciado. Videos muestran como miembros de la policía y fiscalía sembraban pruebas”.

Verdad. Por la condición de congresista de Aída Merlano se encuentra en la condición de aforada y la única competencia es la sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia. En efecto, en vídeos presentados se ven a policías en actuaciones irregulares desvirtuando y alterando la probable escena criminal.

3:04 “Esa conspiración fue urdida por el candidato presidencial Vargas Lleras con la ayuda del Fiscal Martínez que dio orden para que se realizara el operativo para implementar pruebas”.

Falso. La posible conspiración en su contra fue fraguada, tal como ella misma lo señala reiteradamente, en el seno de su socios políticos y electorales o de sus familiares.

4:18 “Fue un montaje para quitarme del paso”.

Verdad a medias. Se había convertido en una figura incómoda en las castas políticas de las elites barranquillera y estaba en apariencia sin ningún control como líder del partido Conservador.

5:22 “Tengo pruebas contundentes para denunciar la corrupción que se maneja en el país”.

Verdad. Por ello sigue con vida pues según deja entrever en sus mismas declaraciones, tiene documentos, contratos, conversaciones grabadas y vídeos con material de diversa índole –incluso sexual- que involucran a muchas personas.

5:26 “Desde los 16 años soy una líder política, tengo carisma, siempre me preocupé por la gente del barrio, por las necesidades de la comunidad”.

Mentira. Fue una líder, sí, pero manipulando en un barrio popular las conciencias de sus vecinos, negociando sus votos a cambio de contraprestaciones para que la familia Gerlein se beneficiara, a través de Roberto, de estas maniobras. Efectivamente tiene carisma que usó para subir rápidamente en la escalera social.

6:30 “Julio Gerlein me fue incorporando poco a poco en el mundo de la política”.

Verdad. A través de sus relaciones y contacto con la comunidad, se encargó de liderar procesos electorales viciados que le dio una base sustancial para sus aspiraciones en la Asamblea, Cámara y Senado.

6:34 “Trate de cambiar esa política tradicional que él (Julio Gerlein) venía haciendo durante muchas décadas en donde elegía a su hermano Roberto, en un intercambio de compra de votos como mercader”.

Verdad a medias. No es cierto que Aída Merlano pudiese o tratase de cambiar las costumbres políticas electorales. Entre otras circunstancias, por no conocer otras ni tener discurso ideológico o filosófico. Lo cierto es lo de la compra de votos como mercaderes.

6:54 “Fui tratando de cambiar esa política y eso fue generando malestar, no solo de la casa Gerlein sino de la casa Char que tienen el poder absoluto de la región Caribe y que han comprado la clase política tradicional que mandaba en la región, son los mayores contratistas del estado y financiadores de campañas presidenciales”.

Verdad a medias. Dentro de las intenciones de Aída Merlano no estaban los cambios políticos sino todo lo contrario. Mantener el status quo, el fortalecimiento de las castas políticas demostrado en las alianzas y proyecciones partidistas. Es cierto que gran parte de la clase política tradicional ha sido permeada por proyectos hegemónicos de control que implican manejo de contratos y el financiamiento de campañas”.

7:35 “Fui testigo de las altas sumas de dinero que se invirtieron en esas campañas, de sumas entregadas por Valorcon y la familia Char para financiar campañas presidenciales y otros procesos de corrupción en el país”.

Verdad antigua del sistema electoral colombiano.

8:00 “Me volví objeto militar por estas dos casas políticas por ejercer una política independiente”.

Mentira. Nunca Aída Merlano tuvo propuestas políticas independientes. Por el contrario, estuvo subordinada a la causa de los que acusa y no es un objetivo “militar”.

8:44 “Se entregaron recursos que venían de contrataciones o de las coimas que debía entregar a la Alcaldía de Barranquilla dos empresas. Una que le pertenece a Faisal Cure y la otra Valorcon para financiar la campaña presidencial de Vargas Lleras”.

Verdad. En diversos episodios (Ruta del Sol) se han mostrado cómo las coimas se entregan para financiar determinadas campañas políticas.

10:28 “Todas las pruebas que entregué, videos, me fueron negadas. Estoy segura que hasta los magistrados fueron sobornados”.

