El pasado sábado 25 de noviembre la Registraduría Nacional del Estado Civil entregó el documento que lo acredita como nuevo alcalde de Santa Marta a Carlos Pinedo Cuello, luego de entregar el resultado de los escrutinios de las elecciones del pasado 29 de octubre, que dieron un resultado de 85.372 votos a su favor por el movimiento Santa Marta Sí Puede. 

Carlos Pinedo Cuello

Además, a través de una resolución, la comisión escrutadora en Santa Marta anunció que los votos por el candidato de Fuerza Ciudadana, Jorge Luis Agudelo Apreza, ya no serán considerados como válidos sino que serán incluidos en la categoría de “no marcados”. 

Resuelve calificar como votos no marcados los sufragios obtenidos por el ciudadano Jorge Luis Agudelo Apreza (…) en virtud de las consideraciones de esta providencia”, dice la resolución de la Comisión, en la que también se pide corregir el acta E-26 correspondiente al escrutinio general de la alcaldía de Santa Marta. 

Pareciera entonces que de un ‘plumazo’ una comisión escrutadora hubiese decidido a las carreras, entregar la respectiva credencial a Pinedo Cuello

Lo que de inmediato generó que seguidores del partido perdedor, encabezados por su líder máximo Carlos Caicedo, empezaran a hablar de un “raponazo” por parte de las entidades electorales.  

Anuncios

Sin embargo, lo que a la postre han demostrado los hechos es que desde la misma inscripción de la candidatura de Patricia Caicedo Omar, hermana del entonces Gobernador, las prácticas nepotistas dieron al traste con las aspiraciones del movimiento Fuerza Ciudadana de seguir gobernando en el distrito de Santa Marta

Patricia Caicedo, caricatura generado con AI

El nepotismo es una práctica corrupta muy común en los partidosw tradicionales de Colombia, en la que se favorece o se otorgan beneficios a familiares o amigos cercanos en detrimento de la meritocracia y la justicia. Esta forma de preferencia puede ser perjudicial para el desarrollo y progreso de una organización, ya que se basa en las relaciones personales en lugar de la capacidad y el talento.

El nepotismo puede tener consecuencias negativas ya que desalienta la competencia justa y puede crear un ambiente de trabajo poco profesional. Además, puede generar resentimiento y descontento entre los empleados y afectar negativamente la moral y la productividad en cualquier organización.

Para evitar el nepotismo, es importante establecer políticas claras y transparentes de contratación y promoción, basadas en el mérito y la cualificación de los candidatos. También se deben fomentar programas de capacitación y desarrollo profesional para todos los empleados, independientemente de sus conexiones personales.

En resumen, el nepotismo es una práctica perjudicial que afecta la equidad y el desarrollo de las organizaciones. Es importante promover la igualdad de oportunidades y una cultura basada en el mérito, donde los trabajadores sean valorados por sus habilidades y no por sus relaciones personales.

Una candidatura fallida 

Patricia Caicedo Omar inscribió su candidatura el 29 de julio en medio de la celebración de un año más de la fundación de la Ciudad de Bastidas. Lo hizo al lado de Rafael Martínez, quien se inscribió para aspirar a la Gobernación del Magdalena por el mismo partido. 

No se sabe si en ese momento Caicedo era consciente de que su medio hermana Ana María Caicedo Ortega podía en algún momento, volverse una ‘piedra en el zapato’ para sus aspiraciones. 

Tras su inscripción, el 18 de agosto fue entablada ante el Consejo Nacional Electoral una demanda contra su inscripción por un par de ciudadanos, viejos conocidos y enemigos de Carlos Caicedo

El primero de septiembre el CNE avocó la investigación, por la supuesta inhabilidad de Patricia Caicedo, no solo por su parentesco con el Gobernador, sino con su media hermana Ana María Caicedo

La actuación del CNE: ¿sospechosa? 

Se supone que el CNE se toma su tiempo para estudiar la avalancha de denuncias que se presentan contra la inscripción de candidatos antes de las elecciones. Pero, podría pensarse que ese tiempo no debería, o al menos podría entrar a considerar, no tomar una decisión sobre estos temas justo el último día, que según la ley tienen plazo los diferentes partidos políticos para inscribir a otro candidato si por cualquier razón de tipo jurídico se rechaza la inscripción del primero. 

Y eso fue precisamente lo que le ocurrió a Patricia Caicedo

Desde el 27 de septiembre se sabía que el CNE ya había decidido rechazar la inscripción de Caicedo como candidata a la Alcaldía de Santa Marta; pero la audiencia donde se daba a conocer el fallo y que podía tomar la decisión Fuerza Ciudadana de presentar una reposición o inscribir otro candidato, vencía justo el mismo día, es decir un mes antes de las elecciones del 29 de octubre. 

