El panorama electoral comienza a agitarse en el país a raíz de las próximas elecciones regionales en octubre próximo, cuando se elegirán gobernadores, diputados, alcaldes, concejales y ediles.

Anuncios

En estas elecciones regionales se mide el poder de los clanes politiqueros, la fuerza de los varones, la influencia de los caciques y la mediación corrupta de los líderes barriales. Los partidos políticos tienen muy poca incidencia en la correlación de fuerzas para amasar la mayor cantidad de votos, al punto de que algunos se dedican a vender avales.

Por razones coyunturales, con la presencia por primera vez en la historia de Colombia de un gobierno de izquierda en la Casa de Nariño, entrarán al juego electoral, sin duda, los empresarios afectos a la “derecha” politiquera, amenazando a sus empleados y ordenando por quien votar.

Este triste panorama de la contienda electoral que se avecina, que de nada tiene de democrático, se empeora más aún cuando comenzamos a ver la lluvia de candidatos mediocres y con claros antecedentes de corrupción.

El reciente informe de la Fundación Paz & Reconciliación PARES, sobre un estudio y seguimiento realizado durante los primeros ocho meses del calendario electoral, para el 2023, de los 294 precandidatos registrados por esta fundación para las elecciones regionales de octubre, se detectaron 88 precandidatos y precandidatas cuestionados que buscarían un aval mediante partidos, GSC y/o coaliciones.

Para las elecciones regionales de 2023, la línea Democracia y Gobernabilidad de la Fundación Paz & Reconciliación (Pares) ha venido haciendo un seguimiento a las precandidaturas, los partidos políticos, los clanes y los cuestionamientos que acompañan estas aspiraciones. Se priorizaron los 32 departamentos del país y 60 municipios, y se documentó un total de 294 precandidaturas de 14 partidos políticos y 21 grupos significativos de ciudadanos (GSC) que están en la búsqueda de obtener un aval para gobernaciones y alcaldías. (Dice el informe)

Tenemos entonces que de las estadísticas registradas por PARES, el 30% de los precandidatos y precandidatas tiene serios cuestionamientos por corrupción. Una cifra escandalosa, pues es fácil proyectar la posibilidad que el 30% del país quede en manos de hombres o mujeres con mentalidad delincuencial, con el único objetivo de direccionar los recursos públicos para su beneficio.

Adjetivar a este tipo de personas como mediocres y corruptos es una redundancia. Es obvio que si es corrupto o corrupta es mediocre en cuanto a la función pública. Pero en este caso también nos queremos referir a la mediocridad relacionada, por un lado, con el analfabetismo político y filosófico y, por otro lado, con lo que Platón advirtió: lo semejante conoce a lo semejante.

Esto último quiere decir que conforme sea mi estado de consciencia me encontraré los tipos de realidad que a ello corresponde. ¿Cuál será el estado de consciencia de los candidatos con mayor opción, aquellos que son apoyados por los clanes politiqueros, que cuentan con la fuerza de los varones electorales o el apoyo de caciques?

El que paga para llegar (estado de consciencia), llega para robar (la única realidad que puede concebir).

Es triste ver las listas de candidatos a las diferentes corporaciones, no hay uno por quién sentirse orgulloso, un líder de verdad que despierte esperanza y alegría por el futuro. Y es simplemente porque ninguno puede demostrar un servicio desinteresado serio y constante con comunidades o que haya transformado los fangos de la miseria en jardines de prosperidad.

El informe de PARES

De los 88 precandidatos con cuestionamientos, 53 buscarían el aval en 14 partidos políticos; 21 lo harían por GSC; 8 por coaliciones y 6 estarían por definirse. Los partidos con mayor cantidad de precandidatos cuestionados son: el Partido Liberal, con el 17% (15 precandidatos); Partido Conservador: 14% (12); Cambio Radical: 8% (8) y Partido de La U: 5% (4). Los partidos Cambio Radical, La U, Liberal y Conservador repiten en esta lista de acuerdo a investigaciones previas. Pares advierte que, si bien estos precandidatos no cuentan aún con el aval definido, es una constante que estos partidos sean los que avalan la mayor cantidad de cuestionados en cada elección.

El 48% de los precandidatos cuestionados (42) aspiran a lanzarse a las gobernaciones. Los departamentos con mayor cantidad de precandidatos cuestionados son: Magdalena, que concentra el 12% (5); Antioquia, 10% (4); Caquetá, 10% (4) y Bolívar, 7% (3). Por su parte, el 52% (46 precandidatos) aspiran a lanzarse a 27 Alcaldías municipales. Las alcaldías con mayor cantidad de precandidatos cuestionados son: Sincelejo, Sucre, con 5 precandidatos cuestionados; Ibagué, Tolima: 4; Medellín, Antioquia: 3; y Cartagena, Bolívar: 3.

Ahora bien, por tipo de cuestionamiento, el 43% (38) de los precandidatos cuestionados son herederos y/o líderes de clanes políticos. El 36% (32) cuenta con investigaciones disciplinarias; el 34% (30) con investigaciones judiciales; 22% (19) tiene relaciones con presuntos hechos de corrupción; 16% (14) con presuntos nexos con grupos armados ilegales; el 10% (9) son herederos de parapolítica y el 9% (8) tiene investigación fiscal. Finalmente, solo el 1% (1) tiene presuntos nexos con economías ilegales; el 1% (1) investigación por parapolítica y el 1% (1) es heredero de Odebrecht.

Recordemos que Pares ha hecho un ejercicio de identificar 51 clanes políticos que mandan en el país en las últimas décadas, de los cuales, 26 buscan apoyar a 38 candidatos en estas elecciones. Así, departamento a departamento, existen algunos casos en los que se aplica el concepto de autoritarismo subregional con mayor peso, teniendo en cuenta que están prácticamente capturados por los clanes políticos y que, para estas elecciones, tienen alta probabilidad de mantenerse en el poder, lo que genera altos riesgos para la democracia en Colombia.

Para finalizar, aquí algunos de los precandidatos cuestionados a gobernaciones más destacados: Nebio de Jesús Echeverry, Guaviare; Franklin Del Cristo Lossano de la Ossa, Magdalena; William Villamziar, Santander; Dilian Francisco Toro, Valle del Cauca; Jorge Rey, Cundinamarca; Yamil Arana, Bolívar; Jorge “El Popo” Barrios, Cesar; Erasmo Zuleta, Córdoba; Gabriel Calle, Córdoba y Rodolfo Hernández, Santander. Precandidatos más cuestionados para alcaldías: Samuel Santander Lopesierra, Maicao, La Guajira; Cielo Redondo, Uribia, La Guajira; Roberto Jiménez Naranjo, Dosquebradas, Risaralda; Alejandro Char, Barranquilla, Atlántico; Yahír Acuña, Sincelejo, Sucre; Luis Pérez, Medellín, Antioquia; Gabriel Calle Demoya, Montelíbano, Córdoba; Raimundo Duarte Díaz, Piedecuesta, Santander; Juana Gómez Bacci, Barrancas, La Guajira y Marco Tulio Ruiz, Yopal, Casanare.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.