El presidente Petro sorprendió a los colombianos con el nombramiento del nuevo director de la Policía Nacional. Algunos lo califican como un hecho insólito, pues se trata de un general retirado de la institución por haber denunciado hechos de corrupción.

William Salamanca es un mayor general de la Reserva de la Policía Nacional, con más de 37 años de experiencia en la institución. Desde abril de 2021 trabajaba como independiente y se dedica a hacer consultorías en seguridad, hasta que Petro le pidió ser miembro del comité de empalme.

Su larga trayectoria inició en 1985 y desde entonces escaló en la rama oficial de la fuerza pública, en la que ocupó la dirección de Seguridad Ciudadana, entre 2018 y 2019, y la Inspección General, entre 2019 y 2020, en el área que investiga y disciplina a los mismos policías.

Salamanca conoce al dedillo todos los intríngulis de la corrupción que empantana muchas instancias de la Policía Nacional al punto que el número de expedientes contra policías con posibles nexos con el narcotráfico creció a números que la Fiscalía nunca había visto, cuando se desempeñaba como inspector general.

El general retirado participó, como inspector general entre 2018 y 2019, en los primeros pasos de la investigación de una posible falsificación de parte de algunos oficiales de la Policía a la hora de acreditar sus horas de vuelo. Esta falsificación, calculó en su momento la entidad, afectó la nómina por más de $71 millones. Esta investigación señaló a 61 pilotos de participar en esta inconsistencia.

Anuncios

Cuando Salamanca estuvo a cargo de la Inspección General arrancó la investigación disciplinaria que hoy tiene al general Óscar Atehortúa, exdirector de la Policía, en juicio disciplinario y con la posibilidad de sanción para ejercer cargos públicos. Según la investigación, en la cual el mismo Salamanca declaró ante la Procuraduría, el exdirector de la Policía se habría extralimitado en sus funciones y habría participado de un tráfico de influencias mientras estuvo al frente del Fondo Rotatorio, entre 2014 y 2015.


La salida de Sanabria

Según el diario El Espectador fuentes de la Policía señalaron que el rumor de la salida de Sanabria empezó a tomar mayor fuerza tras sus declaraciones relacionadas con la retención que hizo una comunidad de 80 Policías en Los Pozos, una zona de San Vicente del Caguán (Caquetá). Sanabria afirmó en televisión nacional que hubo un “canje” en el que participaron los ministros del gobierno Petro para que dejaran ir a los policías que fueron retenidos por campesinos de la zona por 48 horas. Precisamente en esta acción, que el ministro calificó de asonada, murió un uniformado por heridas en el cuello.

En ese contexto, en el que salió a contradecir a una de las principales cabezas del gabinete presidencial, el saliente director de la Policía realizó una entrevista con la revista Semana. El general de la Policía soltó en ese momento indicó que al menos 12.000 uniformados estaban contagiados con VIH y que los contagios eran a causa de que los integrantes de la institución fueran homosexuales, lesbianas, bisexuales o personas trans que contaban con una “mala educación sexual”. “Lastimosamente, como somos tantos, hay una comunidad LGBTIQ grande en la institución. No hay de pronto esa educación que les permita a ellos ser cuidadosos en lo que hacen”, aseguró Sanabria.

Sobre este punto, otra alta fuente de la Policía señaló que, además de todas sus declaraciones públicas sobre la comunidad LGTBI y las relacionadas sobre el papel de la mujer en la sociedad, lo que terminó dañando las relaciones de Sanabria con la Casa de Nariño fue haber contrariado la versión del ministro del Interior, Alfonso Prada. “A partir de ahí empezó circular la versión de que Sanabria iba a asumir la dirección de la Policía”, dice una alta fuente al interior de la Policía, quien también señala que el nuevo director de la Policía cumple con una característica que busca el presidente Petro: su discurso de lucha contra la corrupción al interior de la Fuerza Pública.

Esas mismas fuentes de la Policía señalan que el regreso de un oficial retirado de la Policía para asumir la cúpula habla de la falta de personal “real experiencia” para asumir el cargo. “La salida de altos oficiales al inicio de la administración del presidente Petro cercenó a varios que estaban haciendo cola para llegar al cargo después del general Jorge Luis Vargas (el predecesor de Sanabria)”, dice la fuente. Ante ese escenario, dicen las fuentes en el interior de la Policía, la llegada de Salamanca a la Dirección de la Policía garantiza un funcionario acostumbrado a la exposición mediática y con experiencia en direcciones claves de la institución, algo de lo que carecía el general Sanabria.

Aunque el saliente director fue el secretario privado del entonces director de la Policía general Óscar Naranjo y ocupo otros dependencias, nunca había asumido tanta responsabilidad. Existía la sensación de que a veces no sabía cómo actuar en ciertos momentos, o ser más estratégico a la hora de declarar”, señala un alto oficial de la inteligencia policial. Se espera que en los próximos días el general Salamanca retorne al país para que asuma la dirección de la Policía, la cual está a cargo de combatir gran parte de los graves problemas de seguridad que vive el país.

El reto

Salamanca tiene un reto grande que es comenzar a desmantelar todas los comportamientos delincuenciales que han desprestigiado a esta institución. También acabar con el estigma que identifica a cada uniformado como enemigo de la justicia. Romper las cadenas que los une a grupos de delincuentes, mafías y bandas criminales.

No es fácil, pero hay que comenzar, y el Mayor General (RA) William Salamanca lo sabe muy bien. Esperamos que no decepcione a los colombianos.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.