Un extraño robo de equipos

Ni en las tomas que hicieron los estudiantes hace dos años, hubo tantos desafueros en las instalaciones de la Universidad del Atlántico como ha sucedido en estos tiempos de pandemia. En esta ocasión desaparecieron equipos por un valor cercano a los $60 millones de propiedad del grupo de investigación Esapidex-B.

Esto que parece una historia de los Archivos Secretos X, se originó en la sede norte de la universidad, sala 303 G ubicada en la biblioteca central, en un piso donde básicamente están las oficinas de investigadores, de allí desaparecieron los equipos.

Desde el momento que se determinó que las actividades de la UniAtlántico, tanto académicas como administrativas fueran virtuales la biblioteca nunca se ha abierto, no ha tenido ni estudiantes, ni profesores, ni celadores en sus instalaciones.

Las victimas fueron los investigadores del Grupo Esapidex-B que de acuerdo a lo que dicen en su página “ESAPIDEX es un grupo de investigación interinstitucional que desarrolla en la Universidad del Atlántico y en la Universidad del Quindío investigación interdisciplinaria en la enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras y en bilingüismo en contextos escolares mayoritarios colombianos. A través de los procesos investigativos pretendemos aportar a la consolidación de los procesos de enseñanza y aprendizaje de las lenguas extranjeras y a la fundamentación teórica en torno a los procesos de bilingüismo”.

LINEAS DE INVESTIGACIÓN:

Publicidad

1.- Bilingüismo en contextos escolares

2.- Estilos de aprendizaje y enseñanza de una lengua extranjera

3.- Pedagogía y didáctica de los idiomas extranjeros

4.- TIC y pedagogía de las lenguas extranjeras

5.- enseñanza de lenguas extranjeras a niños

Liseth Villar Guerra

Este año la directora del grupo Lisseth Villar Guerra pidió permiso para entrar a la oficina y sacar unos equipos que necesitaban para desarrollar el trabajo de investigación y su gran sorpresa fue que habían desaparecido los siguientes elementos: cuatro (4) computadores de alta tecnología; dos (2) cámaras de video marca Sony y cuatro (4) videobeam Epson.

Acta-de-entrega-en-custodia-CH73-Liseth-Villar-impacto-caribe-impresora


Acta-de-entrega-equipos-camara-fotográfica


Acta-de-entrega-FGI-CH04-Lvillar-video-proyector


Esos equipos fueron adquiridos por haber ganado una convocatoria de Colciencias. El grupo Esapidex-B está categorizado como A profesores de la facultad de ciencias humanas.

A sorpresa fue grande. Los vigilantes no supieron contestar sobre la situación. Frente a esta situación Lisseth Villar informó a las directivas de la Universidad del Atlántico, presentó la denuncia ante la fiscalía y se pidió a La Previsora que cubriera con el seguro, pero todo fue inútil porque la fiscalía archivó el caso porque según el ente investigador     “En el presente caso al no poder identificar a los sujetos activos del delito no se augura una exitosa investigación; por lo que es posible a nuestro juicio proceder a archivar, sin perjuicio de que si aparecen nuevos elementos de juicio y se suministra la información que se requiere, pueda reabrirse el caso, a petición de parte”. 

archivo-del-caso-fiscalía

Como puede verse en esta sucinta historia esta pérdida puede ser una actuación desde el más allá de el gran mago Borletti, pero consideramos que es más bien un robo de alguien que sabe muy claramente donde están los equipos de valor no sólo en la biblioteca, sino también en las oficinas de docentes, que cuando regresen se encontrarán con tierra arrasada mientras que la empresa de vigilancia  y los funcionarios que deben preservar la custodia de lo que está en las oficinas desde que la Universidad quedó sola a merced de a quienes no les interesa conservar sino depredar el patrimonio de la Alma Mater.

la-previsora-requisitos

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.