La directora de la Unidad para las Víctimas, Patricia Tobón Yagarí, les solicitó a los entes de control que, en el marco de sus competencias, realicen investigaciones y auditorías especiales al Fondo para la Reparación a las Víctimas.

También pidió que adelanten las acciones preventivas y correctivas necesarias para garantizar los derechos de las víctimas y proteger el patrimonio y transparencia de la entidad.  

Una de las situaciones irregulares identificadas fue el valor excesivamente bajo de algunos de los cánones de arrendamiento de los bienes administrados por el Fondo para la Reparación a las Víctimas: se reportó 43 bienes inmuebles con cánones de arrendamiento cuyo valor oscila entre los $4.437 y $103.000, cuando en realidad su valor real es mucho mayor. Entre ellos se encuentran fincas, lotes y parcelas en su mayoría rurales. 

Otro aspecto que llamó la atención fue que de los 2.346 bienes que administra el Fondo, a septiembre de 2022, más de 900 bienes presentan ocupación irregular, deterioro o falta del cumplimiento del objetivo principal que es la monetización. Actualmente, la Unidad indaga el estado en el que estos bienes fueron entregados por la Fiscalía General de la Nación al Fondo.   

Por otro lado, se encontró que existe un alto porcentaje de bienes con arrendatarios morosos en los que el Fondo no adelantó acciones administrativas para recuperar el bien, ni tampoco acciones judiciales efectivas para recuperar la cartera. Además, se identificó que varios de los bienes fueron arrendados a una misma persona sin analizar los perfiles y antecedentes tanto del arrendatario como del codeudor.  

La directora Patricia Tobón Yagarí también informó que, al interior de la Unidad para las Víctimas, se ha dilatado la entrega de información solicitada para verificar el estado en el que se encuentra la entidad.   

El Fondo es el encargado de administrar los bienes que son entregados por desmovilizados de las guerrillas y paramilitares y de otras propiedades que también son entregados por la SAE, que es la que administra los bienes decomisados del narcotráfico. 

«Una vez pasan al Fondo, que es administrado por la Unidad de Víctimas, esos bienes son arrendados o vendidos para que puedan cumplir su fin comercial y generar dineros para financiar los proyectos con víctimas y las indemnizaciones», detalló. 

Este nuevo escándalo de corrupción, se suma a los ya conocidos con los dineros de la paz y de la Sociedad de Activos Especiales.  

En otras palabras, en los pasados gobiernos, lo que hubo fue una piñata completa con los recursos destinados a financiar el proceso de paz. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.