Apenas 15 días le duró la celebración por su triunfo en las pasadas elecciones regionales, al alcalde electo del municipio de Tocancipá (Cundinamarca), Walfrando Adolfo Forero Bejarano, luego de que la Procuraduría General le notificó que no podrá ocupar dicho cargo.  

Lo anterior debido a que se ratificó el fallo que lo destituyó e inhabilitó por diez años y seis meses para ejercer cargos públicos por incurrir en un aumento injustificado de su patrimonio. 

Lo destacado y de resaltar de esta destitución, es que con esta decisión de segunda instancia, la Procuraduría terminó dándole la razón a quienes desde septiembre advirtieron al Consejo Nacional Electoral que efectivamente Forero Bejarano estaba impedido para presentar su candidatura al cargo de alcalde de Tocancipá. 

El proceso disciplinario contra el susodicho venía desde el 2021 y por eso se presentaron dos denuncias ante el CNE para que se revocara la inscripción de Forero.  

Una por doble militancia, pues habiéndose inscrito a través de firmas por el movimiento Walfredo Forero y el Partido Liga Gobernantes Anticorrupción aparentemente no apoyó a los candidatos a Gobernación y Asamblea de eta colectividad, sino a los del Partido Centro Democrático.  

Anuncios
Walfrando Adolfo Forero Bejarano, imagen generada con AI.

En respuesta a esta queja el Consejo Nacional Electoral argumentó que Forero simplemente aceptó la adhesión a su campaña de los candidatos del Centro Democrático y que “la sola presencia del candidato en los actos de campaña de éstos últimos no implicaba ni demostraba una doble militancia de hecho”. 

También el CNE negó la solicitud de revocatoria de esta inscripción por el fallo de la Procuraduría, argumentando que era de primera instancia y que no estaba en firme aún.  

Pero esta semana apenas 15 días después de las elecciones, la Sala Disciplinaria de Juzgamiento de Servidores Públicos de Elección Popular estableció que el hoy exfuncionario no justificó de forma satisfactoria un incremento de casi $1.000 millones de pesos, de su patrimonio, entre 2016 y 2018, años que coinciden con su desempeño como mandatario local. 

De acuerdo con el órgano de control las pruebas contables aportadas por Forero Bejarano, que fueron analizadas por peritos de la Dirección Nacional de Investigaciones Especiales (DNIE) de la Procuraduría, contenían inconsistencias que llevaron a concluir que la información allí consignada no era confiable, pues no se llevaron conforme a las pautas y normas aceptadas y vigentes para la época de los hechos. 

Además, la Procuraduría indica que los valores presentados por el exalcalde para justificar sus ingresos en el periodo analizado no coincidían con lo declarado ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian). Por otra parte, esa información no contaba con referencias o antecedentes que permitieran darles credibilidad a los datos consignados. 

Para la Procuraduría, el entonces alcalde desobedeció de forma consciente y voluntaria las normas superiores que le imponían el deber de explicar el origen de su patrimonio, las cuales conocía por haber ejercido como concejal y alcalde en tres periodos constitucionales anteriores a su mandato, y mantuvo unos ingresos y gastos entre 2016 y 2018 que no pudo explicar y soportar de manera fiable y razonable. 

Por esos hechos, la Procuraduría calificó la conducta del entonces alcalde como una falta gravísima cometida con dolo. 

El pasado corrupto de Forero 

Entre 2008 y 2011, periodo donde ejercía como alcalde Walfrando Adolfo Forero, se cometieron fraudes en el mantenimiento de vehículos oficiales dados de baja. Por estos hechos, la Fiscalía General de la Nación inició una serie de investigaciones para comprobar si el mandatario alteró documentación con el propósito de ocultar dichas conductas.  

En diciembre de 2016 siendo alcalde por segunda ocasión, fue capturado por estos hechos. Durante su proceso de legalización de cargos, el fiscal encargado del caso solicitó privar de la libertad a Forero mientras culminaba su proceso. Pero de un momento a otro, cambió la decisión indicando que lo dejaran en libertad.  

