Los barranquilleros han armado una enorme alharaca porque le han quitado la sede a la capital del Atlántico para que realice los Juegos Panamericanos 2027, muy a pesar de que a nadie le interesó el por qué este departamento ocupó el noveno lugar en los últimos juegos nacionales y muy poco se asombran al conocer el entramado de corrupción que maneja el distrito de Barranquilla para la promoción del deporte y la recreación.

Estamos de acuerdo en que realizar un evento de esta naturaleza es importante para una ciudad, pues significa un reto de organización, inversión y desarrollo de varios frentes como la infraestructura, el turismo y la generación de empleos.  No obstante, es necesario sopesar la conveniencia de organizar grandes y costosos eventos deportivos.

Pero, ante todo, es nuestro deber poner sobre el tapete el entramado de corrupción que viene desde varias administraciones en el distrito de Barranquilla y que tiene al deporte local en las peores condiciones nacionales.

En primer lugar, la Secretaría de la Recreación y el Deporte se ha convertido en el foco de corrupción más evidente en todo el distrito.  En esta secretaría se distribuyen recursos a personas naturales y jurídicas aparentemente a la topa tolondra, pero sabemos que la única finalidad es la sustracción de los recursos públicos.  

Desde antes del 2019 se registraban más de 3900 órdenes de prestación de servicio, incluyendo contratos de grueso calibre. De igual manera, en el año 2022 se celebraron 5861 contratos a personas naturales y jurídicas, lo que significó un monto significativo para las finanzas del distrito de Barranquilla.

Anuncios

Vamos a hacer un análisis aleatorio de una pequeña muestra de esta contratación, para demostrar el uso delincuencial de estos recursos públicos.

Del año 2019 seleccionamos la contratación relacionada con 5 clubes deportivos (personas juridicas), todos firmados por la entonces secretaria general del distrito de Barranquilla Ana María Aljure (más detalles en https://corrupcionaldia.com/ana-maria-aljure-la-maga-de-los-contratos-dudosos-en-el-gobierno-char/):

CLUB AMIGOS DEL DEPORTE, Nit: 890.103.657.  Realizó tres contratos: 1. el 01-2019-002073 por $2.185.813.45, que debió ser ejecutado desde 22 de febrero al 22 de octubre, es decir 240 días, lo que equivale a un valor diario de $9.107.556.

2. El contrato 01-2019-002150, por valor de $300.000.000, que debió ser ejecutado desde el 26 de febrero al 25 de diciembre, es decir 299 días, lo que equivale a un valor diario de $1.003.344.

3. El contrato 01-2019-002151, por valor de $200.000.000, que debió ser ejecutado desde el 26 de febrero al 25 de diciembre, la misma fecha del anterior, es decir 299 días, lo que equivale a un valor diario de $668.895.

Aunque hemos pedido las copias de los contratos para un mayor análisis, todavía el distrito no los ha aportado en el tiempo indicado. No obstante podemos sacar algunas conclusiones ateniéndonos a los datos recogidos hasta el momento.

Como por ejemplo que al sumar el valor diario de estos tres contratos, tenemos un valor promedio de $10.779.796, una cifra escandalosa dado que no tenemos ningún resultado positivo que demuestre el liderazgo deportivo del distrito de Barranquilla en el escenario nacional.  

Por otro lado, es muy sospechoso que el mismo día este club deportivo firmó dos contratos que suman $500 millones de pesos, con fechas de ejecución similares, ni un dia mas y ni un dia menos, y además, ya tenía en ejecución un primer contrato por una cifra multimillonaria.

Con los siguientes clubes las sospechas de corrupción se incrementan.  Veamos.

CLUB DEPORTIVO SIERRITA, Nit: 900.609.181. Realizó dos contratos: 1. 01-2019-00866, por valor de $995.000.000, con una fecha de ejecución del 25 de junio hasta el 31 de diciembre, es decir, 186 días, para un promedio diario de $5.349.462.

2. El contrato 01-2019-002918 por un valor de $1.700.000, con una fecha de ejecución del 26 de marzo al 31 de octubre, es decir, 215 días, para un promedio diario de $7.906.977.

De lo anterior podemos concluir que este club-deportivo contrató un valor acumulado de $2.695.000.000, lo que indica que el distrito gastó un promedio diario de $13.256.439, cifra también escandalosa sin ningún resultado a la vista.

CLUB DEPORTIVO LA POLA, Nit:900.248.966.  Realizó un contrato, el 01-2019-002880, por un valor de $80.000.000, con una fecha de ejecución del 22 de marzo al 22 de mayo, es decir 60 días de ejecución a un valor diario de $1.333.333.

