Nadie, parece ser la respuesta, luego de que se conocieran denuncias sobre supuesto incumplimiento en la priorización de personas a vacunar en la primera fase y las quejas reveladas a través de redes sociales han sido de diversa índole. 

Una de ellas fue la que tiene que ver con el cirujano plástico Camilo Reyes, quien sin estar incluido en la primera línea de profesionales de la salud para atender la pandemia recibió la dosis del biológico de Pfizer en la clínica Foscal de Bucaramanga. 

En respuesta a las críticas que le llovieron, el galeno afirmó que simplemente acudió a la citación que le hicieron desde la plataforma Mi Vacuna. “Ellos me llamaron yo no los llamé, me citaron y acudí” dijo Reyes, al afirmar que se registró en la plataforma y fue incluido en la primera fase. 

De ser así está en mora el Ministerio de Salud en dar una respuesta. 

Otra de las denuncias es que aparentemente se estaría vacunando primero a personal administrativo de clínicas, antes que al personal sanitario. 

Publicidad

Corrupcionaldia.com conoció que eso habría ocurrido en la clínica Portoazul de Barranquilla donde dejaron de últimos para vacunar a médicos anestesiólogos y ginecólogos de planta encargados de pacientes Covid, y luego de inmunizar a funcionarios de la parte administrativa del centro asistencial. Al igual que en la Clínica del Norte de la misma ciudad. 

El representante a la Cámara por Bogotá del Centro Democrático Gabriel Santos, en su cuenta en twitter aseguró haber recibido múltiples denuncias en el mismo sentido. 

Lo mismo habría ocurrido en el Hospital Carlos Holmes Trujillo de Cali y en centros asistenciales de Montería. 

La Procuraduría General de la Nación (PGN) solicitó a la Alcaldía de Bogotá, clarificar por qué no se tuvieron en cuenta a los residentes, médicos rurales e internos dentro del plan de vacunación en la capital. 

También este lunes el organismo de vigilancia solicitó una acción preventiva dirigida al secretario de Salud de Córdoba, Carlos Vasco, luego de que se conociera a través de varios medios de comunicación que en la primera fase de vacunación contra el Covid-19, algunos trabajadores de la salud que no estaban en la primera línea de combate, recibieron la primera dosis de inmunidad en detrimento de otros que sí lo están; como sería el caso de dos cirujanos plásticos que laboran en Montería. 

El Ministerio Público busca verificar el procedimiento adelantado por la IPS Fundación Amigos de la Salud de Montería, donde se asignaron 324 dosis. 

Y el fin de semana pasado la Asociación Nacional de Internos y Residentes (ANIR) reveló que cerca del 61% por ciento de los residentes del país no están priorizados para la vacunación.  

Diego Espindola, residente de Psiquiatría de la Universidad de Antioquia, y directivo de ANIR regional Antioquia, afirmó que este grupo de profesionales de la salud no ha sido priorizado por el Ministerio de Salud. 

Cabe recalcar que, las alcaldías y gobernaciones fueron convocadas para entregar el listado completo a la Procuraduría en el que se especificaban los grupos considerados para la inmunización, no obstante, el Ministerio Público encontró que faltaba el personal médico mencionado.

Demora en la distribución 

Otra de las quejas está relacionada con la demora en la distribución de las vacunas, puesto que de seguir el ritmo en que se dio la inmunización durante la primera semana, tras haber recibido las primeras dosis de vacunas, el país solo alcanzaría a vacunar 172 mil personas durante un mes. 

Transcurridos ocho días desde el lunes 15 de febrero, cuando llegó el primer lote de 50.000 biológicos de la farmacéutica Pfizer, se han logrado aplicar 45 mil, a razón de 5.700 por día. Es decir faltan 5 mil dosis por repartir, así como están en espera las otras 190 mil de Sinovac que llegaron el pasado sábado al país. 

“Termina otro día sin que distribuyan las vacunas Sinovac que llegaron desde el sábado. Estamos en una carrera contra un tercer pico de COVID19, con la muerte, dolor y desempleo que puede causar! En Bogotá ya demostramos que estamos listos….a la espera de vacunas para continuar”, dijo en su cuenta en twitter la alcaldesa de Bogotá. 