Este cambio de decisión generó polémica pues José Eduardo Saavedra Roa, el abogado defensor del mandatario, fue exjefe del CTI y aliado cercano al exmagistrado Leonidas Bustos, investigado por el caso del Cartel de la Toga. 

También la Procuraduría lo investigó por el proceso de adquisición de lotes en la construcción del proyecto de vivienda de interés social Torres de San Juan. Según el Ministerio Público, Forero habría recibido sobornos para la construcción del anillo vial El Verganzo y por otorgar permisos para la construcción de condominios en el municipio. A ello se suman manejos cuestionados en el proyecto del Teleférico del Manantial y negocios con concejales y particulares en alimentación escolar de Tocancipá.  

Luego, en el 2016, también la Fiscalía General de la Nación habría imputado cargos a Forero Bejarano, y a tres de sus entonces funcionarios por el mismo proyecto de viviendas de interés social en zonas de reserva ambiental y agrícola. 

Una investigación liderada por la Dirección Especializada contra la Corrupción constató que, al parecer, fueron falsificados documentos para solicitar ante el concejo municipal la aprobación de un acuerdo, que permitió ampliar el casco urbano con tres predios rurales. Los terrenos estaban ubicados en la vereda La Fuente, en la ronda de la quebrada Laureles y en un punto de riesgo de inundación, por lo que no se podía modificar el uso del suelo. 

Según la Fiscalía, el material probatorio daba cuenta de que la Empresa de Servicios Públicos de Tocancipá, emitió un aval para extender y adecuar redes de acueducto, alcantarillado, energía y aseo en las áreas protegidas, hasta seis meses después de la aprobación del acuerdo 020 de 2018. 

Además del exalcalde Forero Bejarano, los otros presuntos involucrados en las anomalías detectadas fueron: la exsecretaria de Planeación, Zulma Marcela Santos Santos; el exsecretario de Medio Ambiente, Luis Fernando Viña Leonardi; y la exgerente encargada de la Empresa de Servicios Públicos de Tocancipá, Elva Jeannette Cuevas Bautista. 

Sin embargo, tal como ocurrió con la otra investigación, esta no prosperó. 

Pero lo que sí crecían eran los rumores sobre los presuntos sobornos que hacía Forero a empresarios y constructores para dar vía a proyectos urbanísticos e industriales. 

Cabe recordar que tras ganar las elecciones en el 2015, Forero volvió a la alcaldía de Tocancipá como candidato del partido Centro Democrático

La Procuraduría falló, pero la Fiscalía hizo la vista gorda 

De acuerdo a las investigaciones de organismos de control, según reportó en un informe periodístico el portal API en el 2019, en el año 2016, Forero tuvo ingresos por salarios netos de $117 millones, cifra que se incrementó al año siguiente a $172 millones.  

No obstante, el cruce de la información reveló que el entonces mandatario tenía un patrimonio a 2018 de $1.153 millones. Un capital soportado en cuatro vehículos e inmuebles en Bogotá, Sopó, Puerto Concordia, Acacias y Guamal en el departamento del Meta. 

De igual forma, el exalcalde aparecía como socio con más del 95% de las acciones de las empresas Manufacturas en Maderas Cimitarra Ltda, Procesadora de Maderas Cimitarra Ltda y la compañía Acuicultura El Porvenir del Llano CI Ltda

Su administración le pagaba su salario en cheques de gerencia y no mediante canales electrónicos. Algunos de los habitantes de Tocancipá aseguraban que en ocasiones llegaba a la alcaldía transportado en helicóptero

Según las autoridades que investigaron su patrimonio injustificado, advertían que pese a que tenía varios productos financieros, solo se registraban movimientos constantes de los recursos identificados como pagos por su función como mandatario municipal. No obstante, los cruces con las bases de datos de la Dian muestran detalles curiosos. 