CLUB DEPORTIVO LOS PROFESIONALES, Nit: 900.653.620.  Realizó dos contratos por valor de $5.600.000.  El primero #01-2019-002919, por valor de $3.910.000, que debió ser ejecutado desde el 26 de marzo al 31 de octubre, es decir 215 días a un valor diario de $18.186.046.

El segundo, 01-2019-002920, por un valor de $1.690.000, que debió ser ejecutado desde el 26 de marzo al 22 de octubre, es decir 206 días a razón de $8.203.883 diarios.

Con estos dos últimos contratos el distrito pagó diariamente $26.389.929. Cifra inconcebible, fuera de todo orden cuando no vemos ningún resultado.

CLUB DEPORTIVO DE PRÁCTICAS DEPORTIVAS, Nit: 900.078.164.  Realizó un contrato, el 01-2019-003293, por valor de $829.548.000, que debió ser ejecutado desde el 12 de abril al 12 de julio, lo que corresponde a 90 días a razón de $9.217.200 cada día.

Vemos, entonces, que de esta muestra aleatoria de la contratación del 2019 de la Secretaría de la Recreación y el Deporte, el distrito gastó en estos 5 clubes deportivos la suma de $11.890.360.450, es decir que diariamente el distrito invirtió $32.576.630 en la promoción del deporte.  Cifra suficiente para tener unos deportistas de primera línea.

Si seguimos eligiendo pésimos administradores, cada año los corruptos seguirán robando más del 19% del Presupuesto General de la Nación ($502.6 billones de pesos para 2024).

Desde que usted entró a este artículo, los corruptos se han robado esto de nuestro dinero:

00 : 00 : 00
$ 0

Si quiere saber cuánto se han robado en su municipio o gobernación, desde que comenzó el año 2024 haga click en los siguientes botones.

Los escenarios deportivos

En la administración de los escenarios deportivos del distrito de Barranquilla también encontramos negligencia y direccionamiento intencionado para que terceros se aprovechen de la infraestructura de estos bienes públicos, lo cual se traduce en corrupción.

La investigación periodística de corrupcionaldia.com titulada «¿Cuánto producen y quién se beneficia de los estadios y escenarios deportivos de Barranquilla?» arroja luces sobre esta penosa situación en el distrito, en donde la mediocridad de los funcionarios públicos está al servicio de particulares que usufructúan estos bienes públicos.

En este artículo encontramos que en el transcurso de los últimos años, Barranquilla ha experimentado una notable transformación en su infraestructura deportiva, impulsada por la visión y energía del alcalde Alejandro Char desde 2008. 

Este artículo explora el esfuerzo de la ciudad por dotarse de escenarios deportivos de alta calidad y su rol como sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2018. Sin embargo, también se examina una preocupación latente: el posible incumplimiento de normativas en cuanto al aprovechamiento económico de estos bienes públicos. Desde la inversión en los estadios hasta la falta de tarifas por su uso, este análisis arroja luz sobre la gestión y el cuidado de los activos deportivos en Barranquilla.

Recursos por impuestos

En el distrito de Barranquilla se aprobó un bono para financiar el deporte en todos su ámbitos, denominado bono al deporte, una contribución por  el equivalente al 1% del valor de todo contrato de obra pública que se realice en el distrito. 

Por ejemplo, si el contrato de obra pública vale $1.000 millones, el contratista debe cancelar $10 millones por concepto de este bono de obligatorio cumplimiento.

Si el contratista no lo cancela los primeros 10 días hábiles después de la firma del contrato, el secretario de hacienda no puede expedir el paz y salvo para la ejecución del mismo.  No obstante, el contratista se hace acreedor a sanciones de multas y pena pecuniaria reglamentadas en las cláusulas compromisorias.

Pero vemos que en el distrito de Barranquilla la mayoría de los contratistas no cancelan ese bono y el distrito no hace lo necesario por cobrarlo, y para colmo de males, la contratación de las grandes obras ha sido delegada a Edubar (empresa mixta del orden distrital pero que actúa como si fuera un privado), la cual asume el papel de contratante privado para no exigirle a sus contratista que pague los impuestos reglamentarios (dotación a la tercera edad, procultura, pro-Itsa y el bono al deporte).

Esto ha debilitado notoriamente los recaudos necesarios para sostener las inversiones y operaciones que necesita el deporte y otros programas sociales. 

En pocas palabras, el distrito de Barranquilla patrocina un entramado que garantiza contratación de obras públicas a dedo y exonera a contratistas de pagar impuestos y bonos necesarios para la promoción y el desarrollo del deporte.  En próximas publicaciones detallaremos las consecuencias a nivel de deterioro social por la falta de pago de estas estampillas y bonos. 

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.