Por todo lo ampliamente conocido por la opinión pública, el rector de la universidad del Atlántico, Carlos Prasca Muñoz, solo tiene dos salidas para resolver la crisis que ha generado el descubrimiento de sus aficiones y ritos sexuales con estudiantes de ese claustro universitario.

La más valiente y digna es presentar renuncia irrevocable y hacerse a un lado para que la deshonra no siga manchando la imagen de la universidad. Pero no lo va a hacer, pues este personaje carece de estas dos elementales virtudes que son la esencia de un espíritu y carácter grandioso.

Además, todo indica que ser rector, en el sentido estricto de la palabra, no le interesa, su misión es apropiarse de un enclave politiquero y de corrupción para favorecer a particulares y a un partido político que lo sostiene. (Ver nuestras publicaciones anteriores sobre la labor de Carlos Prasca en la universidad del Atlántico).

La segunda salida es acoger lo que aconsejan sus patrocinadores y jefe político: ausentarse de la universidad por tres meses con una licencia no remunerada y esperar que la convulsionada marea mediática baje. Regresar calladito y que todo quede en el olvido, apostándole a que vivimos en un país sin memoria.

Pero esta segunda salida tiene su proceso y se le puede complicar más aún la situación a Prasca, pues ya tiene a sus espaldas al propio procurador general de la nación, Fernando Carrillo, indagando las denuncias que contra el rector ya se han instaurado.

Si opta por esta segunda opción, Prasca debe presentar una solicitud de licencia no remunerada por tres meses al Consejo Superior, el cual debe estudiar las razones y motivaciones de la petición del rector, evaluarla y pronunciarse.

Pero, presente o no una solicitud el rector Prasca, el Consejo Superior tiene el deber ético de reunirse lo más pronto posible y debatir sobre el daño que le está haciendo a la más importante universidad pública del caribe Colombiano, la permanencia de un rector sin las más mínimas cualidades morales y el hazme reír de las redes sociales.

El Consejo Superior

Veamos quiénes pertenecen a este Consejo Superior y tienen la responsabilidad de tomar una decisión a favor de la institución universitaria y sus estudiantes:

  1. Eduardo Verano de la Rosa: Presidente del Consejo Superior

El gobernador del Atlántico fue copartícipe de todas la movidas de poca credibilidad y rectitud con las cuales se nombró a Carlos Prasca rector de la universidad. Hasta el momento no ha dado muestras de firmeza y honorabilidad ante las bochornosas revelaciones en los medios de comunicación.

  1. Ana Milena Gualdrón: Representante del Presidente.

La ingeniera de Sistemas Gualdrón Díaz, egresada de la UIS ya tiene experiencia en estas lides pues hace parte del Consejo Superior de la Universidad UIS como delegada del Ministerio de Educación Nacional, al igual que en la Universidad del Cauca. Su trabajo y experiencia la muestran como una profesional seria y comprometida con la educación, por lo que seguramente su opinión y posición frente a esta crisis, será muy importante. Será de importancia conocer su postura frente a la dignidad femenina.

Por otro lado, algunos sectores de la universidad piensan que su opinión no cuenta sino los lineamientos y políticas del gobierno nacional.

  1. José Maximiliano Gómez: Representante del Ministerio de Educación.

Gómez Torres es Economista de la Universidad Nacional de Colombia, Especialista en Finanzas de la Universidad de los Andes, con más de 15 años de experiencia en temas de educación y amplio conocimiento del sector público. Es lo que se dice un “gallo jugao”, con una gran responsabilidad ética en sus manos.

 

  1. Danilo Rafael Hernández Rodríguez: Representante de las Directivas Académicas.

Magíster en Administración de Empresas, especialista Gerencia Pública, en Estudios Pedagógicos y Contador Público. Al igual que su suplente Álvaro González Aguilar, es considerado un arfil importante en la universidad del senador Arturo Char. Ha sido fuertemente respaldado y promocionado por el rector Prasca, para consolidar el manejo del Consejo Directivo en favor de los planes del grupo político que se ha apoderado de la universidad.

  1. Guillermo Rodríguez Figueroa: Representante de los Exrectores.

Rodríguez Figueroa fue el primer egresado de la Universidad del Atlántico en ocupar el cargo de rector. Hizo parte de la décima promoción de ingeniería química de la Universidad del Atlántico en 1951. Es una leyenda viva del periodismo deportivo y la docencia en Colombia. Nació en Fonseca, La Guajira. Todo un baluarte de la moral y las buenas costumbres.

  1. Leyton Barrios: Representante de los Egresados.

Responsable de haber propuesto e impulsado el nombre de Carlos Prasca para la rectoría de la universidad del Atlántico. Ya sabemos su posición frente a esta crisis.

 

 

 

  1. Roberto Figueroa Molina: Representante de los Profesores.

Principal opositor a todos los manejos irregulares e ilegales en la conducción administrativa, financiera y académica de la universidad. Ya pidió públicamente la renuncia del rector Prasca.

 

Están vacantes las representaciones de los Estudiantes y las del Sector Productivo de los Gremios. El último representante de este gremio, César Lordouy, hoy representante a la Cámara como fórmula del senador Arturo Char, fue el autor de actos judiciales, de dudosa legalidad, que le permitieron al Consejo Superior elegir a Prasca como rector.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.