Los universos paralelos de la Uniatlántico y la Universidad Distrital de Bogotá

0
443

Las dos universidades son oficiales, las dos están en paro o ceso de actividades desde al año anterior y las dos han sido epicentro de escándalos de corrupción.

Y para terminar de completar las coincidencias, los dos problemas fueron heredados por dos mujeres Claudia López en Bogotá y Elsa Noguera en el departamento del Atlántico, de sus dos antecesores (Verano de la Rosa en Atlántico y Peñaloza en Bogotá) que lo que hicieron fue barrer para debajo de la alfombra y pasarle el chicharrón al que llegara.

En la Universidad Distrital los estudiantes exigen para regresar a clases, según la revista Semana tres puntos para levantar el paro son 1) la creación de la Asamblea Universitaria, órgano que les permitiría poder ser tenidos en cuenta en la toma de decisiones, 2) la elaboración de políticas, planes institucionales y 3) la reforma o modificación de sus estatutos.

Por su parte los estudiantes tomistas de la Universidad del Atlántico manifestaron en declaraciones y medios que para levantar el paro deben resolverse tres puntos también que son 1) que el rector Prasca salga de la Universidad, cosa que ya se dio con vacaciones incluidas, 2) la suspensión del contrato con la empresa de seguridad y 3) la reforma al Estatuto General.

Un punto en común que las dos universidades persiguen es desterrar para siempre la corrupción que se ha tomada a las universidades regionales en Colombia y que la están convirtiendo en un nuevo Foncolpuertos. El caso de la Distrital llego al máximo (ver el Tiempo) cuando fue descubierta una red de corrupción interna en la oficina de extensión de la cual se perdieron $12.000 millones. En Uniatlantico la corrupción es la sumatoria de muchas cosas en contratos de obras, nominas paralelas a través de OPS, jugosas demandas que la Universidad pierde con su concurso etc.

Publicidad

La forma como han enfrentado el problema en Bogotá y en Barranquilla se diferenciaron inicialmente, pero… Un twitt de Claudia López dejo al descubierto su forma de enfrentar el problema en Bogotá, tomó el toro por los cachos y decidió convocar al Consejo Superior y asistir cosa que no se hacía en Bogotá desde hace muchos años y manifestó en la red social: “ Empezamos camino para desterrar corrupción y fortalecer @udistrital. En el Consejo Superior acordamos plan para este año convocar y crear Asamblea Universitaria, retomar el calendario académico, hacer una Auditoría General, y una Reforma Estatutaria, administrativa y académica.

Hizo un llamado a el retorno a clases de los estudiantes y creo las diferentes comisiones para crear la Asamblea Universitaria, practica una auditoria interna para decirles a los bogotanos qué pasó con sus impuestos y hacer las reformas estatutarias para desterrar la corrupción y enrumbar la universidad por senda correcta.

A la reunión del Consejo Superior asistió la Ministra de Educación María Victoria Angulo. La Alcaldesa, según la misma revista Semana, expresó su preocupación que la Acreditación Institucional se puede perder por la falta de gobernabilidad sino existe un retorno a clases y si no se hacen las reformas de manera urgente.

En la Universidad del Atlántico el manejo de la gobernadora Elsa Noguera ha sido diferente. Ha pesar de saber que tiene las mejores intenciones en solucionar el problema, se ha demorado en convocar al Consejo Superior para que en su seno se conozcan los verdaderos problemas que encarna la institución. Comenzando por que el Consejo de los 9 miembros que lo componen solo sesionan 6 por cuanto los estudiantes perdieron su representatividad y por intencionales triquiñuelas jurídicas de la pasada administración dejaron vacía la representación de los estudiantes desde hace más de un año.

Igual sucede con el representante de los gremios económicos y de los egresados, no están representados en el órgano de gobierno. Un rector encargado, unos decanos a los que les declaran nulos sus nombramientos y decenas de problemas institucionales y de gobernanza y tres meses de paro y toma de las instalaciones, mantienen a la universidad en un caos institucional y académico y a punto de perder su acreditación institucional.

La gobernadora Noguera decidió tomar el problema ella, entrevistarse con estudiantes y profesores, como lo hizo la anoche del 21 de enero, en una reunión con los estudiantes y profesores para conocer directamente los problemas, comprometerse a sacar adelante la reforma al estatuto principal de la universidad.   Esperamos ahora que estos diálogos conduzcan a una salida para la Universidad y a desterrar para siempre la corrupción politiquera que asalta las universidades publicas regionales.   En eso este medio denunciara todo lo que sea corrupción en los órganos y entidades del departamento del Atlántico.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.