Verdad parcial. Aída solo amenazó con entregar pruebas.

11:01 “Me enviaron un abogado de la familia Char. Antes Julio Gerlein me llamó para que recibiera los abogados de Arturo y Alex Char porque me tenían que explicar algo que pensaba hacer. Fue cuando me hablaron de la fuga, organizada para asesinarme posteriormente”.

Verdad a medias. Seguramente si Aída Merlano es precavida debe tener su acervo probatorio a buen recaudo y es su carta de supervivencia. Asesinarle es destapar, según ella misma a través de toda la declaración, una caja de Pandora.

12:02 “Más del 90% del Congreso de la República se elige comprando votos. Todos los políticos de derecha en la región Caribe son elegidos comprando votos”.

Verdad absoluta y suprema.

12:29 “Los presidentes se eligen colocando casa política $25.000 millones como aporte. Sé cuánto dieron y a quien”.

Estos dineros son inversión que se sacan así, según señala Aída Merlano, así:

12:52 “Después recibían los cupos indicativos y coimas que designa la presidencia de la república por medio de sus ministros y estas empresas dan porcentaje de participación a los congresistas para que recuperen la inversión”.

Verdad. Ese viciado proceso de la democracia lo hemos denunciado en Corrupción al Día. En realidad, la ecuación se ha invertido. Antes los políticos tenían contratistas para sus negocios. Ahora es al revés. Los contratistas colocan políticos y ello es afirmado en las mismas declaraciones de Aída Merlano.

14:06 “Le tengo grandes secretos al ex Fiscal Néstor Martínez en el momento en que lo eligieron superministro (agosto 2014), fue nombrado como cuota política de la empresa Odebrecht y de Luis Carlos Sarmiento para garantizar que la contratación destinada a esta empresa fuera destinada a los empresarios que a su vez la entregaron las comisiones a los congresistas y así poder cumplir las cuotas políticas. El tema es conocido como la mermelada y se lo dan a los partidos de derecha”.

Verdad total. Martínez Neira tuvo el encargo de coordinar las cuotas de la campaña segunda de Juan Manuel Santos a la presidencia. Ese hecho fue noticia pública por parte del senador Armando Benedetti. Después fue “trasladado” a la Fiscalía General de la Nación cuando explotó el problema internacional de corrupción de la empresa brasilera con el objetivo de evitar que sus implicaciones tocaran los intereses de Luis Carlos Sarmiento Angulo y de otros empresarios.

15:00 “Martínez Neira fue nombrado para recuperar la inversión que hizo Luis Carlos Sarmiento y la empresa Odebrecth. Santos entendió que era necesario ternarlo de fiscal, dándole cupos indicativos a los congresistas para que lo eligieran”.

Para los que creen que Santos, flamante premio Nobel, es un alma de Dios preocupada por los asuntos de la paz, esta declaración muestra cómo fue su elección de Fiscal y cuáles eran sus funciones con respecto a sus nominadores.

16:03 “Una vez se hizo Fiscal comienza a tapar la olla podrida a cada político, no solo de la región Caribe sino de toda Colombia”.

Verdad. Martínez Neira en su condición de Fiscal tuvo sonados procesos de corrupción en debates emprendidos en el Congreso de la República.

17:02 “Germán Vargas Lleras en la Vicepresidencia y Martínez Neira como Súper Ministro eran los encargados de reportar las contrataciones”.

Verdad. Vargas Lleras y su partido Cambio Radical controlaron el Ministerio de Obras, Invías y el Ministerio de Vivienda y Territorio.

17:16 “Cuando decido no votar por Vargas Lleras es que organizan la trampa que me hicieron”.

Falso. Su candidatura fue consustancial a acuerdos políticos en el Atlántico entre el partido Conservador en su ala Gerleinista y Cambio Radical de los Char  a cambio, ella misma lo corrobora, de contratos, coimas y mermelada.

17:37 “Yo no organicé mi candidatura. Fui candidata política de los Gerlein, apoyada por Arturo Char. Los verdaderos responsables y corruptos están libres en su casa”.

Contradicción. Ahora señala que fue solo una pieza voluble de un mecanismo electoral en donde nunca tuvo independencia de maniobra.

18:12 “Julio Gerlein, Arturo Char y una empresa que trabajaba para el distrito de Barranquilla fueron los que organizaron mi candidatura”.