Por ejemplo, en el año 2016 los ingresos recibidos como alcalde e identificados en las declaraciones de renta fueron por $155 millones pero $412 millones que fueron reportados en ese mismo año se desconoce su origen. 

Al año siguiente se identificaron $206 millones, pero también $412 millones que fueron declarados ante la Dian no pudieron ser identificados, señala un informe de análisis financiero. A este galimatías de cifras que generan dudas se suman las actividades que el entonces mandatario local desarrolló fuera del país entre 2011 y 2018. Con viajes a Madrid, París, México, Panamá, Punta Cana, Orlando, Cancún, São Paulo, Aruba y Franckfourt, para un total de 33 movimientos migratorios, muestran al burgomaestre local como un gran viajero. 

También llamó la atención entre las autoridades los movimientos de los allegados a Forero. Su segunda esposa Liseth Andrea Reina Bulla, no posee bienes, pero sí movimientos significativos de sus cuentas en los bancos Davivienda y Bancolombia. Según la Agencia de Periodismo Investigativo API, se encontró que registraba entonces consignaciones en sus cuentas bancarias sin origen determinado. 

Su hija, Maryi Vaneza Forero Arévalo, reportó movimientos significativos de dinero en sus cuentas y viajes a Miami, Orlando, Houston, Cancún, México, Quito y Santiago de Chile. Según los registros oficiales, entre 2011 y 2018 registró 20 movimientos migratorios al exterior. 

Y Juan Esteban Forero Sánchez, hijo del mandatario, aun cuando no posee bienes muebles ni inmuebles, desde marzo de 2018 empezó a manejar productos financieros. Un reporte económico da cuenta que se encontraron fuentes de ingreso del dinero pero sin ningún origen.  

De ahí que tanto la Fiscalía como la Procuraduría pedían explicaciones al exalcalde Walfrando Forero, su esposa Lizeth Andrea Reina y a sus hijos Vaneza y Juan Esteban Forero sobre de donde salieron $926 millones que se movieron a través de sus cuentas. 

También indagaron sobre su participación en varias compañías del sector privado. Es el caso de Manufacturas en Madera Cimitarra, según los registros su actividad principal es la abdicación de estibas de madera en su mayoría para la empresa Peldar, según Angélica Forero Bejarano, su gerente comercial y hermana del alcalde. 

Una visita a la compañía da cuenta que allí funcionan las oficinas de una empresa de transporte. Al respecto, según registros de la Cámara de Comercio, perteneció inicialmente a Adelio Forero Bejarano padre del alcalde y actualmente su representante legal es Fredy Francisco Forero Bejarano, hermano del mandatario. 

La revisión de los registros públicos y privados efectuada por la Agencia de Periodismo Investigativo, API, da cuenta también de dos detalles particulares. El alcalde Forero no solo es empresario en Colombia sí no en el exterior. 

De hecho, un informe accionario señala que el exalcalde es socio junto a su esposa de la empresa Megapolis 36Z conformada en Panamá. Según los reportes de Migración Colombia, las fechas de viaje con destino a ese país coinciden con firmas o modificaciones realizadas a la compañía. 

A ello se suma, la aparición de la empresa Caribe Turing SAS, con sede en Cartagena en donde también figura como representante legal suplente la cónyuge del burgomaestre. 

Un detalle adicional ahonda el misterio sobre Walfrando Forero y es que en estas dos últimas empresas aparece vinculado Ángel Ávila de La Cruz quien, cruzadas las bases de datos, estaría vinculado a la compañía Penderry Service, empresa mencionada en el caso de constitución de compañías en paraísos fiscales, conocido como los Panamá Papers. 

Finalmente toca decir que Tocancipá es un municipio que queda a pocos kilómetros de Bogotá. En las últimas dos décadas se ha convertido en una de las zonas de mayor desarrollo, como quiera que importantes compañías de Colombia y el exterior han decidido radicar allí sus factorías. De allí que el poder por la administración local sea tan apetecida por la clase política de la región. 

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.