Desde el fin de semana del 26 de mayo, el rector suspendido Carlos Prasca sabía que la Procuraduría iba a devolverle la dirección de la Universidad del Atlántico. El negocio con la Procuraduría Regional ya estaba cuadrado y nada pasaría con las graves acusaciones de acoso y abuso sexual contra estudiantes de esta institución.

El final de la suspensión de Prasca y su retorno a la universidad se cocinó aquí y no en la Procuraduría General de la República, pero el jefe de esta cartera Fernando Carrillo, se hizo el de la vista gorda y hasta el momento no ha pronunciado una palabra sobre el caso, a pesar de cacarear un lucha frontal contra los funcionarios públicos que abusan de su poder para obtener prebendas sexuales.

Así fue el “negocio”

Para nadie es un secreto en Barranquilla que el senador Miguel Amin, perteneciente al partido de la U, actualmente, es el dueño, amo y señor de la Procuraduría Regional del Atlántico, y la procuradora Margarita De la Hoz, es su ficha política.

De manera extraoficial se conoció que el negocio para levantarle la suspensión a Prasca consistió en saldar la deuda que tiene Amin con los patrocinadores políticos del rector, por llevarlo a obtener la curul que hoy ostenta, deuda que asciende a más de 8 mil millones.

Para consolidar el trato, le senador Amin le exigió a Prasca dos vicerrectorías la de Investigación, Extensión y Proyección social y la Administrativa y Financiera, además el cumplimiento de 30 OPS con un sueldo mayor de cinco millones, cómo también los cargos del personal que hace parte de las dos vicerrectorías, de esta forma se cocinó toda esta patraña, que tiene de vuelta al rector señalado de acoso sexual y corrupción, y aún sigue siendo objeto de investigación por parte de la Procuraduría General de la Nación.

De estos dos últimos párrafos no hay pruebas, son rumores que se multiplican en las redes, pero nos hacemos responsables de repetirlo porque estaremos atentos y vigilantes para verificar si esto sucede en los próximos días.

Una Procuraduría Regional inoperante

La procuradora De la Hoz aduce que nadie se presentó a declarar ni a ratificar las denuncias. Totalmente falso, pues cada vez que se acercaban estudiantes, profesores y abogados a su oficina para hacerse parte del proceso, en la Procuraduría les decían que esperaran a que les llegara a su casa la notificación. Esas notificaciones nunca llegaron.

Por otro lado, la Procuraduría solicitó a corrupcionaldia.com los audios que prueban las actividades de acoso sexual del rector a estudiantes de la universidad. Este portal entregó todos los audios para que el ente investigador realizara las experticias necesarias y determinara su autenticidad.   Pero de esto nada se supo.

Se nota una total inoperancia por parte de la Procuraduría Regional.

Si Venezuela tiene dos presidentes, la Universidad del Atlántico tiene dos rectores

Una característica del caos institucional de un país, de una organización es la fragmentación del poder. Presidentes de facto, rectores encargados y, el colmo, dos rectores despachan al mismo tiempo.  Esto últimosucede en la Universidad del Atlántico desde miércoles miércoles 29 de mayo.

Luego de conocida el auto que ordenó dejar sin efecto la suspensión del cargo al disciplinado Carlos Prasca Muñoz a través de las redes sociales y en los medios tradicionales, el rector suspendido se apresuró el mismo miércoles 29 a llamar al conductor escolta Félix Melendrez y le ordenó que pasara por su domicilio a recogerlo, argumentando que él era de nuevo el rector. La rectora encargada le tocó irse por su cuenta a la universidad.

Prasca entró altivo al despacho de rectoría y comenzó a despachar.   Se reunió con la vicerrectora de docencia y le ordenó convocar a un consejo académico urgente. Posteriormente llamó a la rectora encargada Maryluz Stevenson del Vecchio y le pidió que le presentara la renuncia, tratándola de manera descortés con gritos e insultos.

El rector suspendido le reclamó a la encargada no haber cumplido los “pactos” establecidos y le recordó con vehemencia no haber ordenado unos gastos que él le pidió desde su condición de suspendido. Stevenson solo dijo que no podía ordenar gastos para él debido a su condición él estaba suspendido, ya que, además, le traería problemas y peor aún si lo hacía con fechas antiguas y numeraciones anteriores. Así mismo le dijo que solo le presentaría renuncia al Consejo Superior que fue la instancia que la encargó.

En horas de la tarde el circo continuó. Un evento programado para entregar 500 almuerzos subsidiados por parte de la Alcaldía de Barranquilla, y que debía realizarse en horas de la tarde presidido por la rectora encargada Maryluz Stevenson tuvo que ser aplazado por la trifulca que se presentó en el despacho de rectoría ya que Prasca decía que el rector era él y Stevenson alegaba que era ella.

En la mitad de la discusión y con los invitados esperando, el secretario general Roberto Henríquez y la Jefe Control Interno Disciplinario le aconsejaron Prasca que él no podía por cuanto la Procuraduría no había notificado a las partes del auto que revoca la suspensión. Le dijeron que tenía que esperar que el Consejo Superior se reuniera y dispusiera con base en lo notificado. El rector suspendido dijo que no y que él iba a presidir como rector.

Una llamada calmó los ánimos. El jurídico del alcalde Alex Char llamo al ofuscado Prasca y le dijo lo mismo que le habían dicho al interior de la universidad. Prasca aceptó y aplazó el evento para cuando el fuera ratificado como rector.

Acto seguido del sainete, Prasca se fue al despacho a pedirle al gobernador que convocara al Consejo Superior de manera inmediata.

Día jueves. Cuando todo el mundo creía que Prasca había entrado en razón, se presentó a las 7 am y comenzó a despachar desde rectoría. Citó al despacho a Jussy Arteta y al nuevo jurídico nombrado por la rectora encargada y les pidió la renuncia en medio de gritos y les recordó que ellos fueron nombrados sin el visto bueno de él, aun cuando estaba suspendido el seguía ordenando y eso no se lo habían consultado.

Las reuniones en el despacho de un rector y del otro han continuado. La universidad no sabe a quién acatarle órdenes. Todo es confuso. Todo es caótico.

Analistas de tema educativo piensan que el Ministerio de Educación se hace el desentiendo y pregona que la institución esta acreditada aun con dos rectores uno de ellos acusado de abuso sexual y que con el poder que le otorgan sus padrinos políticos, se declara rector de facto, usurpa funciones y asalta la institucionalidad y se declara el Yo Supremo de Uniatlántico.

De igual manera piensan que el gobernador Eduardo Verano de la Rosa, escondido dentro de sus temores por no contrariar los poderes de la ciudad, guarda silencio, demostrando así que a la universidad los peores tiempos los ha vivido bajo sus gobiernos, pensando solo en construir sedes elefánticas y cómo terminar el fallido Bloque de Investigaciones.

Sera que nadie se ha dado cuenta que el Prasca asaltando la rectoría y despachando ilegítimamente está en curso de otra falta disciplinaria al tomar el cargo de rector por cuanto hoy no existe un acto que lo instituya como rector nuevamente.

 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.