Contradicción y falsedad. El verdadero organizador de su candidatura fue Julio Gerlein para garantizar, ante el retiro de su hermano Roberto del congreso, una figura a la mano –que a su vez tenía la calidad de amante- bajo su control. La idea era mantener un poder político que le permitiera sostenibilidad contractual en obras públicas a su empresa Valorcon. Arturo Char entra como aliado electoral en una lista conjunta.

18:29 “Han podido (Julio Gerlein y Arturo Char) ayudarme a demostrar a Colombia, con las pruebas que yo tenía, que era inocente, pero organizaron una fuga para luego asesinarme”.

Ingenuidad a un nivel de esplendor.

18:47 “Porque Iván Duque, 4 días después de la fuga a mis captores, decide subir la recompensa de $50 millones, el 16, a $200 millones de recompensa”.

Cierto. Según Aída Merlano, el presidente Duque fue advertido que se había escapado y era menester alertar con más dinero el que la delatara. El Heraldo en su edición del 16 de octubre de 2019 hace el recuento:

“Autoridades aumentaron a $200 millones la recompensa por información que ayude a dar con el paradero de la excongresista,prófuga de la justicia, Aida Merlano. Inicialmente las autoridades habían ofrecido $10 millones, luego aumentaron la recompensa a $50 millones y ahora se estableció en $200 millones.Por su parte, la Interpol  expidió circular naranja contra Aida Merlano que no solo permite su ubicación y captura sino que la cataloga como una persona peligrosa”.

20.27 “Son archivos, vídeos, bastantes pruebas. Cae media clase política y el partido Conservador completo”.

Verdad. Nuevamente reitera que tiene pruebas de diversas características que soportan sus denuncias.

21:00 “Me pregunto qué delito cometí cuando mucha gente me tilda de corrupta”.

Corrupción electoral y política, Doña Merlano, dicho en sus propias palabras, en un largo proceso que empezó en la adolescencia en su barrio, como capitana de las huestes de Gerlein, para su paso a protagonista eligiendo a uno de sus maridos al Concejo, Carlos Rojano y de usted misma a la Asamblea, Cámara y Senado.

21:32 “He sido una mujer transparente”.

Nunca lo ha sido. Ficha clave en el trasteo y zonificación electoral, amante subrepticia de un acaudalado empresario vinculado a castas políticas de la élite de Barranquilla, para después prestarse, como mascarón de proa –dicho por ella misma- para defender las causas comerciales y de negocios de su amante. Nada transparente.

21:37 “En la Comisión Segunda de la Cámara donde fui presidente tuve la mejor gestión en los últimos años”.

Falso. Su paso por la Asamblea del Atlántico y la Cámara de Representantes fue absolutamente intrascendente. Pura pinta, sensualidad, movimiento de pelo y perfume.

23:27 “Soy víctima de Estado en cabeza de Duque”.

Falso. No se encuentra en la mira de Duque.

23:40 “Fui víctima de cosas terribles en la finca en que estaba. Me hubieran dejado ir. Tuve que hacer muchas cosas buscando escapar de una maquinaria política con nexos con los paramilitares”.

Cierto. No la mataron pues tiene pruebas a buen recaudo como garantía de supervivencia y señala, además, posible violación sexual, enamorando a uno de sus captores que fue el que le confesaría los planes de asesinato ayudándola a escapar.

24:47 “Hubo una masacre en el Cesar. Me parece sospechoso que mataron a tres personas en un municipio del Cesar y no sé si eran las mismas personas que me tenían secuestrada para evitar que confesaran quienes los habían contratado”.

Las coincidencias son las siguientes: a) eran tres personas b) en una finca del Cesar, en la vereda Las Brisas, Tamalameque c) fue un hecho sin mayores repercusiones, excepto por dos medios regionales que cubrieron la noticia. Señala el portal El Unicornio:

Pese a que por esos días de fin de año se venía presentando una racha de asesinatos de diversa índole en los más variados sitios del país, y a que estos tuvieron amplia repercusión, este no fue publicado en ningún medio nacional, tan solo en dos medios locales. O sea, ese crimen recibió un tratamiento informativo de “bajo perfil”.

