El FOME: Así nos manipula la corrupción del alto gobierno en tiempos del Covid-19

¿un fondo para la salud o para paliar las pérdidas que pueda tener el sector financiero?

0
536
Publicidad

La creación del Fondo de Mitigación de Emergencias, FOME, a raíz de la crisis provocada por el coronavirus en Colombia, ha generado una tormenta que pone aún más en tela de juicio las actuaciones y determinaciones del Gobierno nacional frente a la pandemia que hoy enfrenta el mundo, incluido Colombia.La primera en levantar la voz de protesta por el Decreto 444 que reglamenta la creación del FOME fue la alcaldesa de Bogotá Claudia López, quien calificó de inaudita la decisión tanto de tomar recursos del Fondo de Ahorro y Estabilización de regalías, que está bajo la tutela del banco de la República, FAE y del Fondo de Pensiones Territoriales, FONPET para atender la crisis. Pero además que estos recursos se destinen, entre otros para financiar las actividades del sector bancario.
“Absurdo además que nos disminuyen recursos que deben ser para la salud y el cuidado de la gente y los hogares”, dijo López en sus redes sociales.
En el mismo sentido se pronunció el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, quien en su cuenta de Twitter indicó que “No es el momento para la polémica , pero es mi obligación hacer algunos comentarios sobre el decreto Presidencial: 1. Somos los territorios en especial las Alcaldías quienes estamos en primera línea de atender la crisis del coronavirus, no es el momento para el centralismo”. Y agregó: “La Alcaldía de Cali solicita al Gobierno Nacional expida normatividad extraordinaria que modifique el decreto 444 de 2020 que permita liberar recursos para afrontar la crisis del COVID 19 desde el territorio. Podríamos obtener igualmente recursos vía FONPET u otras líneas”.
Por su parte el senador Roy Barreras, expresó: “Error para corregir ya! El decreto 444 no sólo no le da recursos a los entes territoriales sino que se los quita al destinar FONPET para aliviar a los bancos! Así no es! Alcaldes y Gobernadores necesitan liquidez para salud. Bien podrían los bancos comprar bonos de deuda pública”.DECRETO 444 DEL 21 DE MARZO DE 2020

Y añadió que los recursos se necesitan con urgencia para adecuar instituciones hospitalarias y extrahospitalarias en las regiones. “No le pueden quitar la plata a las regiones para dársela a los bancos! Lo que tienen que hacer es girarles!”, afirmó.
Mientras que el veedor distrital, Guillermo Rivera dijo que en nombre de Bogotá “le hacía un llamado al Gobierno nacional para que por lo menos concerte con la alcaldesa Claudia López de qué forma se van a usar esos recursos”. Rivera aseguró que el decreto era “inconstitucional” porque “los dineros del FONPET son de las entidades territoriales y el Gobierno nacional no puede abrogarse una competencia sobre ellos”.Y por su lado, el senador Luis Fernando Velasco señaló que “Le salió mal al gobierno la idea de darle liquidez a la banca con recursos del ahorro de las regiones. Para evitar polarización y debate innecesario sobre ese punto, le solicito a la Presidencia derogar lo que ordena el Decreto 444”.De hecho, 85 congresistas le enviaron una carta al presidente Iván Duque donde le requieren derogar la medida argumentando que no se puede dejar sin recursos a las regiones.
Por otra parte, la excongresista Olga Lucía Velásquez, conocedora del tema de salud se preguntó por qué el Gobierno en vez de crear un nuevo fondo, no hacía uso del Fondo nacional de Gestión de Riesgos Y desastres, creado en la Ley 1523 del año 2012, precisamente para atender emergencias.
Calificó de vergonzosa la determinación adoptada por el Gobierno de utilizar dineros de ambos fondos, para devolverlos en 10 años, conforme se lee en el acto administrativo.

