La destacada periodista María Jimena Duzán, al igual que muchos periodistas serios de país, seguramente ya estaba cansada del rumor, basado en hechos inexplicables de algunos comportamientos del presidente Gustavo Petro, de una supuesta adicción del primer mandatario de los colombianos.

Rumor que han aprovechado sus enemigos políticos para agrandarlo y repetirlo hasta la saciedad, a tal punto que ya parece una verdad. Hemos sido testigos de una reunión de amigos entre los que se encontraba un representante a la Cámara por un departamento de la costa Caribe, quien con un absoluta seguridad atestiguaba que el presidente vivía borracho y drogado.

En la reunión habían varios alcaldes elegidos y amigos políticos del representante. También con absoluta seguridad podemos decir que todos creyeron la historia del encumbrado líder político y la van a repetir como una verdad irrefutable, sobre todo si ella viene de boca de un personaje que se mueve como pez en el agua en todas las esferas del congreso.

Para quienes de verdad tienen la esperanza en que haya un cambio en la vida política del país, esta es una situación penosa, desagradable, y de urgente aclaración.

De todos los expresidentes de Colombia se han escuchado y difundido rumores que van de la homosexualidad a la depravación, algunos más fuertes que otros, pero hasta hoy nadie se había atrevido a cuestionar. Bueno, aceptamos que el escritor antioqueño Fernando Vallejo lo ha hecho varias veces con mucha sorna.

Anuncios

Pero ahora, María Jimena Duzán ha tomado la vocería de todos los periodistas serios de este país y le envió una carta abierta, a través de su columna habitual en la revista Cambio, al presidente Gustavo Petro, y que ya el país conoce muy bien.

Las reacciones no se hicieron esperar desde todas las posiciones políticas, ángulos y perspectivas. Los más recalcitrantes petristas acusaron a María Jimena Duzán de ser la nueva Vicky Dávila, algo tan estúpido como increíble.

No obstante, encontramos reflexiones serias sobre esta carta:

El mismo presidente Gustavo Petro, respondió con una sola frase en su cuenta de X, lo cual deja la sensación que no le dio la menor importancia a los cuestionamientos de María Jimena Duzán:

Para buen entendedor pocas palabras. Tal vez eso pensó el presidente, y también miles de seguidores de su cuenta de X.

Nosotros, en cambio, creemos que el presidente Gustavo Petro tiene el talante suficiente para responder una carta y explicar con claridad cada uno de sus cuestionamientos, en los mismos términos respetuosos en que le habló la periodista Duzán.

No queremos repetir lo que dicen sus enemigos, que se salió por tangente y no respondió con la debida importancia. Pero la duda sigue ahí, y los políticos adversos a un cambio de paradigma en el poder seguirán alimentándola con historias y anécdotas que la volverán creíble.

Medio país sigue creyendo a ciegas que Gustavo Petro tiene problemas de adicción, es un hecho irrefutable. Le toca al presidente “demostrar” lo contrario, con hechos y argumentos, no con frases sin importancia.

Publicidad ver mapa

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.