Investigación: Hernando Escobar Medina 

Desde hace varias décadas, la democracia colombiana ha permitido la participación electoral activa, con formalizadas candidaturas y hasta elección, de toda suerte de pintorescos personajes; unos bien podrían hacer parte de un espectáculo circense y otros son “emergentes” e irreverentes ciudadanos, posando de probos dirigentes sin contaminación política, con pecados a cuesta, en un país llamado “LOCOMBIA”.

Ese fue el caso, entre muchos otros, de Gabriel Antonio Goyeneche Corredor, quien fungió como candidato presidencial en once oportunidades con pírricos registros electorales. 

Regina 11,  autodefinida y  proclamada “bruja”,  fue  candidata  presidencial  en tres 

ocasiones; elegida como Senadora de la República, Representante a la Cámara y Concejal de Bogotá, tuvo notoria figuración en la política nacional en los años 80 y 90. El símbolo de su movimiento político era una bruja montada en una escoba. 

Publicidad

Si seguimos usando energías no renovables

Este es el tiempo que nos queda.

Otro caso, muy difundido a través de los medios de comunicación, fue la elección como Concejal de Bogotá del lustra botas Luis Eduardo Díaz Chaparro, a quien la Procuraduría General de la Nación destituyo al haber sido condenado, antes de su elección, por la comisión de los delitos tipificado como Hurto Calificado y Hurto Agravado; sin mencionar los escándalos protagonizados por “Lucho” en sus habituales borracheras. 

Carlos Moreno de Caro, excéntrico y desabrochado personaje, fue electo Senador de la República y Concejal de Bogotá; fue ampliamente conocido por prometer a los colombianos que acabaría con “las ratas” de la política y burlarse de sus compañeros Congresistas con inusuales desplantes, como cuando llevo unos alacranes vivos a la plenaria del Senado y los arrojo encima de las curules de los Senadores Edgar Artunduaga y Víctor Renán Barco. 

Casi todos esos singulares y “emergentes dirigentes” concitaron la atención y favor de muchos electores, quienes encontraron en esos nuevos candidatos una forma de protesta contra la indiferencia de un “establecimiento político” distante de los anhelos del ciudadano común y corriente. Muy a pesar de las descomedidas actuaciones y cuestionamientos a la dirigencia política nacional, la gran mayoría de Ellos, para evitar decir que todos, terminó saliendo de la actividad política “por la puerta de atrás”, al ser procesados y condenados, penal y/o disciplinariamente, por hechos que apocaron su popularidad y de censuras que la ciudadanía termino haciéndoles.

En la contienda electoral del próximo domingo, cuando se elegirá el próximo Presidente de la República, uno de los dos aspirantes es el ingeniero y ex alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, quien renuncio a ese cargo cuando la Procuraduría General de la Nación le sancionó, por segunda ocasión, al participar abiertamente en política y promover la elección de quien terminó siendo elegido como mandatario de la capital santandereana. 

Hernández fue el “palo” en la primera vuelta presidencial; aspaventero, dicharachero y socarrón, lengüilargo y atrevido, enfrento y derroto a toda la clase política tradicional que convergió derrotada y menguada, hasta “obligada”, entorno al tal “Fico”.

Indiscutiblemente, Rodolfo Hernández es un candidato “sui géneris”; posa de frentero y se exhibe como adalid de la moral y ha prometido, prácticamente como única bandera de campaña, acabar con la corrupción en Colombia. Sin embargo, la conducta y comportamiento de Hernández, como funcionario público, están siendo  severamente cuestionados, en múltiples procesos, por la Fiscalía General de la Nación, al haber incurrido en la comisión de varios delitos, según se desprende, con probabilidad de verdad, de las inferencias razonables de los investigadores y Fiscales del Ente Acusador, sustentadas en los elementos materiales probatorios y evidencias obtenidas en las correspondientes investigaciones penales, las que vienen siendo adelantadas, desde hace varios años, en contra de quien hoy aspira a ocupar el solio de Bolívar.

Rodolfo Hernández no solo debe comparecer y responder en juicio al ser acusado por la Fiscalía General de la Nación, con refrendación del Tribunal Superior de Justicia de Bucaramanga, por el delito tipificado como Interés Indebido en la Celebración de Contratos, al haber presionado a sus subalternos con la finalidad de favorecer la contratación directa del ingeniero químico Jorge Hernán Alarcón Ayala, para que este amañara, con su consultoría,  las condiciones de una licitación a efecto de que estuviera hecha a la justa medida de la empresa VITALOGIC RSU, lo que finalmente ocurrió (Proceso con radicación No. 68001-6000-000-2020-00132 No. Interno 181882).

El objeto del contrato con el que sería favorecida VITALOGIC era el manejo y disposición de las basuras en Bucaramanga por 30 años y su valor rondaba los 250 millones de dólares. Luis Carlos Hernández, hijo del candidato presidencial Hernández, habría pactado millonarias comisiones de éxito con VITALOGIC, si se materializaba la contratación. En el proceso de licitación pública, para determinar quién sería el operador de las basuras en Bucaramanga, solo fue habilitada VITALOGIC RSU; sin embargo, la licitación no se adjudicó, pues la Procuraduría hizo observaciones a la garantía otorgada por esa sociedad.