Superada la parafernalia estatal que acompañó la aplicación de las primeras dosis, lo cierto es que solo hasta hoy, es que se comienzan a aplicar vacunas en territorios como Chocó, Amazonas, Meta o Guanía y en las grandes ciudades, donde ya agotaron estos primeros biológicos, esperan la distribución de los inmunológicos de Sinovac que llegaron el sábado. 

En el caso de Medellín, las primeras 4.599 vacunas que llegaron, ya fueron aplicadas en las 5 IPS priorizadas. 

Las cifras entonces revelan que, hasta la mañana de este lunes 22 de febrero, Colombia había aplicado el 80% de las dosis del primer lote de biológicos, que equivalen a 0,082% de la población total del país. 

¿Qué pasó con los ensayos de las vacunas de Jhonson&Jhonson? 

Otro de los aspectos sobre los cuales ni el Gobierno en cabeza del presidente Iván Duque, ni el Ministerio de Salud, ni el Invima y mucho menos la Superintendencia Nacional de Salud ha suministrado información, y es casi que un tema olvidado, es el resultado de los ensayos clínicos de la tercera fase de la vacuna de Jhonson&Jhonson, que se empezó a desarrollar desde octubre en varios centros de investigación del país. 

Por información que se ha colado a medios de comunicación se sabe que aún hay centros especializados convocando a voluntarios para supuestamente aplicar vacunas de ensayos clínicos. 

Uno de esos se llevará cabo este mes en Santa Marta, donde se citó a 400 personas mayores de 60 años para validar la fase III de la vacuna del laboratorio Janssen

Pero nada ha dicho el Gobierno al respecto. 

La última información relacionada con el tema data del 29 de diciembre del año pasado cuando el minsalud, Fernando Ruíz, afirmó que “Se firmó un acuerdo de entendimiento con Janssen. Es importante recordar que esta vacuna se probó en Colombia en 4.218 personas mayores de 18 años durante el desarrollo de la fase 3 que ya se cerró”. 

Y explicó en esa oportunidad que faltaba la aprobación entre enero y febrero por parte de la FDA, “para tener el contrato respectivo firmado. Pero ya hay una reserva para la adquisición de hasta nueve millones de dosis”. 

De ser esto cierto, entonces ¿por qué en Santa Marta aún están realizando estos ensayos clínicos? ¿Cuándo llegarán las vacunas de Janssen, o ya las están aplicando? 

En Colombia estaría ocurriendo lo mismo que en el vecindario

En este punto cabe recordar que los recientes escándalos de corrupción con la vacunación contra el Covid-19 en países vecinos se han centrado precisamente en la aplicación de biológicos en etapa de pruebas a funcionarios, empresarios y personalidades de la vida pública que aprovecharon su condición para ser incluidos en estos ensayos; en la colada de varios que se saltaron su turno y en el privilegio a varios funcionarios. 

En Perú se informó que al menos 487 personas accedieron a un exclusivo lote de la vacuna china de Sinopharm, destinado para el personal que trabaja en el ensayo clínico de la vacuna, y cuando esta todavía estaba en ensayos clínicos. El escándalo, bautizado como “vacunagate”, salpicó a altos funcionarios y su familiares, tanto del Gobierno anterior como del actual Gobierno de transición.  

Al menos el 25 por ciento de los vacunados irregularmente con el lote de Sinopharm eran trabajadores del Estado y entre los vacunados figuraba el expresidente recientemente destituido Martín Vizcarra, su esposa y su hermano.  

Lo ocurrido en Argentina, llamado “Vacunatorio VIP” le costó la renuncia al ministro de Salud, Ginés González García, después de que se revelara que algunos de sus allegados se habían vacunado contra el Covid-19 en la sede ministerial.  

Y en Chile, a pesar de ser uno de los líderes del proceso de inoculación en la región, el Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) reveló que unas 37 mil personas fueron vacunadas fuera de su turno. Este escándalo de la lista paralela, que ya fue denominado como el “vacunagate chileno”, incluye a personas menores de 60 años y sin enfermedades crónicas o requerimientos obligatorios para ser parte de los primeros grupos de vacunación.  

Por eso, si los organismos de control y vigilancia en Colombia se dieran a la tarea de hacer seguimiento real y efectivo a todo lo que está ocurriendo alrededor del proceso de vacunación en el país, probablemente descubrirían que lo ocurrido en países vecinos, se replica en el país. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.