Magistrado César Lordouy del partido Cambio Radical

Lo llamativo del caso además ocurrió un día antes. Resulta que el ponente del fallo fue el magistrado César Lordouy del partido Cambio Radical, y estuvo respaldado por el presidente del CNE, el magistrado Alfonso Campo Martínez, del Partido Conservador, y la vicepresidenta, la magistrada Maritza Martínez del Partido de La U.  

Pero, estos últimos, tomaron posesión de sus cargos directivos, apenas el 28 de septiembre, por lo que se desconoce si este hecho interfirió para que la celebración de la audiencia en mención tardara un día más en realizarse, lo que habría podido afectar a Fuerza Ciudadana. 

Mediante la Resolución 11966 del 29 de septiembre del 2023, el CNE revocó la inscripción de Caicedo. 

En sus consideraciones el CNE argumentó que estaba inhabilitada por su parentesco con el gobernador, lo cual sin embargo, a la luz de la Ley no es tan cierto porque la Ley 136 de 1994, modificada por la Ley 617 de 2000, en el punto 4. del artículo 95 determina que entre las inhabilidades para ser alcalde esta: 

«Quien tenga vínculos por matrimonio, o unión permanente, o de parentesco hasta el segundo grado de consanguinidad, primero de afinidad o único civil, con funcionarios que dentro de los doce (12) meses anteriores a la elección hayan ejercido autoridad civil, política, administrativa o militar en el respectivo municipio; o con quienes dentro del mismo lapso hayan sido representantes legales de entidades que administren tributos, tasas o contribuciones, o de las entidades que presten servicios públicos domiciliarios o de seguridad social de salud en el régimen subsidiado en el respectivo municipio». 

Es decir que en el caso de su hermano, siendo gobernador, no ejercía autoridad civil o política en la misma jurisdicción territorial, teoría que en efecto fue respaldada por las magistradas Fabiola Márquez Grisales y Alba Lucía Velásquez Hernández, quienes hicieron salvamento de votos y se apartaron de la decisión tomada por los otros tres magistrados y por el contrario consideraron que se le estaba violando a Patricia Caicedo su derecho constitucional a elegir y ser elegida. 

Configuración del nepotismo 

No obstante, el nepotismo sí quedó evidenciado tras comprobarse que su media hermana Ana María Caicedo Ortega fue nombrada por el entonces director del Instituto Distrital de Cultura de Santa Marta Indetur, Marcelino Kadavid Rada, como encargada de esta entidad distrital mediante las resoluciones 080 del 28 de octubre del 2022, 087 del 4 de noviembre del 2022, 089 del 16 de noviembre del 2022 y la 009 del 3 de febrero del 2023; llegando incluso a firmar documentos relacionados con el presupuesto de esta dependencia distrital. 

Y lo peor es que, en respuesta al CNE, Kadavid alegó que había expedido una resolución el primero de septiembre del 2023, justo cuando se avocó el proceso, revocando las resoluciones mediante las cuales se había encargado a Caicedo en esa entidad. 

Los denunciantes 

Una vez surtido este trámite, los denunciantes pasaron a interponer recursos que también impidieron la inscripción de otro candidato dentro de los tiempos establecidos por la ley. 

Los demandantes de la candidatura fueron el abogado Miguel Martínez Olano, conocido como el Mono Martínez, quien se declara abiertamente enemigo de todo lo que suene a izquierda. “Yo soy un anticomunista, antiizquierda, soy promotor del libre mercado, a mí no me gustan esas ideas de izquierda yo todo lo que sea Gustavo Petro y Carlos Caicedo yo voy a estar en contra”, afirmó en el 2021, durante una entrevista. 

Y en efecto, desde que Carlos Caicedo a través de su movimiento ha estado en el poder local, el Mono Martínez no ha escatimado esfuerzos en “atormentarle” la existencia a Caicedo, argumentando que no ha cumplido con nada de lo que ha prometido a los samarios. Y lo ha hecho con particulares acciones que le han valido la burla de los caicedistas. 

Aunque otros en Santa Marta afirman que se convirtió en un enemigo de Caicedo, tras no ser admitido en Fuerza Ciudadana. 

