David Barguil, un excongresista de poca monta, pero audaz y experto en politiquería al punto de conseguir apoyo para lanzarse como candidato presidencial en las elecciones pasadas (2020), enfrenta una investigación muy seria.

Anuncios

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia abrió investigación y llamó a indagatoria al excongresista @DavidBarguil por la presunta comisión de tráfico de influencias, cohecho, financiación de campaña con fuentes prohibidas y contrato sin el cumplimiento de requisitos legales.

Asegura la Corte Suprema que en su desempeño como congresista, Barguil habría supuestamente influido ante el Gobierno Nacional, con el objetivo de que se aprobaran recursos para desarrollar proyectos en Galeras (Sucre), a cambio de beneficios económicos ilícitos.

¿Para qué le sirvió el estudio?

Cabe recordar que en febrero del 2022, la Fiscalía General de la Nación judicializó y envió ala cárcel al exalcalde de Galeras (Sucre), Remberto Javier Amell Hernández; al ex secretario de Planeación municipal, Carlos Eduardo Cueto Corrales; al contratista Jorge Carlos Álvarez Rivero y a Lila Margarita Aldana Argel.

Estas personas estarían involucradas en múltiples irregularidades detectadas en la contratación de obras de pavimentación y reparación de vías terciarias, y la supuesta apropiación de recursos.

De acuerdo con la investigación, el entonces mandatario habría acudido a un representante a la Cámara y a una senadora de la República para que mediaran ante Prosperidad Social (DPS) para que el municipio recibiera recursos del orden nacional, con el propósito de reparar la malla vial.

Finalmente, a la administración de Galeras (Sucre) le fueron asignados $13.212 millones de pesos. Por la gestión, los congresistas, presuntamente, recibieron el 15% de la suma desembolsada.

Lo anterior es apenas una perla del rosario tramoyas y movidas delincuenciales que hacen senadores para apoderarse de los recursos públicos.

Lo anterior demuestra que el eje fundamental para que la corrupción gire sin parar en Colombia, está en el Congreso, tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes. Barguil lo sabe muy bien y por eso iba de “frente y sin miedo”.

Se sabe además que en el Departamento Administrativo de Prosperidad Social (DPS) varios amigos y familiares de Barguil fueron contratados en 2020, y otros años; Barguil es un experto en abuso de poder y tráfico de influencias; los $30 millones de sueldo no le alcanzaban.

Corte Suprema llama a indagatoria a David Barguil

La Corte Suprema de Justicia citó este martes a indagatoria al excandidato presidencial y excongresista conservador David Barguil, por los presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho propio, financiación de campañas electorales con fuentes prohibidas y presunto determinador de contrato sin el cumplimiento de los requisitos legales. 

El encargado de indagar al congresista, que participó en la consulta de la coalición Equipo por Colombia, de cara a las pasadas elecciones presidenciales, será el magistrado Marco Antonio Rueda, que hace parte de la Sala de Instrucción. Según las denuncias Barguil habría utilizado sus influencias para direccionar una licitación del Gobierno nacional en el municipio de Galeras, Sucre. 

Según las investigaciones, entre 2017 y 2018, David Barguil habría intervenido frente al Departamento para la Prosperidad Social (DPS), para obtener recursos de los llamados cupos indicativos, con el objetivo de financiar obras en el municipio de Galeras. Supuestamente, el excongresista pretendía beneficiarse económicamente por esta gestión. 

El excongresista le habría solicitado al alcalde de Galeras que le entregara el contrato a un consorcio que, supuestamente, le daría unos montos económicos a cambio de interceder por ellos. En esa línea, según la Corte, esos dineros le habrían servido al exsenador para financiar la campaña que le permitió llegar al Senado de la República. 

El veedor Albeiro Villamizar, quien fue el denunciante del caso, en diálogo con W Radio, aseguró que parte de ese dinero habría sido destinado al ex congresista Musa Besaile. 

“Ese dinero se cogió para servir al senador Barguil, se agarraron la plata para servirlo a él”, dijo el denunciante quien indicó que aunque no sabe cuál fue el monto exacto que habría tomado Barguil, dice que “se sacó una plata grande”. Y que el arreglo de las vías, nunca se hizo. 

Frente a esto, La W estableció que se trataría de unos recursos por 13.200 millones de pesos que se pidieron para arreglar las vías, monto del que se presume que hubo un tráfico de influencias para que un contratista se quedara con dicho contrato. 

Con relación al material probatorio que se presentaron, el denunciante confirma que “eso lo tiene la Fiscalía, pero la Fiscalía se maneja por plata y politiquería, allá esos documentos fueron estancados”, comentó afirmando que le estarían tapando el hecho de corrupción a Barguil. 

Además el veedor aseguró estar siendo víctimas de amenazas por parte del exalcalde de Galeras, Remberto Amell y el alcalde del municipio de Sincé, Luis Miguel Acosta. “Estoy denunciando a personas bravas que después me pueden matar porque yo sé cómo es esto”. 

Tras conocerse el llamado de la Corte, el exaspirante al Ejecutivo emitió un comunicado donde, afirmó que comparecerá ante el alto tribunal para explicar su responsabilidad en los delitos por los que lo acusan. 

“Me abstendré de dar declaraciones públicas en relación con cualquier asunto relacionado con el proceso y será al interior del mismo -reitero-, en donde me pronunciaré y ejerceré mis derechos como corresponde. Cualquier manifestación por fuera del conducto procesal no sería respetuosa de las actuaciones que adelanta la Honorable Corte e implica necesariamente pronunciarse sobre hechos y diligencias cubiertas por la reserva sumarial, razón por la cual prefiero abstenerme de realizar pronunciamiento alguno y reservar mis explicaciones para entregarlas a la Corte en el momento que ella me requiera”, puntualizó. 

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.