El origen de los reparos

El Decreto que mantiene disgustados a más de un mandatario es el 444 expedido por el Gobierno Duque el pasado 22 de marzo, en el que reglamenta el funcionamiento del FOME, el cual se creó a través del Decreto 417 mediante el cual se declaró la Emergencia Social, Económica y Ecológica en el país.DECRETO-417-DEL-17-DE-MARZO-DE-2020_compressed

En su artículo 2 el decreto 444 indica que el FOME tendrá por objeto atender las necesidades de recursos para la atención en salud, los efectos adversos generados a la actividad productiva y la necesidad de que la economía continúe brindando condiciones que mantengan el empleo y el crecimiento en el marco del Decreto 417 de 2020.
En el artículo 3 dice que dichos recursos provendrán de las siguientes fuentes:
1. recursos provenientes del Fondo de Ahorro y Estabilización FAE.
2. Los recursos provenientes Fondo Pensiones Territorial –FONPET.
3. Los recursos asignados en el Presupuesto General de la Nación.
4. Los rendimientos financieros generados por la administración de los recursos.
5. Los demás que determine el Gobierno nacional.
Y en el artículo 4 especifica que los recursos del Fondo se usarán en las siguientes acciones:
1. Atender las necesidades adicionales de recursos que se generen por parte de las entidades que hacen parte del Presupuesto General de la Nación.
2. Pagar los costos generados por la ejecución de los instrumentos y/o contratos celebrados para el cumplimiento del objeto del FOME.
3. Efectuar operaciones de apoyo de liquidez transitoria al sector financiero a través de transferencia temporal de valores de depósitos a plazo entre otras.
4. Invertir en instrumentos de capital o deuda emitidos por empresas privadas, públicas o mixtas que desarrollen actividades de interés nacional, incluyendo acciones con condiciones especiales de participación, dividendos y/o recompras, entre otras.
5. Proveer directamente financiamiento a empresas privadas, públicas o mixtas que desarrollen actividades interés nacional.
6. Proveer liquidez a la Nación, únicamente en aquellos eventos en los que efectos de la emergencia se extiendan a las fuentes de liquidez ordinarias.
Como se puede ver, en ninguna de las determinaciones se especifica de manera clara que estos recursos se dispongan concretamente para atender la emergencia del sector salud, ni se menciona que vayan a paliar las necesidades que enfrentan en este momentos todos los integrantes de la cadena del sector salud, incluidos EPS, IPS, ESE, proveedores en general.
Sin embargo, lo que más llama la atención de este Decreto, es que, en el Decreto 417 que le antecedió, y en el que se dio vida al FOME, el Gobierno de Iván Duque esgrimió toda una serie argumentos, todos relacionados con la crisis y las necesidades del sector salud y las medidas que había que adoptar para enfrentar el coronavirus Covid-19, donde incluso se proyectó el número de posibles infectados en Colombia por el virus, lo que demandaba la inyección urgente de recursos para el sector salud.
Antes de las consideraciones económicas, lo primero que se destaca en el Decreto 417 en el punto b. Aspectos económicos es que “Lo expuesto anteriormente evidencia que el sistema de salud colombiano no se encuentra físicamente preparado para atender una emergencia de salud, requiere ser fortalecido de manera inmediata para atender un evento sorpresivo de las magnitudes que la pandemia ha alcanzado ya en países como China, Italia, España, Alemania, Francia e Irán, entre otros, los cuales presentan actualmente una tasa promedio de contagio de 0,026% de su población total (esta tasa de contagio sería equivalente a 13,097 casos en el país). En consecuencia y por estas razones el sistema requiere un apoyo fiscal urgente”.
Y advierte, que se requieren unos 5 billones de pesos para atender la emergencia, con la habilitación de nuevas camas hospitalarias, medicamentos, pruebas de laboratorios, etc.
Pero, a la hora de reglamentar el famoso Fome, en ninguno parte del articulado se habla de manera concreta qué recursos, irán al sector salud, en cambio sí a otros sectores, como el financiero; es más, ni siquiera se menciona al sector salud.
El Gobierno ha dicho que los dineros que en realidad son títulos valores, a utilizar tanto del FONPET como del FAE, les serán devueltos en diez años y que no serán para financiar los bancos, sino a pequeños empresarios. Cosa difícil de comprender porque los recursos les serán entregados a los bancos para que estos a su vez les presten a los empresarios pequeños y medianos, quienes tendrán que pagar intereses por dichos préstamos.
Así las cosas, queda la duda de hasta dónde el personal sanitario que lucha contra esta pandemia tendrá verdaderas garantías para atender la emergencia en Colombia, y hasta dónde algunos saldrán gananciosos de la desgracia humana.

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.