Para los dos medios que informaron sobre lo ocurrido (elpaisvallenato.com y pepeojeda.com) se desconocían -y se siguen desconociendo- los móviles del crimen y sus autores materiales.

La información que citan procede de alguna autoridad oficial, aunque no mencionan si Policía o Ejército, y es posible concluir que los cuerpos eran de personas que no habitaban allí, pues nadie dio cuenta de su procedencia ni de su residencia en esa región del Cesar. En conclusión, pudieron haber sido trasladados a ese lugar luego del crimen o llevados allí para asesinarlos.

En lo referente al aspecto geográfico, Merlano se refirió a que su retención habría ocurrido en una finca en las afueras de Valledupar. Y, ¿cuál es la distancia entre Valledupar y Tamalameque? Unos 200 kilómetros, que por vía terrestre se recorren en un tiempo aproximado de tres horas.

26:20 “Porque condenan a una persona por una práctica que cometen en Colombia todos los partidos de derecha”.

Sin comentarios.

26:23 “En cada esquina de la región Caribe hay un líder comprando votos siempre a favor de un candidato de derecha”.

Sin comentarios o como dicen ahora en las redes sociales, el chiste se cuenta solo.

28:21 “Si algo le pasa a algún miembro de mi familia en Colombia, sepan que los únicos responsables son el presidente Álvaro Uribe Vélez, la familia Char; Fuad, Alex y Arturo; y la familia Gerlein en cabeza de su hijo Luis Eduardo y Margarita Gerlein, quienes organizaron la fuga”.

Una advertencia sobre pruebas, videos y documentos en caso de una coacción psicológica sobre la familia de Aída Merlano. No parece muy clara la vinculación de Uribe Vélez, del Centro Democrático, en un proceso en que participaron como socios electorales Cambio Radical y el Partido Conservador en el departamento del Atlántico.

31:20 “El caso Odebrecht se entregó un alta suma de dinero para la campaña presidencial de Santos. Le entregaron en contraprestación el proyecto Navelena a la empresa Valorcon. No le abrieron investigación. Le dieron ese negocio en el yate del hijo de Julio Gerlein, por solicitud de Luis Carlos Sarmiento”.

Cierto con otros detalles, en próxima entrega, de las contraprestaciones que recibió Valorcon para el apoyo a la reelección del premio Nobel de la paz Juan Manuel Santos. El encargado, según varias fuentes, del recaudo y entrega fue el súper Ministro Martínez Neira que efectivamente, en menos de un mes –y fue noticia nacional- archivó la investigación sobre Navelena.

32.22 “Les entregaron los contratos en el distrito de Barranquilla del Ministro de Defensa (se equivoca, es de Obras y se trata de militantes de Cambio Radical) Germán Vargas Lleras de la construcción de 5000 viviendas a Valorcon a cambio de favorecer la reelección”.

Cierto. A Valorcon, lo confiesa uno de sus abogados en un libelo sobre las obras en marcha de la empresa cuando se declaró “insolvente”, le dieron la ejecución de este contrato de viviendas populares.

33:10 “Yo fui candidata de Julio Gerlein, de Valorcon como cuota política para que Vargas Lleras midiera votación con un acuerdo que hicieron con la familia Char. Ellos invirtieron y financiaron mi campaña”.

Cierto. Su candidatura al senado por el partido Conservador (Gerlein), fue sostenida en acuerdo político con Cambio Radical (familia Char) con la candidatura a la Cámara de Lilibeth Llinás.

34:05 “Lilibeth Llinás y yo éramos las candidatas de esa sede. Opacaron su nombre incriminándome solo a mí”.

Parcialmente cierto, pues Lilibeth Llinas y Arturo Char siguen formalmente vinculados a la investigación. Total, de lo dicho por Aída Merlano ante una fiscal de Venezuela se explican los “regalos” en concesiones de aeropuertos, concesiones viales, diversas contratos públicos, estructuración de APP, obras de baja calidad, ausencia de mecanismos de control, justicia dilatada hasta su máximo nivel y una organización criminal –eso lo dijo Martinez Neira en sus días de Fiscal General- sin escrúpulos éticos ni morales dispuesta inclusive –lo denuncia Aída Merlano- a recurrir al asesinato en resguarda de sus intereses.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.