Otros líos judiciales.

El candidato Rodolfo Hernández, además de estar acusado y de tener que comparecer al juicio que en su contra se inicia el próximo 21 de julio, ante el Juzgado Décimo Penal del Circuito de Bucaramanga, está comprometido penalmente en otros procesos de igual o mayor trascendencia y gravedad que el relacionado con VITALOGIC. 

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bucaramanga confirmó la decisión del Juzgado Tercero Penal del Circuito Mixto de Bucaramanga que negó la solicitud de preclusión de la indagación adelantada en contra de Rodolfo Hernández Suarez por la posible comisión del delito tipificado como Prevaricato por Acción y será llamado a juicio oral (Proceso con Radicación No. 68001-6000-160-2017-05287-00 No. Interno 149295).

Adicionalmente, el candidato Hernández, también deberá comparecer, en juicio oral, ante el Juzgado Séptimo Penal Municipal con Funciones de Conocimiento de Bucaramanga, por la comisión de la conducta punible tipificada como Violación de los Derechos de Reunión y Asociación, por hechos acaecidos el 3 de mayo de 2016, cuando se desempeñaba como Alcalde de Bucaramanga, al haber obligado a varios trabajadores de la Alcaldía Municipal de Bucaramanga a trabajar, muy a pesar de que contaban con un permiso sindical permanente (Proceso con radicación No. 68001-6008-828-2016-01248-00 No. Interno 142937).

Por otro lado, Rodolfo Hernández también es procesado penalmente, junto con Zoraida Ortiz Gómez, Secretaria de Infraestructura de la Alcaldía Municipal de Bucaramanga nombrada por Hernández, ante el Juzgado Quinto Penal Municipal con Funciones de Conocimiento de Bucaramanga por la comisión de Delitos contra la Administración Pública con ocasión de la celebración de cuestionados procesos contractuales, durante su periodo de gobierno (Proceso con radicación No. 68001-6008-828-2019-02537-00 No. Interno 183649).

Como si lo anterior fuera insuficiente, el candidato presidencial Rodolfo Hernández está vinculado, en calidad de indiciado, en diecinueve (19) procesos penales activos que fueron asignados a despachos de la Unidad Seccional de Delitos Contra la Administración Pública, adscritos a la Dirección Seccional de Fiscalía de Santander. Esta semana el señor Fiscal General de la Nación, ante solicitud presentada por el Director Especializado Contra la Corrupción y el Delegado Contra la Criminalidad Organizada del Ente Acusador, mediante resolución No. 0463, del tres (3) de junio de dos mil veintidós (2022), determino asignar la dirección de las investigaciones que se adelantan en contra del candidato presidencial Hernández a cuatro (4) Fiscales adscritos a la Dirección Especializada Contra la Corrupción. 

Las investigaciones activas por la probable comisión de Delitos Contra la Administración Pública que encartan al candidato Rodolfo Hernández son las siguientes:  

No.RADICADODELITODESPACHO FISCALIA – UNIDAD
1680016008828202101448INTERÉS INDEBIDO EN LA CELEBRACIÓN DE CONTRATOSFiscalía 05 – Unidad Seccional de  Administración Publica Santander
2680016008828202100189PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 09 – Unidad Seccional de  Administración Publica Santander 
3680016008828202003773PREVARICATO POR OMISIÓNFiscalía 09 – Unidad Seccional de  Administración Publica Santander  
4680016008828201906293CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALESFiscalía 08 – Unidad Seccional de  Administración Publica Santander 
5680016008828201905045CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALESFiscalía 08 – Unidad Seccional de  Administración Publica Santander 
6680016008828201903826INTERVENCIÓN EN POLÍTICAFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
7680016008828201903528PECULADO POR APROPIACIÓNFiscalía 04 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
8680016008828201903031PECULADO POR APROPIACIÓNFiscalía 06 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
9680016008828201902864PREVARICATO POR OMISIÓN Fiscalía 09 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
10680016008777201900031CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALESFiscalía 07 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
11680016000160201901014PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 09 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
12680016008777201800028PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
13680016008828201800842INTERVENCIÓN EN POLÍTICAFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
14680016000160201705287PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 04 – Unidad Seccional de administración pública Santander
15680016008828201700328PREVARICATO POR OMISIÓNFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
16680016008828201602054CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALESFiscalía 04 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
17680016008777201600040PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración Pública Santander
18680016008828201600691CONTRATO SIN CUMPLIMIENTO DE REQUISITOS LEGALESFiscalía 08 – Unidad Seccional de administración pública Santander
19680016008828201600566PREVARICATO POR ACCIÓNFiscalía 05 – Unidad Seccional de Administración pública Santander

En la política colombiana hemos conocido de las excentricidades y pintorescos comportamientos de candidatos presidenciales, como Goyeneche y Regina 11. Sin embargo, los populistas y demagogos personajes nunca tuvieron el descomunal cuestionamiento penal, amén de las ejecutoriadas sanciones disciplinarias, que hoy censura la Fiscalía General de la Nación a las actuaciones del candidato Rodolfo Hernández cuando se desempeñó como Alcalde de Bucaramanga, las que comprometen seriamente su responsabilidad penal.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.