Es un verdadero dislate jurídico el Acuerdo Superior 00011 del 27 de noviembre de 2019 denominado “Por medio de la cual se hace un encargo por vacancia definitiva” firmado por el gobernador, Presidente del Consejo Superior y ahora Jefe de Gestión Humana de la Universidad del Atlántico Eduardo Verano de la Rosa.

Nuevo doc 2019-11-27 16.55.05_20191127165651

Insólito caso de autonombramiento y aplicación de la máxima del Rey Sol, Luis XIV “El Estado soy yo”

La primera metida de pata es que en el Acuerdo Superior citado, el “Rector de la Universidad del Atlántico, en uso de sus facultades legales, estatutarias y en especiales las que le confiere el literal G del artículo 26 del Estatuto General” se nombra, él mismo, Rector. Insólito caso de autonombramiento y aplicación de la máxima del Rey Sol, Luis XIV “El Estado soy yo”.

La segunda es que le da la razón total a los estudiantes que no aceptaron levantar el paro pues señala que en el Acuerdo Superior 00010 de 2019 se acepta la renuncia irrevocable de Carlos Prasca “a partir de las vacaciones concedidas por el Consejo Superior”, convirtiéndose el Consejo Superior y Verano, revestido de su delirio presidencial universitario, en la oficina de Gestión Humana de la Universidad del Atlántico encargada de estos menesteres, suplantando espuriamente, precisando que hasta su retiro de las “vacaciones concedidas” el Rector seguía siendo Prasca, hecho de fácil comprobación al señalar que el “17 de diciembre se genera una vacancia definitiva en el cargo del rector”, prorrogando el encargo de Jorge Restrepo Pimienta hasta el nombramiento de un rector en propiedad”. En ninguna de parte de los estatutos de la Universidad del Atlántico, en ninguna universidad del mundo, los Consejos Superiores o Directivos se encargan de estos menesteres.

Publicidad ver mapa

La tercera embarrada es que se encarga en el cargo de Rector a quién ya estaba encargado del cargo; y excusen la reiteración, a partir del 17 de diciembre, dándole, otra vez, entera causa a los estudiantes y profesores que prosiguieron en el paro y no se tragaron el cuento del retiro de “vacaciones” de Carlos Prasca que seguía siendo Rector titular.

La cuarta es la confirmación absoluta de todas las anteriores pues señala que deben comunicarse al señor Jorge Luis Restrepo, que se encuentra de Rector encargado que es Rector de la Universidad del Atlántico y a la oficina de talento humano, para que incorporé a la nómina de Rector encargado a quien ya era Rector encargado.

El peor de todos estos dislates, ya lo señalábamos en el lead, es que el encabezado del Acuerdo Superior indica que es el Rector en uso de sus facultades legales quien realiza todos estos movimientos del Consejo Superior –que serían abiertamente ilegales pues no tiene competencia- pero al final lo firma el Gobernador Eduardo Verano y el Secretario Roberto Henríquez Noriega, que también son abiertamente ilegales pues el primero, en su calidad de Presidente del Consejo Superior no tiene la capacidad jurídica de abrogarse de señalar los periodos de vacaciones de empleados de la universidad y mucho menos firmar la equivocación que no corresponde a la autoridad que expresa el encabezado: el Rector de la Universidad del Atlántico en uso de sus facultades legales. Realismo mágico, pues, en toda la carpintería de detalles.

Por todos estos “desacuerdos” del gobernador, del Consejo Superior y de la plana directiva es que los estudiantes y profesores en paro solo aceptan levantarlo si se propone una reforma integral y profunda de los estatutos generales. Esperemos a Elsa Noguera para vislumbrar que rumbo les da a estos auténticos dislates jurídicos dignos de figurar en una antología de lo fantástico.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.