La otra denuncia fue interpuesta por la también abogada Vanessa Bermúdez, quien estuvo vinculada a la Alcaldía de Santa Marta entre el 2012 y 2014, siendo Caicedo alcalde. Salió de su administración tras la demanda que le interpuso al mandatario por presunto acoso laboral y malos tratos, y desde entonces se convirtió en una de sus enemigas más acérrimas.  

Otro candidato 

Considerando que le habían sido vulnerados sus derechos como colectividad política, Fuerza Ciudadana acudió a un último recurso que fue interponer una acción de tutela y evitar les fueran vulnerados sus derechos de elegir y ser elegidos, tomar parte en elecciones, igualdad y debido proceso, y como consecuencia solicitaron se ordenara a los accionados de las tutelas, que fueron varios, se ampliara la fecha máxima establecida para la modificación de listas de candidatos inscritos y, en su lugar, se permitiera al partido Fuerza Ciudadana, la inscripción de un nuevo candidato a la Alcaldía.  

El Juzgado Cuarto Laboral del Distrito de Santa Marta, acogió estas peticiones y ordenó el 9 de octubre a la Registraduría Nacional de Estado Civil, inscribir al nuevo candidato Jorge Agudelo  e “implemente medidas positivas para garantizar la participación y el derecho a la oportunidad del partido político Fuerza Ciudadana y su candidato en las elecciones del 29 de octubre para el cargo de alcalde de Santa Marta”. 

Sin embargo, poco les duró la dicha a los seguidores del caicedismo pues a los pocos días el Tribunal Superior de Santa Marta declaró improcedentes las acciones de tutela. Ese despacho consideró que la acción de tutela carecía de legitimación activa porque estaba destinada a obtener un beneficio para un tercero, Jorge Luis Agudelo Apreza, sin que existiera evidencia de que este tercero no pudiera ejercer su propia defensa. 

De ahí en adelante y hasta el día de las elecciones lo que se dio fue una verdadera campaña jurídica entre el Juez que admitió y falló la tutela y el Tribunal, quedando en medio de la disputa la Registraduría Nacional del Estado Civil. Y fueron diez días en que los electores del partido Fuerza Ciudadana mantuvieron la esperanza de sacar victorioso a su candidato, como en efecto sucedió. 

Pero, nuevamente el mencionado partido, parecía que se había equivocado. 

Previo a las elecciones y en medio del ambiente caldeado, nuevamente el abogado Mono Martínez, demandó ante el CNE la inscripción del nuevo candidato de Fuerza Ciudadana, Jorge Agudelo. Y otra vez argumentó que estaba inhabilitado, y justo por la misma razón que Patricia Caicedo

Resulta que el candidato Agudelo es hijo de Jorge Agudelo, quien estaba inscrito como aspirante al Concejo de Santa Marta para el período 2024-2028, por el partido Fuerza Ciudadana, lo cual según la ley lo inhabilita para ser candidato. 

No obstante, Fuerza Ciudadana demostró que Jorge Luis Agudelo Apreza se había inscrito después de que su padre renunciara a sus aspiraciones al concejo.

Con todo y estos embrollos jurídicos las elecciones se realizaron, resultando ganador Agudelo, con apenas 200 votos por arriba de su contrincante, el derechista Carlos Pinedo

Aunque la cosa no paró ahí. La misma batalla que se libraba en los estrados judiciales, se comenzó a librar en el lugar donde se realizaron los escrutinios posteriores a las elecciones, que al final, dieron como ganador a Agudelo con 85.504 votos, frente a los 85.222 de Pinedo.  

Pero, Fuerza Ciudadana no pudo cantar victoria, todo lo contrario. 

La estocada final y la ratificación de los “errores” en que cayó este movimiento de izquierda por pretender desconocer que el nepotismo es una práctica corrupta, la dio el Tribunal Superior de Santa Marta el 21 de noviembre, cuando revocó el fallo de tutela que había permitido la inscripción extemporánea de Jorge Agudelo. Y dio un plazo perentorio de 48 horas a la Registraduría entregar la credencial de alcalde a quien le seguía en votación. 

Tras saberse ganador Carlos Pinedo, y rodeado de los mismos políticos que han sumido a Santa Marta en el atraso, expresó su satisfacción y afirmó: «Pasó lo que todos sabíamos que sucedería tarde o temprano. Fuerza Ciudadana se equivocó con las inscripciones de sus candidatos y hoy deben asumir las consecuencias de la derrota». 

La entrega de su credencial como alcalde se oficializó a través del Auto de Trámite número 3 de la Comisión Escrutadora Distrital, notificado a las partes el viernes 24 de noviembre.  

Terminan, por ahora, 11 años de gobiernos caicedistas en Santa Marta.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.