La Fiscalía General de la Nación imputó cargos al exdirector del Invias y excandidato al Senado por el Centro Democrático, Daniel García Arizabaleta, que lo acusa de haberse enriquecido ilícitamente gracias a los sobornos que repartió la multinacional brasilera Odebrecht en el país. 

Daniel García Arizabaleta

Después de dos intentos fallidos para la imputación a García Arizabaleta, quien renunció a su candidatura al Senado de la República pues las audiencias se habían aplazado debido a que no contaba con un defensor, la mañana de este 22 de junio se adelantó la diligencia con un abogado de oficio que le fue asignado para que la Fiscalía pudiera acusarlo. 

García Arizabaleta fue director del Instituto Nacional de Vías (Invías) entre el 2007 y el 2009, tiempo en el cual habría firmado al menos un contrato con una empresa de la internacional brasileña Odebrecht, que harían parte de la lista de sobornos que pegó para lograr los billonarios contratos de infraestructura en el país, según dijo la Fiscalía. 

De acuerdo con la representante del ente acusador, el ex funcionario firmó dos contratos, el primero de ellos el 25 de febrero de 2009, con el objeto de realizar una prestación de servicios a la empresa Consultores Unidos que representaba Eduardo Zambrano para consultoría. 

Sin embargo, el objeto el contrato nunca se habría cumplido y se habría realizado para ocultar la relación entre García Arizabaleta y Odebrecht. Esta última que incluyó las cuentas de cobro de consultoría a esa de Zambrano para girar el dinero que le correspondía al exfuncionario. 

El primer contrato se pagó por cuentas de cobro mensuales que alcanzaron hasta 22 millones de pesos y luego, cuando ya no estaba en el Invías, se firmó otro contrato por 180 millones por el que se le giraron cheques mensuales de hasta 15 millones de pesos, por servicios que según ha establecido la Fiscalía nunca se prestaron. 

“Desde la suscripción del contrato ambos conocían que era un contrato simulado”, sostuvo la representante del ente acusador durante la audiencia e indicó que cuentan con las cuentas de cobro hechas por Arizabaleta y los cheques con los que se realizaron los pagos. 

Además, la Fiscalía señaló que García Arizabaleta, por su formación académica y el cargo que desempeñaba, debía saber cómo actuar conforme a derecho y “Comprendía que los actos constituían actos ilícitos”, por lo que era consciente de estar cometiendo lo que sería presunta actuación ilícita. 

Por esa razón, la Fiscalía lo acusó de enriquecimiento injustificado en favor de terceros por haber aumentado su patrimonio en hasta 360 millones de pesos con los dineros que le habrían sido entregados a través de esa figura simulada, incluso tiempo después de salir de la entidad. 

Zambrano ya fue condenado a cinco años de cárcel por haber sido parte del entramado. Firmó un acuerdo con la Fiscalía para entregar la información respecto a cómo se habrían ejecutado los sobornos en lo que ha mencionado a Luis Fernando Andrade, exdirector de la ANI; Yesid Arocha, director jurídico de Odebrecht y también a Zabaleta. 

El ente acusador señaló que por estos podría ser condenado a una pena de prisión de 10 a 12 años de cárcel de hallarse culpable, además de regresar parte del dinero tasado como de origen ilícito. García Arizabaleta, por el contrario, no aceptó los cargos. 

En su defensa, el excandidato del Centro Democrático, alegó que todo se trataba de una “persecución política”. Tras la imputación, García Arizabaleta deberá enfrentar un juicio por corrupción. 

¿Te gustó el articulo? Tomate un momento para apoyar la lucha contra la corrupción en Patreon.
Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.